Anticipando la cosecha: La tradición de pre-venta de vino en Burdeos

Explorando la práctica 'en primeur' en la región vinícola de Burdeos

Roberto Beiro

Compártelo

Leído › 6316 veces

El proceso de pre-venta de vino es una tradición milenaria en la región vinícola de Burdeos, en el suroeste de Francia. Esta práctica, que implica la apertura de sus châteaux para catas de vino con dos años de antelación a su lanzamiento al mercado, es una estrategia única que ha sido adoptada y perfeccionada a lo largo de los siglos.

La pre-venta de vino, conocida también como "venta en primeur", se lleva a cabo durante una semana al año, normalmente en la primavera. Durante este tiempo, las puertas de los châteaux se abren a profesionales del sector vinícola de todo el mundo. Los visitantes tienen la oportunidad de probar los vinos jóvenes, aún en barrica, dos años antes de su lanzamiento oficial al mercado.

La venta en primeur no sólo ofrece una oportunidad única para que los profesionales de la industria tengan una visión anticipada de la calidad y el potencial de las próximas cosechas, sino que también permite a las bodegas obtener financiación anticipada para la producción del vino. Es, en esencia, una forma de financiamiento en la que los compradores adquieren los vinos antes de su embotellado y maduración final.

A pesar de que esta tradición tiene una larga historia en Burdeos, su popularidad ha aumentado en las últimas décadas. La venta en primeur se ha convertido en un evento importante en el calendario vinícola mundial, atrayendo a expertos en vinos, compradores y críticos de todo el mundo.

Las catas en primeur ofrecen un vistazo exclusivo a la calidad de las uvas de la temporada, las condiciones climáticas y las técnicas de vinificación utilizadas. Los vinos son evaluados en base a su aroma, sabor, estructura y potencial de envejecimiento. Sin embargo, es importante señalar que, dado que los vinos están en una etapa temprana de su desarrollo, la cata en primeur requiere de un nivel avanzado de conocimientos y experiencia para poder evaluar su potencial futuro.

La venta en primeur también ofrece beneficios a los compradores. Por un lado, les permite asegurar vinos de alta calidad y limitada producción que podrían ser difíciles de obtener una vez lanzados al mercado. Además, la compra anticipada de estos vinos puede resultar en un ahorro significativo en comparación con su precio final de venta.

Sin embargo, la venta en primeur también implica un nivel de riesgo. El comprador está adquiriendo un vino en una etapa temprana de su desarrollo, y su calidad final puede verse afectada por factores como las condiciones de almacenamiento y la evolución del vino en barrica.

En términos de sostenibilidad, la venta en primeur también tiene un impacto positivo. Al reducir la necesidad de almacenamiento a largo plazo y al permitir la planificación de la producción.

El sistema "en primeur" permite a los bodegueros ofrecer su producto a un precio más bajo, con la condición de que el vino se paga por adelantado y se entrega dos años después. Este es un proceso que puede parecer contraintuitivo al principio, pero tiene beneficios tanto para los productores como para los compradores.

Para los bodegueros, vender en primeur proporciona un flujo de caja temprano, permitiendo una recuperación rápida de los costes de producción. También representa una oportunidad para recibir retroalimentación de los profesionales del vino y ajustar su producción en función de las tendencias y demandas del mercado.

A pesar de los beneficios, el sistema de venta en primeur también presenta desafíos. Existe el riesgo de que el vino no cumpla con las expectativas una vez que esté listo para el mercado, lo que puede resultar en una pérdida para el comprador. También existe la posibilidad de que el vino se deprecie en valor, lo que podría resultar en pérdidas para los compradores que lo vean como una inversión.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 6316 veces