Descubren en España el vino más antiguo del mundo: un blanco romano de 2.000 años

Hallado en tumba romana de Sevilla el vino más antiguo jamás identificado

Miércoles 19 de Junio de 2024

Compártelo

Leído › 2349 veces

Un equipo de investigadores ha descubierto el vino más antiguo del mundo en una tumba romana en Carmona, Sevilla. El hallazgo, que data del siglo I d.C., se realizó en una urna funeraria que contenía un líquido blanco que, con el tiempo, ha adquirido un tono rojizo. Tras análisis detallados, los expertos de la Universidad de Córdoba han confirmado que se trata de un vino blanco romano.

La investigación fue liderada por José Rafael Ruiz Arrebola, catedrático del departamento de Química Orgánica de la Universidad de Córdoba, en colaboración con el Ayuntamiento de Carmona. El análisis del líquido incluyó pruebas químicas para determinar su pH, ausencia de materia orgánica, y la presencia de sales minerales y compuestos específicos. Estas pruebas se realizaron en el Servicio Central de Apoyo a la Investigación (SCAI) de la Universidad y se publicaron en la revista Journal of Archaeological Science: Reports.

El factor clave para identificar el líquido como vino fueron los polifenoles, biomarcadores presentes en todos los vinos. Utilizando técnicas avanzadas, los investigadores detectaron siete polifenoles específicos que también se encuentran en vinos actuales de Montilla-Moriles, Jerez y Sanlúcar. La ausencia de ácido siríngico permitió determinar que el vino era blanco, aunque esta ausencia podría ser resultado de la degradación por el tiempo.

El arqueólogo municipal, Juan Manuel Román, destacó que las condiciones de conservación de la tumba, que permaneció sellada e intacta, permitieron que el vino mantuviera su estado natural durante 2.000 años. Esta conservación intacta descartó otras posibles causas de alteración como inundaciones, filtraciones o condensación en la cámara funeraria.

El hallazgo de vino en la urna que contenía los restos óseos de un hombre no es casualidad. En la antigua Roma, las mujeres tenían prohibido consumir vino, una práctica reservada para los hombres. Las dos urnas de vidrio de la tumba de Carmona reflejan esta división de género. Mientras que los restos del hombre estaban sumergidos en vino junto con un anillo de oro, la urna que contenía los restos de una mujer no tenía vino, pero sí tres joyas de ámbar, un frasco de perfume con aroma a pachulí y restos de telas posiblemente de seda.

El vino y otros elementos formaban parte del ajuar funerario, destinado a acompañar a los difuntos en su tránsito al más allá. Este mausoleo, situado junto a la vía que conectaba Carmo con Hispalis (Sevilla), estaba señalizado con una torre para facilitar este propósito. Los restos de Hispana, Senicio y sus cuatro acompañantes no solo han sido recordados dos mil años después, sino que también han aportado luz sobre los rituales funerarios romanos y permitido identificar el vino más antiguo del mundo.

Supera al vino de Speyer (1.700 años de antigüedad)

Este descubrimiento supera en antigüedad a la famosa botella de vino de Speyer, hallada en 1867 y fechada en el siglo IV d.C., que se conserva en el Museo Histórico de Pfalz, Alemania. Aunque la muestra de Carmona no ha conservado las características sensoriales originales del vino, su identificación como tal es un hito significativo en la arqueología del vino y en el estudio de las prácticas funerarias romanas.

El hallazgo del vino en Carmona no solo destaca por su antigüedad, sino también por la información que aporta sobre la vida y costumbres de la antigua Roma. La preservación de este vino, junto con otros objetos en la tumba, ofrece una visión valiosa de los rituales funerarios y las creencias de la época. Además, confirma la sofisticación de las técnicas de conservación y producción de vino en la provincia romana de Bética, especialmente en relación con los vinos actuales de Montilla-Moriles.

El descubrimiento del vino más antiguo del mundo en Carmona es un avance notable en el campo de la arqueología y la enología. Este hallazgo proporciona una ventana única al pasado, permitiendo a los investigadores y al público comprender mejor la rica herencia cultural y las prácticas de los antiguos romanos en Hispania.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2349 veces