¿Por qué la biodiversidad es beneficiosa para el viñedo?

Jueves 03 de Enero de 2019

Leído › 2029 Veces

Principales aspectos de la biodiversidad funcional en el sector vitivinícola

Viñedo bioresponsable

Durante siglos, la viticultura tradicional formaba parte de un sistema agrícola multifuncional que incluía pastizales y árboles frutales de bajos insumos, lo que daba como resultado una alta biodiversidad funcional. Sin embargo, en las últimas décadas, el viñedo ha sufrido un manejo intensivo liderado por una alta mecanización (incluida la labranza frecuente) o el uso de productos de protección vegetal (APP) en los que se han visto afectados varios servicios de los ecosistemas, lo que provoca altas tasas de erosión del suelo, degradación de la estructura y fertilidad del suelo, contaminación del agua subterránea y altos niveles de insumos agrícolas.

Por lo tanto, existe un acuerdo general de que la intensificación agrícola tiene un profundo impacto en la biodiversidad con posibles efectos en cascada en las funciones del ecosistema y la prestación de servicios. De hecho, la biodiversidad en los ecosistemas agrícolas se encuentra bajo una presión considerable a través de la agricultura intensificada y el abandono de la tierra. La simplificación de los paisajes cultivados es particularmente aguda en las regiones de uva de vino, ya que la marca geográfica del vino (por ejemplo, las primas pagadas por el vino producido en varias regiones) fomenta aún más la conversión del uso del suelo regional de hábitats naturales a la producción de uva de vino de alto valor.

La pérdida tanto de la agrobiodiversidad como de los hábitats naturales que rodean los ecosistemas agrícolas puede llevar a la pérdida de múltiples servicios de los ecosistemas, incluido el control biológico.

En contraste, existe evidencia convincente de que las prácticas agrícolas amigables con la vida silvestre, dirigidas a reducir los impactos negativos de la agricultura intensiva mediante la implementación de acciones de conservación en paisajes de granja, pueden ser efectivas para conservar y restaurar la biodiversidad.

Rosales en un viñedo en la región de Salto, Argentina. Foto: OIV

En este contexto, es bien sabido cómo los factores físicos (como la edafología o el clima) y antropológicos (como la viticultura y las técnicas enológicas) trabajan juntos para determinar la identidad de un producto vitivinícola de una región en particular, estableciendo el concepto de terroir. Sin embargo, este concepto complejo también incluye la biodiversidad como parte definitiva.

Por lo tanto, la conservación de la biodiversidad es crucial no solo para mantener o aumentar la sostenibilidad y estabilidad de los sistemas agrícolas, ya sea para la producción de cultivos o para la conservación de la naturaleza, sino también para preservar el patrimonio biológico de las regiones vinícolas.

El abandono de los viñedos tiene un efecto favorable a corto plazo en la biodiversidad, pero se torna desfavorable en el mediano plazo debido a los mecanismos de competencia debido a la sucesión post-cultivo en parcelas en terrazas abandonadas que está influenciada por incendios, la destrucción de muros, y posteriores patrones de uso del suelo.

Además, el abandono de viñedos se asocia frecuentemente con una pérdida de la pequeña fauna sedentaria de la llanura (claro ejemplo, Beaujolais).

En los sistemas agrícolas multifuncionales, la biodiversidad proporciona importantes servicios ecológicos, como la mejora de la fertilidad del suelo, el aumento de la materia orgánica, la mejora de la estructura del suelo, el almacenamiento de carbono, la gestión de organismos indeseables (control biológico de conservación) y la regulación del ciclo hidrológico y el microclima.

La cubierta vegetal de un bosque o pastizal previene la erosión del suelo, repone el agua subterránea y controla las inundaciones al aumentar la infiltración y reducir la escorrentía de agua. En los ecosistemas agrícolas, la biodiversidad proporciona (más allá de la producción de alimentos, fibra, combustible, etc.) muchos servicios diferentes para la producción agrícola, como la polinización, el control biológico de plagas, el mantenimiento de la estructura y fertilidad del suelo, el ciclo de nutrientes y los servicios hidrológicos.

LA BIODIVERSIDAD FUNCIONAL EN EL VIÑEDO

La OIV ha publicado un informe en inglés que presenta una visión general sobre la biodiversidad funcional en los viñedos e intenta ilustrar los principales aspectos en el sector vitivinícola.
El nuevo informe de la OIV, titulado "Functional biodiversity in the vineyard", se puede descargar gratuitamente en el siguiente enlace

Más información 
(PDF) "Functional biodiversity in the vineyard"18465 Kb

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta