Cómo hacer un emparrado

Un emparrado es un sistema de soporte para las vides que permite un cultivo controlado y optimizado. La estructura para...

Úrsula Marcos

Compártelo

Leído › 33178 veces

Un emparrado es un sistema de soporte para las vides que permite un cultivo controlado y optimizado. La estructura para emparrado se compone de elementos horizontales y verticales, comúnmente de madera o metal, que crean un marco para el crecimiento de las plantas.

Hay diferentes tipos de emparrados y su elección depende de diversos factores, como el tipo de suelo, la inclinación del terreno y la variedad a cultivar. Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre cómo crear estructuras para parras y su correcto cuidado y mantenimiento.

Cómo preparar un emparrado

Los emparrados se utilizan en viticultura para mejorar la producción de uvas al permitir una mayor exposición a la luz y al aire. Esto ayuda a prevenir enfermedades y a controlar el crecimiento de las plantas.

Además, el emparrado también facilita la mecanización y la realización de labores de poda y riego, entre otras.

Existen muchas formas de montar un emparrado o espaldera, pero las más habituales son la espaldera en línea y el parral.

  • La espaldera en línea es especialmente recomendable para la uva de vinificación. Este sistema permite mecanizar los procesos y ampliar la superficie de la vid expuesta al sol.
  • El parral se utiliza en climas mediterráneos para producir uva de mesa principalmente, aunque es un emparrado que puede emplearse para vino.

Para crear una estructura para una parra que sea eficiente, hay que tener en cuenta aspectos como el tipo de variedad, la poda, el terreno y la orientación.

Estructura para emparrado en línea

La espaldera en línea consta de diversas partes:

  • Postes de cabecero: inician y cierran el emparrado. Son más largos
  • Postes intermedios: se colocan cada 5-6 metros y están perforados para poder colocar los alambres donde se da sustento a las cepas.
  • Alambre de formación: son hilos utilizados en la fase de formación de la vid. Son más gruesos que los de vegetación.
  • Alambre de vegetación: suelen montarse dos: uno para la vegetación de verano y otra para la invernal.
  • Alambre de riego: para instalar el goteo.
  • Refuerzo: es recomendable reforzar la estructura para emparrado con postes colocados en diagonal con pies de cemento para que la construcción sea más estable.

Para construir este emparrado, es recomendable usar metal galvanizado para evitar la corrosión. Los postes de encabezado pueden ser de madera.

Es importante controlar la tensión de los alambres. Los de formación estarán más tensos que los de vegetación.

Se comienza la estructura colocando los palos verticales y posteriormente los alambres y postes horizontales.

Como es necesario un lugar bien soleado, la mejor orientación para esta estructura vertical es de norte a sur.

Es importante colocar un tutor en cada cepa para conseguir que los troncos crezcan rectos.

Estructura en parral

Tiene la misma función que la espaldera en línea: crear un sostén que soporte el crecimiento de la vid y su conducción aérea. Es habitual crear una estructura de pérgola para emparrado que sirve tanto para cultivar uva de mesa como para crear zonas de sombra.

En la zona donde se va a colocar el parral o pérgola para emparrado, es recomendable poner una lona negra opaca para secar las malas hierbas. Es mejor usar una parra de injerto que enterrar una vara para este tipo de estructura.

A continuación, se escogen dos brazos principales de la planta que serán los que servirán para que la planta crezca hacia arriba y crear el emparrado en pérgola. Estos brazos se conducen mediante tutores dispuestos en una estructura de postes metálicos que se ponen en altura, paralelos al suelo y sujetos mediante postes verticales fijados en el suelo.

Bajo la estructura de metal donde crecerá la parra, se pueden cultivar otras plantas, como las fresas, para optimizar el espacio y conseguir mayor rendimiento.

Para ver resultados, necesitarás de varios años en los que la parra irá creciendo guiada para crear la copa.

Cómo cuidar el emparrado

En primer lugar, piensa que el tronco y las raíces se irán engrosando. Poda regularmente la vid para mantener un crecimiento saludable. La poda se hace cuando las ramas han perdido las hojas. Cuantas más yemas dejes, más racimos habrá en la siguiente fructificación.

Es fundamental proporcionar un riego y abono adecuados para mejorar el crecimiento de la parra y estimular la producción de uvas.

Mantén una vigilancia constante para detectar cualquier signo de plagas, hongos o enfermedades y trátalas lo antes posible.

El emparrado en pérgola es especialmente sensible al ataque de insectos y pájaros. Puedes evitar que estropeen la uva envolviendo cada racimo con malla o papel.

Por último, asegúrate de proteger el emparrado contra factores climáticos adversos como vientos fuertes y heladas.

 

La estructura para emparrado no es difícil de construir, pero es importante estudiar bien el terreno, la climatología y el uso al que vayas a destinar la vid antes de construirla. 

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 33178 veces