Investigadores quieren abrir la (imbebible) botella de vino más antigua del mundo

Jueves 19 de Enero de 2023

Compártelo

Leído › 2619 veces

La botella de vino más antigua del mundo tiene unos 1.700 años de antigüedad y permanece en el Museo Histórico del Palatinado (Alemania)

Aunque los historiadores llevan años debatiendo si se debe abrir la botella de vino de Speyer, que se cree que tiene unos 1.700 años de antigüedad, lo que la convierte en la más antigua del mundo, el debate se reabierto en los últimos días debido al creciente interés de varios investigadores por abrir la botella.

Según afirman algunos expertos, la botella (ánfora) del siglo IV, que permanece desde hace unos 100 años en el Museo Histórico del Palatinado, en Speyer (Alemania), y que se ha mantenido sellada gracias a una mancha solidificada de aceite de oliva y cera –y no con un corcho– en la parte superior, aún puede beberse.

Sin embargo, su aspecto es, cuando menos, sospechoso, ya que la mayor parte del contenido parece sólido, a pesar de que todavía parece haber algún líquido en su interior. Lo que sí está claro es que, seguramente su contenido sea imbebible.

La botella Römische Wein von Speyer (vino romano de Speyer), o vino de Speyer, de 1,5 litros tiene asas con forma de delfín y fue enterrada en la tumba de un noble romano, que data de alrededor del año 325 d.C., cerca de la actual ciudad de Speyer, algo común entre los romanos, que depositaban los cadáveres en sarcófagos con ajuares funerarios, que incluían objetos de uso cotidiano, entre ellos vino.

Durante los últimos años, los investigadores están debatiendo si deben abrirla o no, ya que muchos microbiólogos insisten en que la apertura de la botella podría ser peligrosa, por lo que hasta ahora ningún equipo de investigación se ha atrevido a abrirla. Además, si somos sinceros, una vez abierta, la botella perdería todo valor. Aun así, el debate continúa.

"No estamos seguros de si soportaría o no el choque con el aire. Todavía está líquido y hay quien cree que debería someterse a nuevos análisis científicos, pero no estamos seguros", declaró hace unos años, según Futurism, el conservador del departamento de vinos del museo, Ludger Tekampe.

"Microbiológicamente probablemente no esté estropeado, pero no daría alegría al paladar", aseguró, por su parte, la catedrática de vino Monika Christmann.

En definitiva, hasta que no se abra la botella y se hagan los estudios respectivos, no se sabrá a ciencia cierta si el vino puede ser tomado de manera segura. Habría que encontrar a alguien muy valiente dispuesto a semejante reto.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2619 veces

Comenta