“El comercio global del vino atraviesa una situación frágil”, Rodolphe Lameyse

Según el director general de Vinexposium el mercado actual está en desequilibrio entre oferta y demanda, con stocks crecientes y consumo en declive

Viernes 24 de Noviembre de 2023

Compártelo

Leído › 2358 veces

Rodolphe Lameyse, CEO de Vinexposium

El los últimos tiempos asistimos a un evidente cambio de tendencia en el sector del vino, que se encuentra en un momento delicado, haciendo frente a desafíos significativos que incluyen el incremento de stocks, una disminución en el consumo, y presiones económicas. En una reciente rueda de prensa en Londres, Rodolphe Lameyse, CEO de Vinexposium, proporcionó una perspectiva detallada y realista sobre el estado actual de la industria del vino.

A partir de los últimos datos proporcionados por IWSR, Lameyse señaló que "el comercio global del vino atraviesa una situación frágil" con notables descensos en el sector del vino 'value and below', que abarca el segmento más asequible del mercado. Este declive es más pronunciado en el vino en comparación con la cerveza o los licores, señalando un desafío único para los productores y vendedores de vinos económicos. Este fenómeno contrasta con el crecimiento en la categoría 'superpremium y superior', sugiriendo un cambio en el mercado hacia vinos de mayor precio.

Lameyse señaló los altos niveles de stock, especialmente en Estados Unidos y China, como una preocupación mayor. Con un consumo que no se recupera como se esperaba, la industria se encuentra en una situación precaria. Muchas empresas de bebidas han realizado inversiones sustanciales en los últimos años, a menudo financiadas con deuda a tasas de interés más bajas. Con el aumento de los costos y las cargas financieras crecientes, estas compañías podrían verse obligadas a liquidar stocks a precios reducidos, lo que podría llevar a una mayor consolidación del mercado.

Sin embargo, Lameyse expresó su esperanza en un resurgimiento de las ventas de vino, particularmente en Estados Unidos durante las temporadas de Acción de Gracias y Navidad, y en China con el próximo Año Nuevo chino. Esta optimismo se basa en la expectativa de que estos eventos ayudarán a reducir los niveles de stock y estimularán la actividad del mercado.

Una tendencia notable que afecta el consumo de vino es un cambio en el comportamiento del consumidor, especialmente entre las generaciones más jóvenes. Lameyse citó las preocupaciones de salud como un factor significativo, con un tercio de la Generación Z en Francia absteniéndose de alcohol por razones de salud, un aumento notable en comparación con generaciones anteriores. Este cambio se atribuye parcialmente a la influencia de la defensa contra el alcohol, aunque los patrones de consumo excesivo de alcohol persisten entre los consumidores más jóvenes.

En el lado de la oferta, Lameyse mencionó que la cosecha global de vino de este año es la más pequeña desde 1961, lo que podría ayudar a alinear la oferta con la demanda. También señaló un potencial crecimiento en mercados emergentes como India, junto con rebotes esperados en el consumo en Estados Unidos y China.

Aunque reconoce los desafíos actuales a los que tiene que hacer frente la industria vinícola, Lameyse expresó un optimismo mesurado para los próximos 12 meses. Este sentimiento refleja una compleja interacción de dinámicas económicas, sociales y de mercado que están moldeando el futuro del comercio global del vino.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2358 veces