Un vino cosecha del año 4000 (Antes de Cristo)

Archaeological Science

Jueves 13 de Enero de 2011

Compártelo

Leído › 5777 veces

Descubren en Armenia la bodega más antigua del mundo con 6000 años

Un equipo de investigadores han encontrado pruebas concluyentes de una vinificación de 6.000 años en una cueva de Armenia

Restos de la bodega más antigua
Foto: REUTERS/Gregory Areshian/UCLA/National Geographic
La bodega funeraria

¿Por qué construir una bodega en un cementerio? La hipótesis de Areshian es que "el uso del vino en la cueva no estaba destinado para el consumo diario. Podemos afirmar que en este caso particular, el vino era utilizado en ceremonias y rituales relacionados con la conmemoración de los difuntos y con los diferentes cultos y rituales relacionados con la muerte".

McGovern, que es el director científico del laboratorio bimolecular del museo universitario de arqueología de Pensilvania y autor de "Uncorking the Past" (El descorche en el pasado) y "Ancient Wine" (El vino ancestral), revisó el estudio para su publicación tildándolo de "un descubrimiento fascinante". "Se han encontrado culturas prehistóricas de todo el mundo que asocian el vino con el más allá,el vino fue uno de los principales regalos funerarios de nuestros antepasados, y periódicamente había celebraciones especiales con motivo de la muerte de una persona, en las que se servía vino" afirma McGovern en su publicación.

Relacionados
Nuestros precursores del neolítico debían pensar que el vino, además de una deliciosa bebida del mundo de los vivos, podría servir para hacer más agradable "el mundo de los muertos"; esta podría ser una conclusión a la que se podría llegar tras el descubrimiento de la denominada "bodega más antigua del mundo", descubierta el pasado mes de septiembre y publicada este martes en la revista "Journal of Archaeological Science".

El sitio, una cueva funeraria llamada Arení-1, se encuentra en las montañas del Cáucaso en la actual Armenia. Allí, además de tumbas se encontraron lo que parece ser un "kit completo" de herramientas de viticultores: cestas, una prensa de uva rudimentaria, una cuba de fermentación de arcilla que podría albergar unos 55 litros de vino, recipientes para beber e incluso restos uvas (pieles secas y semillas). Aunque la evidencia muestra que la cueva estuvo en uso durante cientos de años, la datación por radiocarbono indica que la bodega estuvo en funcionamiento durante los años 4100 a 4000 a. C., en el período Calcolítico o Edad del Cobre, cuando el hombre inició la plantación por primera vez de semillas, la fabricación de ruedas o la creación de pictogramas.

La bodega, descubierta por el equipo de excavación del Dr. Gregory Areshian del Instituto de Arqueología de UCLA Cotsen y Boris Gasparyan, un arqueólogo armenio, supera en 1.000 años a la edad de aparatos similares encontrados hasta el momento, y corrobora la teoría de que el vino se originó en algún lugar de la montañosa región del Tauro al este de Turquía, a través del Cáucaso hacia la frontera con Irán, que es donde el doctor Patrick McGovern había descubierto unas vasijas de barro, el utensilio de vinificación de uva más antiguo conocido hasta el momento, que data de 5400 aC.

El equipo de investigadores comenzó a trabajar en Arení-1 en el 2007, no obstante hasta el año pasado, Areshian y su equipo pensaban que la cueva, de alrededor de 700 metros cuadrados, se trataba de un lugar residencial.

No mucho ha cambiado la viticultura en estos 6.000 años, si la "bodega" funciona como Areshian ha conjeturado, las uvas serían cosechadas, recolectadas posteriormente en cestos, llevadas a las instalaciones donde serían presionadas de forma manual, con las manos o con los pies descalzos, en un recipiente con una superficie inclinada para que el mosto obtenido fluyese hacia una tinaja, donde se iniciaría la fermentación de manera espontánea.

Los bioquímicos descubrieron un compuesto químico en una olla de barro, lo que indica que los viticultores de Arení tomaban el vino de manera natural, el residuo se depositaba en el fondo y el vino en la parte superior. Además otra de las ventajas que ofrece esta cueva a juicio de los investigadores, es que mantiene la temperatura adecuada tanto para la vinificación como para mantener fresco el vino para su conservación.

Para Areshian, cuyo trabajo ha sido ampliamente respaldado por la National Geographic Society, la colaboración entre los paleobotánicos, que estudiaron los restos de uva desecados, y la identificación de los bioquímicos, así como su propio equipo de excavación, ha sido la clave esencial de este descubrimiento, proporcionando un sólida identificación de todos los elementos encontrados en la "instalación vinícola".

No obstante, el equipo de científicos afirma en la publicación que todavía quedan muchas investigaciones por realizar, pruebas de ADN en restos de uva, estadísticas de los alrededores de la cueva para averiguar cómo vivía la gente y más excavaciones en la propia cueva Arení-1; trabajos que podrían ofrecernos un valor inestimable para reconstruir la historia del vino.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5777 veces

Comenta