Bodegueros: los artesanos del vino

Jueves 29 de Diciembre de 2016

Leído › 12588 Veces

Un homenaje a la sabiduría y el trabajo de los pequeños bodegueros que elaboran sus propios vinos, desde la viña hasta la mesa

manos trabajo

Desde un punto de vista estrictamente técnico podemos definir a la bodega como la firma o marca comercial de una empresa elaboradora de vino que actúa bajo la dirección del empresario, a través de una sociedad mercantil o como un empresario individual (autónomo). Dicho de otro modo, desde este punto de vista una bodega es una empresa que vende un producto y el bodeguero es el empresario que la dirige.

En estas bodegas, cada vez más se distingue la diferencia entre viticultor, bodeguero y enólogo, hasta el extremo de separar actividades y ponerlas al mando de distintas personas para conseguir una mejor especialización y resultado.

Esto es verdad, y no hay nada malo en ello, pero lo cierto es también que cuando las dimensiones son más reducidas las formas de hacer las cosas cambian. En este artículo queremos realizar un respetuoso homenaje a esas pequeñas bodegas donde la labor del bodeguero resulta fundamental para poder hacer vino.

En estos casos la "bodega" se convierte en el lugar donde se obra el milagro, el templo donde se elaboran los vinos, habitualmente ubicado en el propio viñedo y muchas veces con una larga tradición e historia.

Y el bodeguero sería el creador de esa obra de arte que es el vino: el artesano del vino. La Real Academia Española define al artesano/a como aquella persona que ejercita un arte u oficio para desarrollar productos imprimiéndoles un sello personal, que lo diferencia del obrero fabril.

Nos estamos refiriendo a esos pequeños bodegueros que además de hacer vino les ceden parte de su ser y lo cuidan como si de un hijo se tratase.

Pero como no es lo mismo decirlo que hacerlo, hemos acudido a conocer todos los secretos a una de estas pequeñas bodegas donde sólo hay un modo de hacer las cosas: bien. En un recorrido por Bodegas Noelia Bebelia, nos hemos dado cuenta de los retos a los que se enfrentan cada día estos bodegueros.

Noelia Bebelia

El pequeño bodeguero no descansa, se muestra con vitalidad para controlar todo el proceso de creación del vino. Desde la viña, donde ejerce de viticultor, hasta la presentación de primera mano al público final de su obra, pasando por la estrecha colaboración con el enólogo en la bodega.

El bodeguero es viticultor, es un hombre de campo que ama sus viñas. La figura del bodeguero es imprescindible para entender la viticultura, y las formas en que interviene en todo el proceso se resumen en esa principal atención a la viña.

Él decide las variedades de uva quiere criar, los tiempos que va a dedicar a sus cuidados, la manera en que va a suministrar abono para alimentarlas, los tratamientos que aplicará para curarlas ante las plagas,... y un sinfín de trabajos que se hacen necesarios a lo largo de la vida de la viña.

Todos estos cuidados se verán plasmados en el vino final que se elabore, otorgándoles la calidad y el carácter personal del bodeguero.

En la bodega el bodeguero colabora estrechamente con el enólogo, participando activamente en la creación del vino. El dominio que ejerce el pequeño bodeguero durante la elaboración del vino es el resultado de la experiencia y la intuición desarrollada a lo largo de los años, a menudo siguiendo una larga tradición familiar.

Bodeguero y enólogo

Cuando el vino ya está listo para salir, él es el alma del negocio y el responsable de todo. Aparece entonces como único protagonista y, en ocasiones, se erige además autor en una definición más comercial que práctica, pero que define todo un hacer en la bodega.

En definitiva, el pequeño bodeguero, más allá de un empresario que vende sus vinos, representa la intervención del hombre, sus conocimientos y su experiencia en todo lo que ocurre en la viña y posteriormente en la bodega cuando a ella llega la uva, porque, en muchas ocasiones, el bodeguero ha sido primero viticultor y allí ha demostrado toda su capacidad.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta