Soy un vino, no soy un caldo

David Manso

Miércoles 29 de Enero de 2020

Compártelo

Leído › 5892 veces

El uso de la palabra “caldo” para denominar al vino es común en el lenguaje coloquial. Aceptada por la RAE, es adecuado usarla cuando se trata de comunicar sobre el vino?

Me permito este artículo al hilo de un reciente debate abierto en las redes sociales ante la idoneidad de llamar en ocasiones al vino con la palabra "caldo".

Quién no ha escuchado en alguna ocasión: "En esa bodega hacen muy buenos caldos" o "características que definen los caldos de la región", entre otras. Un término que se usa coloquialmente o de forma comunicativa y que la RAE incluye en su segunda definición. Pero es correcto?, Se considera adecuado?

Empecemos por definir el concepto. Si leemos la definición de la R.A.E. sobre el término "caldo" en su segunda acepción nos dice: 2. m. Jugo vegetal, especialmente el vino, extraído de los frutos y destinado a la alimentación. U. m. en pl. La Rioja es famosa por sus caldos. De esta acepción y atendiendo a la propia definición se entiende que es el jugo vegetal, es decir la extracción del líquido de la uva en este caso y sin mencionar el proceso de fermentación que es lo que diferencia al mosto del vino. La extracción del líquido es mosto y será necesaria la fermentación para convertirse en vino.

La introducción de ciertas palabras por la R.A.E viene motivada por el uso cotidiano que hacemos de ellas, y que aún no siendo su primera o más directa definición, el uso coloquial y popular de ellas hace que con el tiempo sea propuesta, estudiada y si ha lugar a ello aceptada. Un ejemplo de ello sería la palabra "madero" la cual, entre otras acepciones, hace alusión en el lenguaje coloquial o jerga a los "policías nacionales", y que su reiterado uso y aceptación coloquial la ha llevado a ser aceptada e incluirla por la R.A.E. Así en su quinta entrada tenemos: 5. m. jerg. Esp. Miembro del cuerpo de Policía.

Basándose en esta premisa de incluir palabras del lenguaje coloquial o la jerga, es acertado o correcto su uso en determinados momentos? Correcto sería su uso al ser palabras aceptadas por la R.A.E., pero si es así, por qué su uso no es tan correcto?.

Teniendo en cuenta esto sería normal encontrar noticias en las que el titular dijese: "Los maderos han desarticulado una banda que se dedicaba...." o " El jefe de los maderos ha anunciado que....". Pues parece ser que no. Lo que es aceptado como lenguaje coloquial o jerga por la R.A.E. no vale para anunciar o comunicar sobre ello, su uso es no deseado o queda poco apropiado. Así podemos establecer que ciertas palabras son adecuadas o usadas de forma coloquial pero no de manera comunicativa.

Caldo es el líquido que resulta de cocinar alimentos

Los comunicadores del vino por norma general raramente solemos utilizar el término "caldo", ni de manera coloquial en charlas informales y menos cuando ejercemos nuestra labor comunicativa. Las personas que trabajan en bodega, como los propios bodegueros, los enólogos, sus empleados,...etc., tampoco la utilizan, siendo vino el término habitual empleado.

Un servidor entiende que la aceptación dentro de nuestro lenguaje de la palabra es lógica por un uso coloquial, a falta de matización en su definición incluyendo la palabra "fermentado", pero el rigor en la comunicación prevalece, y eso me lleva a llamar a las cosas por su nombre. A la hora de comunicar llamemos a las cosas por su nombre. El vino es vino y el caldo es caldo. Un madero es un tablón, y no un policía.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5892 veces

Comenta