Cuál es el mejor vino para la pasta

Manuel Rivera

Viernes 22 de Julio de 2022

Compártelo

Leído › 8416 veces

Mujer comiendo pasta espagueti con una copa de vino tinto

Desde que Marco Polo introdujo la pasta en Italia en 1271, este sencillo alimento se ha convertido en uno de los platos estrella de la gastronomía italiana. En Asia es la base de la alimentación para millones de personas y en el resto del mundo una receta muy recurrida y apreciada por su versatilidad y poder alimenticio. Ahora bien, ¿cuál es la mejor manera de maridar pasta y vino? En primer lugar, hay que partir de la base de que existen numerosas salsas y rellenos para la pasta. Desde cremas hasta vegetales, pasando por carne, pescado, mariscos, hongos y prácticamente cualquier sabor y técnica de cocción.

Por no hablar de los diferentes tipos de pasta, a modo de ejemplo, las famosas Pastas Gallo cuentan, además de con su tradicional pasta clásica, con pasta específica para ensaladas, integral, de legumbres (guisante, lenteja, garbanzo), sin gluten, BIO, rellena, etc. Por este motivo, en el caso de la pasta, no se puede hablar de un maridaje específico.

Platos de pasta con copas de vino

Cómo maridar vino y pasta

Para acertar con el tipo de vino que mejor va con un plato de pasta, más que tener en cuenta el tipo de pasta: tagliatelle, ñoqui, ravioli, spaghetti, etc., lo que cuenta son los colores, es decir, el color de la salsa y/o del relleno. De esta forma a los platos con salsas ligera y/o claras, les corresponderán vinos blancos. A la pasta con salsas más oscuras, le irán mejor los vinos tintos. Con los rellenos, se sigue la misma línea anterior, escogiendo el tipo de vino en función del color del relleno de la pasta. Así, la pasta con vegetales, crema, pesto, o queso, se debería acompañar con un vino blanco, fresco, ligero y aromático. Un ejemplo perfecto sería un Sauvignon Blanc, un verdejo o un Riesling.

Si el plato de pasta tiene, en cambio, carne o pescado, la sugerencia sería optar por blancos con más cuerpo y crianza. Un Chardonnay, o un Viognier floral, serían en este caso el maridaje perfecto. Lo mismo para la pasta con crema, setas o champiñones. En cambio, si de lo que se trata es de un plato de pasta con tomate fresco y pesto, un Pinot Noir sería lo mejor. La clave del maridaje pasta y vino es tener en cuenta que a medida que se incrementa la intensidad de color, sabor y textura en las salsas y rellenos, se va a necesitar un vino con más cuerpo, como por ejemplo un Malbec. Así, si se trata de una pasta con manteca y especias, por ejemplo, la mejor elección, sería un intenso y magnífico Cabernet Franc.

plato de pasta

Para los vinos Bonarda, con carácter más afrutado, especiado y floral, el mejor plato de pasta sería una receta de ñoquis a la bolognesa. Mientras que, para una pasta con salsa de carne, un Petit Verdot, iría de maravilla, con sus taninos presentes de forma ineludible. Como se puede ver, a más contundencia de rellenos y salsas, vinos más fuertes. Por último, el afamado Syrah, un vino exótico y destacado por su fruta confitada, mucho color y aromas especiados, con delicadas notas ahumadas. Este vino puede ir con todo tipo de pastas secas y frescas, pero siempre con salsas suaves y poco condimentadas. De esta forma se haría un maridaje estupendo por contraposición.

En definitiva, esta fuente de carbohidratos de absorción lenta, combina perfectamente con todo tipo de vegetales, pescados, carnes, quesos y alimentos en general, pudiendo crear verdaderas recetas únicas, equilibradas y deliciosas. Si además de usar una pasta de calidad se acompaña del vino adecuado, el resultado puede ser toda una experiencia para el paladar que no defraudará a ningún amante del vino ni de la pasta.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 8416 veces

Comenta