La paradoja del resveratrol

Redacción

Lunes 04 de Abril de 2011

Leído › 3383 Veces

Nuevas investigaciones concluyen que aunque el resveratrol aumenta la longevidad de las células no se trata de la fuente de la eterna juventud

Nuevas investigaciones concluyen que aunque el resveratrol aumenta la longevidad de las células no se trata de la "fuente de la eterna juventud"

{phocagallery view=category|categoryid=1|imageid=12|boxspace=0|pluginlink=0|type=0|minboxwidth=350|bordercolor=#fff|bordercolorhover=#fff}

El profesor Dipak Das, Doctorado en Bioquímica por la Universidad de Nueva York, ha publicado más de 500 artículos científicos y ha editado 31 libros. Es el editor en jefe de dos revistas científicas norteamericanas y es miembro del Consejo Editorial de 4 revistas internacionales.

Sus trabajos científicos fueron citados más de 20 mil veces en diversos medios internacionales de importancia. Recientemente obtuvo, tras sus logros científicos y su amplio historial, el título de Honoris Causa por la Universidad de Debrecen.

Relacionados
    {iarelatednews articleid="600,543,452,634,303"}

Un análisis de las principales investigaciones de más de un centenar de estudios sobre el resveratrol, un compuesto presente en el vino tinto implicado en inversiones millonarias de compañías farmacéuticas y nutricionales, plantea ahora nuevas e inquietantes incógnitas.

Según este nuevo estudio, existen pruebas demostrables de que el resveratrol es beneficioso para la salud debido a que puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades mortales, tales como diabetes, la insuficiencia cardíaca, "la muerte súbita" y algunos tipos de cáncer. No obstante, parece que la "molécula milagro" ofrece poca ayuda en cuanto a la longevidad.

Las primeras investigaciones descubrieron evidencias de que el resveratrol podría retrasar el envejecimiento a nivel celular. En ese momento -y hasta hoy-, numerosas compañías farmacéuticas y de suplementos nutricionales se lanzaron a promocionar y comercializar productos de "eterna juventud" que contenían resveratrol.

Sin embargo el científico Dipak Das, un prestigioso profesor del Centro Cardiovascular de Investigación de la Universidad de Connecticut, examinó más de 100 estudios sobre el resveratrol y expuso que no hay base científica para esta conclusión.

El estudio del profesor Das, que ha sido publicado en una revista médica norteamericana bajo el título de "Errores sobre: El resveratrol, el vino tinto, la salud del corazón y la longevidad", hace referencia a las dudas suscitadas en el mundo científico sobre el uso del resveratrol como un compuesto anti-edad.

Inicialmente, los primeros estudios sobre el efecto antienvejecimiento del resveratrol, descubrieron que alargaba la vida de la mosca del vinagre. Sin embargo, cuando los estudios se trasladaban a los mamíferos, los científicos descubrían que, aún cuando las enfermedades se reducía con el consumo de resveratrol, los animales no vivían más tiempo.

Las conclusiones son "sorprendentes", explica Das en el estudio, porque aparentemente el resveratrol debería ser capaz de aumentar la longitud de la vida, debido a que las investigaciones descubrieron que esta sustancia química altera directamente los genes y efectivamente incremente la longevidad a nivel celular. "El resveratrol es tan poderoso que puede aumentar la supervivencia de las células madre" -argumenta el profesor Das- "Entonces, ¿por qué no se extiende el mismo efecto al organismo mediante la mejora de la capacidad de supervivencia de los genes?" –concluye.

Dipak Das explica en su informe que su investigación tan sólo se limita a mostrar la limitación de la ciencia moderna para profundizar en el tema. Por un lado, en la investigación real de la longevidad en los seres humanos deberían participar personas, por otro lado dicho estudio debe durar décadas para poder ser tomado en consideración. "En este momento, sólo podemos ofrecer una instantánea borrosa" asevera el doctor Das.

El trabajo realizado por Dipak Das si deja una conclusión clara: el resveratrol, la "molécula milagro" como es conocida por muchos, no deja indiferente; y aunque existen evidencias de su capacidad contra algunas enfermedades, son muchos los misterios que existen todavía por resolver, lo que nos lleva a pensar que la ciencia se encuentra tan sólo en el punto de partida en este campo.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta