Vinos Generosos de Salado: lo viejo da forma a lo nuevo

Jueves 01 de Diciembre de 2016

Leído › 1427 Veces

Un diseño 'premium' rico en detalles, modernizado y fiel su origen andaluz

Las buenas tradiciones son un tesoro a conservar con esmero. Generación tras generación, la familia Salado ha conservado con pasión los procesos tradicionales de sus vinos Generosos: sus barricas bicentenarias dan todavía forma a las nuevas añadas, moldeando nuevos sabores de antaño bajo el cincel de años de calidad y destreza vitivinícola.

Sus tres variedades de vino blanco fino, oloroso seco a base de vino blanco envejecido y de oloroso dulce a base de uva sobremadurada, conforman su gama de vinos generosos al más típico estilo andaluz.

El Abuelo Rafael y su hijo Don Curro dan nombre a los vinos olorosos dulce y seco de la gama, en honor al linaje Salado; mientras que la fina Blanca Paloma homenajea a la santa Virgen de la Paloma, icono indiscutible de Andalucía.

Las botas de Bodegas Salado llevan más de doscientos años dando forma a los vinos generosos de su gama. Mediante el sistema de criaderas y soleras, el mosto flor transforma los sabores de las añadas actuales, moldeando nuevos vinos únicos.

El valor de los procesos de elaboración, que desde 1810 dan forma a la gama de Bodegas Salado, inspira su nueva propuesta de imagen: un diseño Premium rico en detalles, modernizado y fiel su origen andaluz.

El tradicional mosto flor de los vinos generosos transforma los sabores de las añadas actuales moldeando nuevos vinos únicos. Esta unión entre tradición y la modernidad, se refleja fielmente en su diseño.

Una tipografía moderna y el rejuvenecido escudo de la bodega en vivo color rojo configuran una nueva etiqueta en serigrafía que se supoperpone a los recortes de finales del siglo XIX, viñetas y estampaciones inspiradas en los azulejos de la Plaza España de Sevilla. 

Bodegas Salado desarrolla su actividad vinícola en la comarca andaluza del Aljarafe desde hace más de doscientos años. Su gama de vinos Generosos conserva el valor de los procesos tradicionales de sus vinos de uva sobremadurada y blancos envejecidos.

Con este nuevo packaging se persigue el posicionamiento de la marca dentro de la alta gama con un concepto transgresor fiel a sus orígenes y a su esencia andaluza.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta