¿Qué puede hacer un viticultor si llega un granizo en verano?

Compártelo

Leído › 2392 veces

El granizo tardío o granizo de verano es uno de los graves problemas a los que los viticultores se enfrentan cada año en el viñedo, máxime cuando se acercan los días de vendimia.

Los daños de un granizo tardío o granizo de verano son generalmente graves tanto para la cosecha como para la perennidad de la cepa. Por un lado se destruyen las hojas lo que provoca una reducción de la superficie foliar que influye desfavorablemente sobre la maduración y el agostamiento.

Por otro lado, se producen heridas en los ramos debido a los impactos, a veces muy profundos sobre los sarmientos del año así como sobre las maderas de dos y tres años, que limitan la elección de las maderas de poda. Las yemas pueden ser aplastadas por los granos de hielo y los daños varían con la variedad y con la fecha de la granizada. En función del agostamiento de la madera, las variedades de ciclo vegetativo más tardío pueden ser más dañadas que las vides ya bien agostadas.

Por último, y el efecto más inmediato, se produce un desgrane y heridas más o menos importantes de los racimos. La cosecha del año puede quedar totalmente destruida por el granizo e incluso puede acarrear repercusiones sobre la tasa de cosecha del año siguiente y a veces más allá.

Después del granizo la vegetación rebrota pero los brotes nacidos de las yemas prontas tienen un crecimiento limitado y un mal agostamiento, lo que hace problemática la poda de invierno. Los sarmientos y racimos dañados son rápidamente atacados por el rot blanco que es una enfermedad debida a Coniothyrium diplodiella; las uvas presentan manchas lívidas formando aureolas concéntricas que se recubren de pequeñas pústulas grisáceas, secándose los frutos posteriormente.

Vid afectada por granizo, con racimos dañados y situación clorosante

Medidas a tomar después de un granizo de verano

Lo primero que se recomienda es no hacer ninguna operación de repoda en verde después de la granizada, y tratar la planta inmediatamente después del granizo (antes de 15 horas máximo), para proteger los racimos de un posible ataque de rot blanco y facilitar la cicatrización de las maderas usando fungicidas o plaguicidas. [El tratamiento habitual recomendado suele ser con folpel a 3.000 g/ha, o con diclofluanida a 2.000 g/ha, o captan a 5.000 h/ha]

Por otro lado se debe asegurar una protección fitosanitaria cuidada para proteger el follaje y permitir que siga el agostamiento de la madera.

Además, en caso de afección de pérdida de color en las hojas (situación clorosante), se recomienda mineralizar la planta aportando hierro o incluso hacer una pulverización foliar a los primeros síntomas de pérdida de color.

Por último, durante el invierno siguiente las operaciones de poda son siempre delicadas pero es preciso priorizar la reconstrucción de la cepa incluso si ello retrasara el momento de tener una cosecha normal. Elegir maderas bien formadas, las menos dañadas, aunque procedan del tronco o de los brazos, eliminar las maderas que presenten heridas importantes, teniendo en cuenta siempre que las vides atacadas por el granizo se podarán las últimas.

Instalación de malla antigranizo en un viñedo

¿Es posible tomar medidas preventivas ante un granizo?

El granizo, como hemos visto, es un grave problema para el viticultor que además cuenta con el inconveniente añadido de que resulta muy difícil prevenir. 

La lucha preventiva tiene por objeto impedir la formación de los granos de hielo, pero el único método que tiene un fundamento científico (multiplicación de los núcleos de congelación por inseminación de la nube de granizo con ioduro de plata) nunca ha dado muestras de su eficacia.

Otro medio sería la cobertura de la parcela con unas mallas anti-granizo, pero se utiliza poco en viticultura por razones económicas, funcionales o de simple comodidad de paso.

La única medida preventiva en la actualidad útil para hacer frente a una pérdida de cosecha, es suscribir un seguro anti-granizo por un capital basado en los gastos de cultivo o sobre un producto bruto/ha. En este sentido son muchos los consejos reguladores que en la actualidad han suscrito convenios con entidades financieras para facilitar el acceso a este tipo de servicio.

granizo tardío en viñedo, daños e intervenciones

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2392 veces

Comenta