Los hombres que no consumen alcohol tienen estadísticamente mayor riesgo de padecer cáncer que los bebedores moderados, según Harvard

Viernes 30 de Septiembre de 2016

Leído › 10003 Veces

Un estudio de la Universidad de Harvard y varios institutos de salud en Finlandia realizado bajo un periodo de 30 años, afirma que tres o menos bebidas alcólicas semanales, es la mejor medida para reducir el riesgo de cáncer de próstata

Los avances científicos en cuanto a la relación existente entre el cáncer de próstata, el cáncer más común entre los hombres después del cáncer de piel, y el consumo de alcohol ha sido muy dispar en los últimos años.

Sin embargo, un reciente estudio apunta a que los hombres que beben moderadamente tienen un menor riesgo de padecer cáncer que los que beben en gran medida.

Estudios anteriores habían encontrado pruebas de que algunos compuestos del vinos tinto, principalmente flavonoides y concretamente el resveratrol, podían frenar y combatir las células cancerosas.

Sin embargo, un estudio realizado en 2007 encontró pruebas contradictorias, lo que sugería que había que tomar los datos con cautela a falta de mayores pruebas.

Ahora, un nuevo estudio que analiza datos de los últimos 30 años en gemelos finlandeses ha encontrado nuevas evidencias de los beneficios del consumo moderado de alcohol.

La investigación fue realizada por un equipo de la Universidad de Harvard y varios institutos de salud en Finlandia y publicado online en la revista médica Cancer Causes & Control en junio.

El equipo examinó los datos de los mayores estudios de Finlandia sobre gemelos con un seguimiento global de 11.372 gemelos entre 1981 y 2012. El estudio se basa en datos obtenidos de encuestas periódicas y pruebas médicas realizadas a los participantes. Durante ese periodo, 601 hombres desarrollaron cáncer de próstata.

A primera vista, los resultados no fueron sorprendentes: Los datos mostraron que los que bebían de manera abusiva ​​(más de 2 copas por día, o más de 14 bebidas por semana) tenían un mayor riesgo de cáncer de próstata que los bebedores moderados (que se fijí para este estudio en un máximo de tres bebidas por semana). Además, los bebedores compulsivos o con patrones de alcoholismo tenían un riesgo tenían un riesgo muy elevado de padecer cáncer de próstata.

Sin embargo, hubo algo que llamó la atención de los investigadores.

Para sorpresa de todos, los científicos se dieron cuenta que los participantes que evitaron el alcohol por completo (abstemios), es decir aquello que no consumen alcohol de ningún tipo nunca, mostraban estadísticamente un mayor riesgo de padecer cáncer de próstata que los bebedores moderados.

Sin embargo, esta investigación ha sido cuestionada en una crítica publicada por el Foro Internacional para la Investigación Científica del Alcohol (ISFAR, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Boston, donde un equipo de investigadores afirman que los hallazgos son interesantes, pero que hay varios factores a tener en cuenta para realizar una investigación adicional. En concreto se critica que el estudio no segmenta el tipo de bebida, simplemente habla de "alcohol", ni que tampoco queda reflejado el tipo de dieta de los participantes, una varible muy importante a tener en cuenta en este tipo de estudios y que puede condicionar el resultado final.

La crítica también menciona la falta de datos en cuanto a los polifenoles de las bebidas, un hecho que puede condicionar un menor riesgo de cáncer de próstata, lo que podría ayudar a resolver el enígma de por qué los bebedores muy moderado tienen un riesgo menor de enfermar que las personas que no consumen bebidas alcohólicas.

Desde España, Ramón Estruch, profesor asociado de medicina de la Universidad de Barcelona, ​​que actualmente se encuentra realizando un estudio que si incluiría el tipo de bebida y la dieta, escribió: "Bajo nuestra experiencia, el efecto de la ingesta de alcohol sobre el cáncer varía en función del patrón de la dieta de los consumidores, es decir, una alimentación sana basada en la dieta mediterránea, en comparación con las dietas poco saludables".

Sea como fuere, lo que si queda claro es que existe algún tipo de vículo positivo entre el consumo moderado y una mejor salud, aunque también está claro que se necesita mayor labor de investigación para obtener una prueba definitiva de esta evidencia.

Fuente: Alcohol intake, drinking patterns, and prostate cancer risk and mortality: a 30-year prospective cohort study of Finnish twins

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta