Bodegas y Viñedos Pradorey celebra las X Jornadas de Teatro Barroco

Miércoles 10 de Julio de 2019

Leído › 876 Veces

Durante los días 19, 20 y 21 de julio el teatro barroco, la gastronomía castellana y el vino serán los protagonistas en Pradorey. La obra escogida para celebrar el X Aniversario de estas jornadas es El Enfermo Imaginario de Moliere, mítica comedia-ballet del barroco francés

Aunque Pradorey tiene siempre la mirada en el futuro en lo que a los vinos se refiere, nunca pierde de vista su pasado, los siglos de historia que ha vivido esta finca de la Ribera del Duero, los personajes ilustres que han pisado sus tierras y los monarcas españoles que, enamorados del lugar, fueron dando forma a lo que hoy es esta finca de enorme riqueza, no sólo vitivinícola sino también cultural. Por eso, un año más (y ya van diez) Bodegas y Viñedos Pradorey celebra las Jornadas de Teatro Barroco, un viaje en el tiempo hasta sus orígenes de forma casi literal.

Y es que quienes acudan los días 19, 20 y 21 de julio a celebrar estas jornadas, podrán disfrutar del teatro de Molière, concretamente de la obra 'El Enfermo Imaginario', última comedia escrita por el dramaturgo francés cuyo argumento se centra en la vida de un hipocondriaco. Puede que sea la obra más conocida del autor por el revuelo que causó su estreno en 1673 en el que el propio Molière interpretaba al protagonista y murió a los pocos días de la representación. Los encargados de representar la obra serán los miembros de la compañía Morboria, premiada con varios galardones en el XXVIII Certamen de Teatro Arcipreste de Hita, mejor montaje escénico y mejor actor, entre ellos. La obra se representa en tres actos como una comedia ballet, con música y danza que animarán las manías del aprehensivo Argán, el enfermo imaginario.  Ya introducidos en el periodo Barroco, llega la hora de la cena, que también rinde homenaje a esta época con un menú que recrea los de entonces. Para el descanso, La Posada Pradorey, edificada en la finca en ese mismo siglo XVII, espera al visitante, ahora sí, con las comodidades de hoy.

Para disfrutar de esta jornada de teatro barroco entre viñedos, Pradorey ha diseñado tres packs para que el visitante personalice su visita como más le plazca y que se pueden adquirir en la página web de la bodega (pradorey.es/teatro-barroco/):

1. Fin de semana barroco: 239 € por persona. Incluye:

  • 2 noches de alojamiento en La Posada de Pradorey con los desayunos de Lope de Vega incluidos.
  • Viernes: Cena – cóctel amenizada con música barroca en directo.
  • Sábado: Visita a la finca y la bodega Pradorey con el propietario. Comida en un asador tradicional de la zona. Entrada Teatro Barroco y Cena Barroca.

2. Jornada de Teatro Barroco: 18 €. Incluye:

  • Visita a la bodega de Pradorey.
  • Entrada Teatro Barroco. Previo al comienzo de la representación se podrán degustar vinos de Pradorey en los Jardines de La Posada y alguna sorpresa más.

3. Entrada Teatro Barroco + Cena Barroca: 55 €.

Como se puede apreciar (y como el propio nombre indica), el Barroco es el motivo de este homenaje, pues fue esta época la que empezó a definir lo que Pradorey es hoy: un lugar fuertemente unido a la historia, la cultura y las artes, y, más adelante, a la gastronomía y los vinos. Todo empezó cuando Isabel la Católica vio el potencial de lo que hoy es la finca de Pradorey, en la Ribera del Duero burgalesa; no lo dudó, la compró y le puso el honorable título de Real Sitio de Ventosilla. Era 1503. Cien años después, el Duque de Lerma mandó construir en esa finca un palacio para hospedar al rey Felipe III. Hoy ese edificio es La Posada, y se ha conservado intacto, con su fachada original del 1600. Este rey, como tantos otros, disfrutaba de una de las artes vivas que por entonces unía a monarcas y plebeyos: el teatro. Y fue Lope de Vega quien acudió a entretenerle con representaciones de sus obras y a pasear por los jardines de la finca en busca de inspiración para escribir otras. Por cierto, los mismos jardines que acogieron a Rubens. Por todo esto y por su buen hacer con el vino, Pradorey es hoy la finca más importante de la Ribera del Duero y en honor a esta historia y en agradecimiento a esta tierra, se convierte durante unos días en corral de comedias, posada de época y reducto de paz para quienes se atrevan a viajar en el tiempo con el buen vino como compañero de viaje.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta