Qué es el rakia y qué debes conocer sobre él

Vilma

Viernes 30 de Octubre de 2020

Compártelo

Leído › 2734 veces

Esta popular bebida balcánica es consumida durante todas las épocas del año, fría durante el verano y caliente, con pimienta negra y miel, durante el invierno

El rakia, o rakija, es un brandy de frutas muy popular en toda la zona de los Balcanes, donde es considerado como la bebida nacional en todos los países de esta región del este de Europa.

La bebida rakia se suele tomar de aperitivo, a diferencia de otros tipos de bebidas similares que se sirven en Francia o Italia, donde son consumidas como digestivos tras las comidas. El rakia en Bulgaria es una auténtica pasión, tanto que se produce de forma artesanal en muchos hogares.

Esta popular bebida balcánica es consumida durante todas las épocas del año, fría durante el verano y caliente, con pimienta negra y miel, durante el invierno.

Los neófitos en el arte de beber rakia deben tener cuidado con la cantidad que consumen si no quieren perder la verticalidad con vertiginosa rapidez.

Y una máxima generalizada en los Balcanes: nunca compitas con un búlgaro bebiendo su preciado rajika, llevan haciéndolo casi desde la cuna y son invencibles.

Qué es rakia

Esta bebida espirituosa de alto contenido alcohólico se obtiene por destilación de frutas fermentadas. Su producción se realiza de diferentes formas según la legislación de cada territorio, los métodos de destilación, las materias primas locales y las tradiciones regionales. En algunos lugares puede llegar a ser prácticamente como un brandy, ya que se obtiene directamente de uvas fermentadas, es decir de vino.

Generalmente, su contenido de alcohol ronda 40 % vol., sin embargo, el rakia que se produce en casas particulares, una costumbre muy extendida en Bulgaria, puede superar fácilmente 50 % vol.

Entre los búlgaros no es costumbre rebajar el contenido de alcohol con agua pero, si tienes la oportunidad de degustar alguno de estos productos de alambiques caseros, te aconsejamos encarecidamente que lo hagas. Son como misiles que van directamente al estómago.

Durante mucho tiempo se creyó que el origen de la producción de rakia se encontraba en el siglo XVI. Sin embargo, en años recientes ha sido descubierto un fragmento de un recipiente de destilación de rakia que parece haber sido fabricado durante el siglo XI en Bulgaria.

El rakia siempre ha tenido una gran importancia cultural en Bulgaria y en el resto de países balcánicos, donde no es extraño ver cómo esta bebida es incorporada a numerosos rituales.

El cristianismo ortodoxo es mayoritario en numerosos países de la zona. Una de las costumbres en los entierros ortodoxos es ofrecer a los asistentes un trozo de pan y un sorbo de rakia; tras beber una parte, derraman algo en el suelo y dicen en voz alta: “por el pacífico descanso del alma”. A continuación, apuran el resto de la bebida.

Por su parte, durante los banquetes de bodas ortodoxas es costumbre que el padre del novio vaya de mesa en mesa ofreciendo a cada uno de sus invitados una copa de rakia. El equivalente a la costumbre española de regalar a los invitados puros o tabaco.

Incluso se cree que el rakia es muy beneficioso para la salud. Aún es costumbre en Bulgaria tomar al menos un vaso de esta bebida al día para prevenir enfermedades o para curarse de las que ya se tengan.

No es extraño dormir con un pañuelo empapado en rakia bajo la nariz cuando se sufre un resfriado, en la creencia de que será “mano de santo” y que al día siguiente se estará como nuevo (es algo que se lleva haciendo siglos, así que a lo mejor es verdad; una especie de Vicks VapoRub con alcohol).

Características y propiedades del rakia

Habitualmente, el rakia es incoloro, a menos que se le agreguen hierbas o algún otro tipo de colorante. Algunos tipos son almacenados en barriles de cerezo o roble, con lo que se obtiene un color más dorado y un aroma más potente.

El rakia puede dividirse en dos grupos: el de uva y el de fruta, que habitualmente se elaboran con ciruelas, aunque también con melocotón, pera, membrillo, albaricoques e, incluso, frutas rojas silvestres.

Rakia de uva

Las cepas de uva que se utilizan en la elaboración de rakia son blancas y muy aromáticas, como el dimyat, el sauvignon blanc, el moscatel y variedades distintas de misket.

En Bulgaria se llama dzhibri al material de destilación que se usa para elaborar el rakia de vino. Para obtener una bebida con al menos 65 % vol. de alcohol, el mosto fermentado es destilado en alambiques de cobre, con una gran riqueza de aromas florales, especial, herbáceos y frutas.

Rakia de frutas

La gran cantidad de sacarosa con la que cuentan las frutas es la causa principal por la que estas son utilizadas en la elaboración de rakia, ya que es un ingrediente básico para la obtención de etanol.

Las frutas deben ser lavadas, molidas, fermentadas, destiladas y envejecidas.

Cómo se elabora el rakia

Para la elaboración del rakia es conveniente utilizar ingredientes maduros y secos. La fruta que se elija debe ser triturada y fermentada. Una vez pasadas estas fases, se introducen en el alambique. Pueden destilarse una o dos veces.

Normalmente, no se deja envejecer demasiado tiempo. El rakia casero suele reposar en frascos de metal o vidrio durante un par de meses a lo sumo. Los elaborados por cervecerías o bodegas suelen envejecer no más de 3 años en barricas de madera. Tras su crianza, el rakia está listo para embotellar y servir.

 

El rakia es para los balcánicos como el tequila para los mexicanos o el vodka para los rusos, una bebida que trasciende el simple hecho de beberla para convertirse en parte de la cultura y de la idiosincrasia de sus respectivos países. Y como en las dos bebidas mencionadas, hay que consumirla con cuidado si no estamos acostumbrados a su alta graduación alcohólica.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2734 veces

Comenta