114.721 Seguidores !

¿Cómo te gusta el vino?

Miércoles 18 de Julio de 2018

Leído › 8183 Veces

Guía imprescindible para identificar el vino que más te gusta

Hombre y vino

¿Cuántos vinos diferentes has probado? Probablemente si eres una persona que siempre toma el mismo vino, nos dispondrás de mucha información a la hora de compararlo con otros (que te estarás perdiendo).

Vinos hay muchos, tantos como gustos personales, por este motivo y con el objetivo que puedas encontrar el que más te gusta, hemos creado esta guía con 37 términos descriptivos utilizados a la hora de calificar un vino por sus características que lo diferencian del resto y que tu prefieres.

1. VIVO

Se dice de un vino que muestra energía y vigor, que en boca es fresco y a la vista muestra toda su vivacidad.

2. ALEGRE

Es muy similar a vivo. Describe un vino divertido, fácil de beber, pleno de aromas frutales y con buen color y acidez.

3. SALADO

Que tiene un toque mineral propio de la tierra de que procede y que, sin llegar a ser excesivo, le da gracia y es agradable al paladar.

4. ABIERTO

Término que frecuentemente se utiliza como calificativo del vino que se encuentra en una fase muy aromática, ya sea por una aireación prolongada o por sus propias características de juventud.  Referido al color del vino, también se refiere a un vino claro, pálido o ligero; es decir vino "con poca capa" o de "baja intensidad".

5. EQUILIBRADO

Se dice que un vino es equilibrado posee un equilibrio y armonía en todas sus características y se encuentra en su momento óptimo de consumo. Un vino que está hecho y que no presenta aristas ni desequilibrios ni en su sabor ni en su aroma. También se lo suele describir como un vino "redondo".

6. DELICADO

Calificativo que se utiliza bien para un vino equilibrado y elegante, o bien muy viejo, de cuerpo medio y redondo, el cual puede estar a punto de pasar a una fase descendente en su ciclo de vida.

7. DULCE

Uno de los cuatro gustos principales percibido en boca. Es una sensación muy influenciada por la cantidad de 'azúcar residual' contenida en el vino, aunque también por variables como la acidez, alcohol, carbónico, taninos, variedad de uva, o glicerol.

Tanto es así, que a veces se da la paradoja de que un vino con más azúcar que otro pueda llegar a notarse como más seco o menos dulce, generalmente debido a altos contenidos de alcohol y glicerol acompañados de una acidez corta. Recordemos que los vinos cálidos, a pesar de tener menos azúcar, se perciben como dulces por su contenido alcohólico.

8. SUAVE

Un vino suave, aterciopelado (o sedoso), es lo contrario de un vino duro o 'astringente'. Calificativo de un vino, que no pica, que acaricia el paladar, sin fuerte acidez, sin amargor y con taninos maduros. También suele tener visualmente y en boca aspectos untuosos o de cierta densidad y volumen en el paladar.

9. JOVEN

Un vino joven (o juvenil) es, en general, un vino fresco y con abundancia de aromas primarios (aromas de uva) que normalmente no ha tenido crianza en barrica. También, vino que independientemente de cómo se haya elaborado, tiene todavía un carácter muy frutal, al que le falta suavizarse o "con aristas por pulir", y al que le queda tiempo para mejorar.

10. VIGOROSO

Se dice que un vino es "vigoroso" o que tiene "nervio" cuando está "vivo" y posee una buena 'acidez', habitualmente suelen ser vinos jóvenes que tienen recorrido para mejorar.

11. ESBELTO

Similar a 'delicado', vino con ligera acidez que le da estructura y finura, muy agradable y conjuntado.

12. MUSCULOSO

Vino con mucho 'cuerpo', taninos muy 'potentes', o con 'garra', que es muy perceptible en boca y raspa la lengua.

13. ROBUSTO

Un vino que es fuerte y tiene un gran armazón, aunque le falta todavía tiempo para ser considerado 'grande'.

14. POTENTE

Un vino es potente, recio o fuerte cuando tiene un sabor muy marcado e incluso punzante donde destaca por sus taninos (vinos tintos y generosos) o por su acidez (blancos) o por un alto contenido alcohólico. En exceso puede ser una cualidad negativa.

15. CÁLIDO

Un vino cuyo contenido alcohólico se percibe fácilmente en nariz, pero que no es excesivo para ser considerado como ardiente o 'alcohólico'. Vino alcohólico pero 'robusto', por estar acompañado de otras características y aromas que le otorgan complejidad.

16. PICANTE

Un vino es "picante" cuando nos deja una sensación cálida en el paladar cuando la temperatura de servicio es alta o bien provocada por altos niveles de alcohol. También puede venir acompañada por notas saladas, minerales o tánicas.

17. PENETRANTE

Se dice que un vino es penetrante cuando cualquier característica del mismo lo hace de manera intensa. Un vino penetrante o  intenso suelen referirse a cualidades positivas, mientras que cuando las características se presentan en exceso se denomina como punzante y suele referirse a particularidades negativas.

18. PERSISTENTE

Se dice de un vino que tiene persistencia o que es "largo" cuando su recuerdo, su sabor, nos queda durante mucho tiempo en la memoria después de haber sido probado. También se suele definir a estos vinos como que tienen un largo 'final de boca' o un gran 'recuerdo'. Es una cualidad siempre positiva e indicativo de un vino de calidad.

