Pasos esenciales para una vendimia exitosa en la bodega

Planificación, equipo y control antes de la vendimia: así es como las bodegas garantizan la calidad del vino

Úrsula Marcos

Compártelo

Leído › 5390 veces

La vendimia, el período de recolección de las uvas y el inicio del proceso de producción de vino, representa un momento crucial para las bodegas. Para asegurar el éxito durante esta etapa tan importante, las bodegas se preparan meticulosamente con una planificación exhaustiva. En este artículo, exploraremos los pasos clave que siguen las bodegas para garantizar una vendimia exitosa.

Selección y preparación del viñedo

Antes del inicio de la vendimia, las bodegas se enfocan en seleccionar y preparar el viñedo de manera adecuada. Este proceso implica una serie de tareas, como la poda de los racimos para eliminar las uvas dañadas o inmaduras, así como la limpieza de las filas de viñas para facilitar el acceso durante la cosecha. Además, se lleva a cabo un análisis del suelo y se implementan técnicas de riego y fertilización apropiadas para optimizar la calidad de las uvas. También se realiza el desnietado y deshojado ligero en la base de los pámpanos, con el objetivo de permitir una mayor aireación de los racimos y evitar el desarrollo de hongos indeseables.

Con alrededor de un mes de antelación, se lleva a cabo la limpieza y desinfección de todo el material que se utilizará durante la recepción de la uva, como depósitos, mangueras y bombas.

Durante las semanas previas, es importante adelantar todos los trabajos que no se podrán realizar durante la vendimia, como tener suficiente stock de vino etiquetado para servir los pedidos y controlar el vino de las barricas en términos de protección y llenado adecuados. De esta manera, durante la vendimia, se podrá centrar exclusivamente en las labores de recepción de uva en la bodega.

Organización de personal y equipos

Una bodega bien preparada cuenta con un equipo de trabajo capacitado y eficiente. Durante la época de vendimia, se contratan trabajadores adicionales para llevar a cabo la recolección de las uvas de manera rápida y precisa. Estos trabajadores son instruidos en las técnicas de cosecha adecuadas y en las normas de calidad establecidas por la bodega.

Además del personal, también se asegura de que los equipos y maquinarias necesarios estén en óptimas condiciones. Las prensas, máquinas de despalillado y otros instrumentos utilizados en el proceso de vinificación son revisados y se realizan las reparaciones necesarias antes de iniciar la vendimia.

Determinando el momento preciso

La cuenta atrás para la vendimia comienza con el envero, que es el cambio de color de las uvas. Desde ese momento, se estima aproximadamente unos 40 días de maduración hasta la fecha de la vendimia. Actualmente, las bodegas y consejos reguladores realizan muestras de uvas en cada parcela para seguir la evolución de los diferentes parámetros y marcadores de calidad, como el grado alcohólico, la acidez, los antocianos, los polifenoles totales y el peso de la baya. De esta manera, se puede determinar con mayor precisión la fecha óptima para la vendimia.

La logística de los trabajos de campo varía según las bodegas y las regiones. Algunas bodegas tienen un alto grado de automatización, lo que implica un ahorro de costes, aunque no de calidad. En cambio, otras bodegas realizan los trabajos de forma casi manual, lo que implica una mayor mano de obra y costes. Además, en un viñedo ecológico, se requiere mucho trabajo manual y mano de obra cualificada para tomar las decisiones adecuadas en cada momento.

Logística de almacenamiento y transporte

Una parte crucial de la preparación de una bodega para la vendimia es el adecuado almacenamiento y transporte de las uvas recolectadas. Las bodegas deben contar con espacios de almacenamiento suficientes, como depósitos o cubas de fermentación, donde las uvas puedan ser procesadas y convertidas en vino. Estos espacios deben cumplir con las condiciones de temperatura y humedad requeridas para garantizar la calidad del producto final.

Asimismo, se establecen planes logísticos para el transporte de las uvas desde el viñedo hasta la bodega. Esto implica coordinar los horarios de recolección, asegurar la disponibilidad de vehículos apropiados y establecer rutas eficientes para minimizar los tiempos de transporte. Todo esto se realiza con el objetivo de mantener la integridad de las uvas y evitar cualquier deterioro durante el trayecto.

Control de calidad y proceso de vinificación

Durante la vendimia, las bodegas llevan a cabo un riguroso control de calidad para asegurarse de que solo se utilicen uvas en óptimas condiciones. Esto implica una selección minuciosa y clasificación de las uvas recolectadas, descartando aquellas que no cumplan con los estándares establecidos.

Una vez que las uvas han pasado el control de calidad, se inicia el proceso de vinificación. Esto incluye la fermentación de los mostos y la posterior crianza y envejecimiento del vino. Durante este proceso, las bodegas también toman medidas para preservar y realzar las características naturales de las uvas, como el control de temperatura y la utilización de barricas de roble para añadir complejidad y sabor al vino.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5390 veces