Alimentos prohibidos en el embarazo ¿se puede beber vino?

Úrsula Marcos

Viernes 10 de Junio de 2022

Compártelo

Leído › 4047 veces

Para que el embarazo se desarrolle con normalidad y el bebé crezca de forma natural y segura dentro del vientre materno es esencial cuidar tanto lo que comemos, como lo que bebemos durante la gestación. Existen algunos alimentos y bebidas prohibidas en el embarazo que se deben evitar por sus consecuencias negativas sobre el desarrollo del bebé, pero ¿sabías que hay otros que se pueden seguir consumiendo con moderación, como el vino? ¿Sorprendida? Quédate con nosotros hasta el final y aprende qué productos debes evitar y qué otros solo tienes que restringir.

¿Se puede beber vino durante el embarazo?

Aunque el consumo de alcohol está desaconsejado como norma general, el vino es un alimento permitido durante el embarazo. La revista médica British Medical Journal de la Asociación Médica Británica asegura a través de un estudio que un consumo de vino muy moderado es aceptable durante el embarazo y también durante el periodo de lactancia, ya que no implica problemas para el desarrollo del bebé.

Por esta razón, cuando hablamos de vino, debemos desterrar esa idea popular de que no se puede consumir ningún tipo de alcohol durante el embarazo. El vino sí está permitido, siempre que sea en pequeñas cantidades. Así lo confirmó un estudio realizado por la Universidad de Bristol en el que participaron 6915 mujeres, con el que se comprobó que la ingestión de entre 3 y 7 copas semanales de vino o cerveza (es decir, hasta una copa diaria) no provoca ningún daño significativo en el desarrollo físico o intelectual de los bebés. 

Este hecho se comprobó pasados 10 años del inicio de la prueba, cuando los niños fueron valorados física e intelectualmente sin mostrar ningún tipo de deterioro o dificultad.

Sin embargo, debemos recalcar que hablamos de un consumo de alcohol muy restringido y procedente de bebidas de baja graduación como el vino y la cerveza. La ingesta habitual de destilados sí puede provocar serios problemas en el desarrollo del feto e incluso dar lugar a lo que se conoce como síndrome alcohólico fetal, que tiene como consecuencia bebés de poco peso, malformaciones, problemas de crecimiento y discapacidad intelectual.

Igualmente, para aquellas embarazadas que no quieran consumir vino durante la gestación, pueden recurrir a otras bebidas similares, como es el mosto de uva o los frizzantes. Algunas personas son reacias a probar este tipo de vinos sin alcohol o de baja graduación porque existe la creencia de que estas bebidas no tienen una buena calidad o que su sabor no es muy bueno, pero esto es algo que ha cambiado en los últimos años y se trata de un mercado en alza, por lo que las bodegas están mejorando constantemente este tipo de bebidas aptas para todos los públicos.

Qué maridajes evitar

También es importante qué tipo de alimentos se consumen acompañando estos vinos, las gestantes deben evitar o eliminar en la medida de lo posible los siguientes alimentos de su dieta durante el embarazo:

Pescados grandes y pescados ahumados o crudos

Durante el embarazo nada de comer sushi o pescados ahumados como el salmón. El objetivo es evitar el riesgo de Listeria o anisakis, además de otras bacterias y parásitos que pueden estar presentes en pescados crudos. El pescado siempre debe estar cocido y cocinado

El pez espada, el atún rojo o los lucios son algunos de los peces que debemos evitar por sus niveles elevados de mercurio. Optar por opciones más seguras como el bacalao o las sardinas puede ser una elección saludable.

Carnes poco cocinadas

Cocinar bien la carne es fundamental durante el embarazo, así que nada de carne poco hecha. Una carne poco cocinada puede aumentar el riesgo de padecer toxoplasmosis, que puede provocar partos prematuros o bajo peso al nacer en el bebé.

Jamón y embutidos

El jamón va y viene de las listas sobre qué no puede comer una embarazada. Esto es así porque se puede comer, pero para ello debe haber sido previamente congelado y ha de tener al menos 18 meses de curación previos. En cualquier caso, se recomienda hacerse la prueba de la toxoplasmosis para saber si el consumo de jamón es seguro o no durante el embarazo.

Otro de los sacrificios que hay que hacer durante el embarazo es dejar de consumir embutidos. Hablamos del chorizo, el salami o la mortadela, ya que pueden estar contaminados con Listeria. Así que mejor evitarlos, aunque la tentación de comerlos sea muy alta.

 

Como ves, existen multitud de alimentos prohibidos en el embarazo que debemos evitar para prevenir la aparición de distintas afecciones que pueden poner en riesgo el embarazo y afectar a los bebés en su normal desarrollo físico y cognitivo, pero, como hemos explicado al principio, el vino no es uno de ellos siempre que se consuma con moderación. 

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4047 veces

Comenta