19. PROFUNDO

Un vino que destaca por una o varias cualidades de manera intensa. Este adjetivo implica intensidad alta, tanto en color como en aromas. Por ejemplo: "Un vino de profundo color rojo" o "los profundos aroma a frutos rojos".

20. ELEGANTE

Un vino es elegante (o distinguido) cuando tiene clase y es refinado, esto es, que no es excesivamente potente en ningún aspecto pero equilibrado o sutil en todos y deja un largo y agradable 'recuerdo' en el paladar.

21. NOBLE

Habitualmente se denomina "noble" a un gran vino, que procede de una tradicional y cuidada elaboración, y que ha envejecido bien.

22. MADURO

Término que se atribuye a un vino que está en su momento óptimo de consumo, pues ha evolucionado y envejecido adecuadamente (muy similar a 'redondo', pero menos elogioso). Si un vino está poco hecho, es que necesita más tiempo de envejecimiento. Por el contrario, si está muy o demasiado hecho, se encuentra en fase de declive.

23. VIEJO

Un vino que muestra signos de una edad avanzada tanto a la vista (colores degradados), como por su nariz (aromas complejos debido al envejecimiento tanto en barrica como en botella), y por su sabor (ha perdido todo su nervio propio de su juventud). Cabe destacar que viejo no quiere decir muerto, y generalmente grandes vinos viejos son indicativos de una buena 'crianza' y de que el paso del tiempo, lejos de estropearlos, los ha hecho interesantes mejorándolos en muchos aspectos.

24. ÁCIDO

Propia de los vinos jóvenes. La acidez justa es positiva e interesante potenciando el vino. Por el contrario la ausencia de acidez total en un vino se considera defectuoso, al mostrarse como un vino muerto, plano y sin matices. En el lado opuesto un vino excesivamente ácido, es aquél en que destaca esta característica gustativa sobre cualquier otra, por lo que sería considerado como defectuoso.

25. AMARGO

Uno de los cuatro sabores o gustos básicos tradicionales que se manifiesta generalmente en la partes centrales y posteriores de la lengua. Es más difícil de detectar que el dulce o el ácido, y suele confundirse frecuentemente con las sensaciones de astringencia y aspereza en el paladar. Uvas agraces, taninos verdes del 'raspón' o las 'pepitas' , o el uso de barricas nuevas mal preparadas, suelen ser las causas principales del gusto amargo. El amargor puede enmascararse con cantidades altas de azúcar residual.

26. CERRADO

Lo contrario de 'abierto'. Generalmente se refiere a una fase durante la 'crianza' de vinos de calidad (y con carácter) en la que no muestran todo su potencial, sobre todo en nariz. Para abrirlos se requiere aireación mediante decantación, jarreado, o por agitación en la copa.

27. DURO

Un vino duro o áspero es aquel que raspa la lengua. La sensación táctil de aspereza suele ir acompañada por la de astringencia, y puede deberse a una extracción excesiva de taninos, a la inmadurez de la uva ('acerbo'), una presencia alta de taninos verdes (escobajo, pepitas) y/o demasiada madera nueva.

También, según el contexto, se emplea cuando un vino está verde, es decir un vino que está todavía en una fase joven, con fuertes 'taninos' y 'acidez' aún por pulir o suavizar por el paso del tiempo y la madurez.

28. INMADURO

Un vino inmaduro (o sin hacer) es en general, lo contrario de un vino 'hecho' o maduro visto en un punto anterior. En particular, puede definir tanto a un vino hecho con uvas inmaduras ('agraz '), o a aquél al que le falta tiempo de envejecimiento o crianza. También se denomina a un vino que se muestra 'verde' o que muestra verdor en cata.

29. PESADO

Es un vino que no está bien, no está equilibrado, presenta un desequilibrio generalmente por exceso de contenido alcohólico o azúcar residual, o que tiene una falta evidente de acidez.

30. RÚSTICO

Generalmente describe un vino tinto simple y poco sofisticado (que también puede ser considerado 'fácil'), independientemente de cualquier otro atributo.

31. SECO

Un vino que es amargo o no es dulce, bien porque su astringencia seca la lengua o la boca, en los tintos maduros, bien porque su acidez elevada contrarresta su dulzor, en blancos y tintos jóvenes. Se trata obviamente de una cualidad negativa.

32. SUCIO

Un vino que tiene cualidades muy desagradables, tanto a la 'vista' como a la 'nariz'.

33. DÉBIL

Un vino débil o endeble  es aquel al que le falta prácticamente de todo y no se prevé que vayan a mejorar de ninguna manera. Son vinos simples, de poca calidad.

34. FLACO

Vino descarnado al que le falta 'cuerpo' y la intensidad que se le presupone, ya sea por algún motivo puntual durante su crianza o bien de nacimiento durante su elaboración.

35. AGRESIVO

Vino defectuoso, desagradable en boca, generalmente por excesos de alcohol, taninos, amargor o acidez, los cuales impiden su correcta degustación.

36. ALCOHÓLICO

Vino defectuoso por su alto contenido en alcohol etílico , perceptible tanto en nariz como en boca. La falta de fruta acrecientan la sensación alcohólica, que suele ser negativa salvo en algunos vinos generosos.

37. CAÍDO

Un vino caído o desvaído es aquel que, bien por su edad o por un defecto, ha perdido su esencia, su estructura, cuerpo, sabor, aroma o color, y se encuentra en fase terminal al borde de la muerte.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta