Qué hacer (y qué no) para enfriar el vino

Nada de congelador y ni se te ocurra echar hielo en la copa. Aquí tienes algunos consejos para enfriar una botella, tanto si tienes tiempo como si no

Compártelo

Leído › 19987 veces

Amigos brindando

Ya hemos hablado en más de una ocasión de que los cambios bruscos de temperatura afectan negativamente al vino y sus propiedades, por eso lo ideal es tener un lugar acondicionado en el que el vino esté a la temperatura correcta de una forma constante.

Pero la vida no siempre es tan ideal y no es fácil disponer de una bodega, vinoteca, calado... Así que la mayoría de la gente tiene sus botellas en casa, donde en verano hace calor y en invierno están expuestas a la calefacción.

Peor no por eso hay que verse obligado a tomar el vino a temperatura ambiente (a no ser que el ambiente sea muy fresco). Hay formas correctas de enfriarlo y otras que no lo son tanto. Aquí van algunos consejos:

Qué saber antes de enfriar el vino

Identificar el tipo de vino y la temperatura que necesita. No es lo mismo un blanco que un tinto. Si tienes dudas, puedes consultar en este enlace a qué temperatura se debe beber el vino.

En el campo, nada mejor que vino fresquito

Otra cosa muy importante es conocer las temperatura a la que está la botella que quieres abrir. Para ello hay diferentes tipos de termómetros que suelen ser muy asequibles.

  • Termómetro digital: Se coloca en la propia botella en forma de abrazadera o brazalete y al pulsar el botón conoceremos la temperatura exacta. Hay que tener en cuenta que mide los grados del vidrio, el vino puede estar a un grado más.
  • Termómetro vidrio y mercurio: Son los de toda la vida, se sumerge en el vino y se espera unos minutos a que la columna de mercurio o alcohol coloreado se detenga.
  • Termómetro infrarrojo: Mide la temperatura a distancia y de forma instantánea sin tocar el vino, e incluso sin abrir la botella. Muy preciso.

QUÉ NO HACER PARA ENFRIAR EL VINO

  • Hielo: Nunca eches hielo en la copa. Se aguará y enfriará de forma brusca.
  • Congelador: Una bajada demasiado brusca de grados.
  • Enfriador: Para blancos y espumosos es perfecto para no ocupar espacio con una cubitera y conservar el frío.

CÓMO ENFRIAR EL VINO

El vino en la nevera enfría lento, con hielo y agua enfría más rápido

Y ya, a lo importante.

  • Cubitera con hielo y agua: Si no tienes tiempo, lo mejor es una cubitera con hielo y agua, ya que ésta es muy buena conductora del frío.
  • Nevera: Si tienes más tiempo, es mejor que la temperatura del caldo baje poco a poco en la nevera. El tiempo dependerá del vino, pero calcula que el blanco puede ser de más de hora y media y el tinto de algo más de media hora.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 19987 veces