El mundo del vino en 5 palabras

Cinco términos imprescindibles que todo el mundo debería conocer para entender el vino

Compártelo

Leído › 4472 veces

Desde tiempos inmemoriales, el vino ha ocupado un lugar especial en el tapiz cultural humano. Descrito a menudo como el néctar de los dioses, su complejidad y riqueza ha fascinado a consumidores ocasionales y expertos por igual. Para sumergirse plenamente en su mundo, es esencial familiarizarse con la terminología básica del vino. A continuación, exploramos cinco términos clave que todo entusiasta del vino debería conocer.

1. Terroir: mucho más que tierra

Proveniente de la palabra latina "territorium", que significa tierra, el término "terroir" va más allá de la simple geografía. Aunque en esencia se refiere a la tierra en la que crecen las uvas, el concepto de terroir abarca una red de matices: el clima, el tipo de suelo, la variedad específica de uva y hasta las prácticas agrícolas empleadas en el cultivo de la vid.

Cada región vitivinícola tiene su terroir único, influenciado por factores como su cercanía a masas de agua, bosques circundantes e intervenciones humanas. Esta compleja interacción determina el sabor, aroma y calidad general del vino producido. Por ejemplo, un vino de una zona con un clima extremo puede describirse como de un "terroir complejo".

2. Coupage: el arte de la mezcla

El "coupage" es un término francés utilizado a menudo por los enólogos, y se refiere a la mezcla de varios vinos. El propósito principal del coupage es la refinación; al fusionar diferentes vinos, los enólogos pueden lograr un sabor, aroma o calidad específicos que serían difíciles de obtener con una sola variedad.

Por ejemplo, una mezcla de vino podría combinar la suavidad del Merlot con la robustez del Cabernet, dando como resultado un perfil de sabor único. No es raro escuchar a un entendido elogiar un vino por su "coupage de Merlot y Cabernet".

3. Polifenoles: la ciencia detrás del sabor y el color

Aunque los polifenoles puedan sonar a término de química, su presencia es crucial en el mundo del vino. En esencia, son sustancias químicas presentes en ciertas plantas y maderas, conocidas por sus efectos antioxidantes.

Los antocianinos, responsables del intenso tono rojo de los vinos tintos, y los taninos, que aportan un sabor seco y ligeramente áspero perceptible en la lengua y encías, son dos tipos principales de polifenoles. El té negro sin azúcar es un claro ejemplo de la fuerte presencia de taninos.

4. Estructura: la esencia del vino

La estructura de un vino se refiere a su composición: el equilibrio y disposición de sus diferentes componentes. Factores como el contenido de alcohol, la acidez y los ya mencionados polifenoles son determinantes en la estructura de un vino.

Un vino con una estructura robusta puede someterse a procesos de envejecimiento más largos, tanto en barricas como en botellas. Dichos vinos suelen tener una vida útil más larga. No es raro que un aficionado hable de un vino particularmente bien elaborado de un buen año como de "estructura sólida".

5. Bouquet: la sinfonía de aromas

El término "bouquet" hace referencia al aroma distintivo que un vino desarrolla durante su proceso de envejecimiento. A través del bouquet, se pueden deducir pistas sobre la madurez y calidad del vino. Un vino con un bouquet rico y agradable se considera listo para su consumo.

Las sutilezas del bouquet de un vino provienen de sus procesos de envejecimiento y maduración. Los vinos más viejos, especialmente aquellos de añadas notables, son especialmente valorados por sus exquisitos bouquets.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4472 veces