Un estudio francés descubre que los consumidores de vino tienen mejor salud

Redacción

Jueves 10 de Junio de 2010

Leído › 2222 Veces

Además, el estudio matiza que el estilo de vida y el nivel socioeconómico influyen de forma definitiva

El vino da salud

Recientemente varios periódicos y blogs se hacían eco de la noticia: "La gente que bebe media botella de vino al día tiene mejor salud", "Los consumidores habituales de vino, tienen el sistema cardiovascular más sano", "Mantén al médico a raya con media botella de vino al día",... Todas estas noticias provienen de un reciente estudio francés, que será publicado en un próximo número de la Revista Europea de Nutrición Clínica, que ha demostrado científicamente que los consumidores regulares y moderados de vino tienen mejor salud que los que no beben vino.

Ciertamente, es conocido por todo el mundo los beneficios del vino para determinados aspectos de la salud, especialmente aquellos relativos al sistema cardiovascular. También es importante reconocer que existen estudios que han relacionado el consumo de vino con ciertos cánceres. No obstante, lo novedoso y determinante del descubrimiento francés es que introduce en el estudio nuevas variables externas que podrían ser la clave, como son el estilo de vida y el nivel socioeconómico, que se asocian por ejemplo, a un consumo responsable, una dieta saludable, ejercicio físico y vino de la mejor calidad.

El estudio fue realizado por un equipo de investigadores del Centro para la Prevención Cardiovascular en diversos hospitales públicos de París, donde se analizaron a cerca de 150.000 personas de la zona de París, clasificando a los sujetos entre no bebedores, bebedores ocasionales y bebedores habituales en diversos rangos.

Los investigadores descubrieron que las mujeres que bebían cantidades moderadas de vino tenían un menor índice de masa corporal, menor cintura, menor presión arterial y menos lípidos sanguíneos (incluyendo el colesterol malo). Los hombres que beben moderadamente tienen menor índice de masa corporal, menor frecuencia cardiaca, menor presión arterial y mejores niveles de azúcar en sangre, además de disminuir el estrés y los episodios depresivos.

Los autores del estudio concluyen que los bebedores moderados, tienden a tener dietas más saludables, equilibrar el trabajo y el ocio con más eficacia y hacer más ejercicio. Al contrastar los datos de los grupos de bebedores con los no bebedores, uno de los coautores del estudio, el Dr. Boris Hansel dijo en un comunicado, "Es importante destacar que los resultados demuestran que el consumo moderado de alcohol es un poderoso indicador general de la condición social óptima, y esto podría ser una razón clave para la mejora salud en estos temas."

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta