Almejas al vino blanco: una receta para chuparse los dedos

Manuel Rivera

Viernes 16 de Julio de 2021

Compártelo

Leído › 7154 veces

Las almejas al vino blanco son un plato sencillo, saludable y con todo el sabor del mar. Cocinar almejas con vino blanco es una de las preparaciones más populares para disfrutar de este molusco. Os explicamos cómo hacer almejas con vino blanco con esta receta paso a paso.

Ingredientes

Para preparar almejas en salsa de vino blanco para cuatro personas necesitarás:

  • 1 kilo de almejas
  • Medio vaso de vino blanco de calidad
  • Unas hojas de perejil fresco
  • 2 dientes de ajo
  • Una cayena (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Tiempo total de elaboración

15 minutos

Dificultad

Muy fácil

Cómo hacer almejas con vino blanco

El secreto de esta receta tan sencilla es limpiar bien las almejas y escoger un vino blanco de calidad. Las almejas admiten muchas recetas con vino blanco, ya que el sabor de este molusco combina a la perfección con el vino. Escoge un blanco con toques salinos y una acidez equilibrada para obtener los mejores resultados.

Limpia las almejas

Que la arena no arruine tus almejas en salsa de vino blanco. Para limpiarlas correctamente, debes dejarlas en remojo en un bol amplio lleno de agua fría con sal gorda. La concentración de sal ideal es de 1 parte de sal por tres de agua. Pon las almejas a remojo dos horas antes de cocinarlas y cambia el agua al menos dos veces durante el proceso de limpieza. Antes de cocinarlas, retira las almejas que estén rotas.

Prepara el sofrito

Lamina los dientes de ajo y ponlos a freír con aceite de oliva virgen extra en una sartén amplia, en la que quepan las almejas sin amontonarse. Hazlo a fuego suave para evitar que el ajo se queme y amargue. Cuando estén casi dorados, es el momento de echar las almejas a la sartén.

Si quieres un toque picante en tus almejas al vino blanco, añade una cayena a la sartén a la vez que los ajos.

Elige el vino

Con las almejas ya en el fuego, añade el vino blanco. Procura que el vino sea seco, con toques salinos y minerales. Algunos de los vinos que mejor van a esta receta son los gallegos, como el Albariño o el vino elaborado con uva treixadura.

Esta receta es muy agradecida y mientras los vinos sean de calidad, también puedes escoger variedades como la garnacha blanca, la riesling o la bobal. Otra opción interesante es utilizar fino o amontillados, que darán una complejidad aromática muy distinta.

Una vez añadido el vino, sube el fuego al máximo y deja que se evapore el alcohol. Una vez evaporado, añade el perejil picado y tapa la sartén parcialmente, dejando un hueco para que salga el vapor y no se derrame la salsa.

Cocina las almejas

Las almejas están en su punto en cuanto se abran. Un consejo es ir retirando de la sartén con unas pinzas las almejas que ya estén abiertas para que no se cocinen de más. Deshecha las que queden cerradas tras la cocción.

Ya sabes cómo hacer almejas al vino blanco. Sírvelas inmediatamente, mientras están bien calientes. Marida con una copa del mismo vino que hayas usado para cocinarlas y disfruta de esta receta rápida pero espectacular.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 7154 veces

Comenta