La IA que identifica vinos y combate la falsificación

La nueva era de la autenticación del vino

Lunes 22 de Enero de 2024

Compártelo

Leído › 2100 veces

IA y vinos

La viticultura y la tecnología siempre han mantenido una tensa relación, marcada por la difícil tarea de combinar la tradición y la innovación. Sin embargo, un reciente avance en el ámbito de la inteligencia artificial (IA) promete transformar esta dinámica de manera significativa, especialmente en lo que respecta a la protección de los vinos de alta gama contra la falsificación. Investigadores han desarrollado una IA capaz de identificar la firma química única de un vino, un avance que no solo combate la falsificación, sino que también asiste a los viticultores en su labor.

La creación de esta IA ha sido el resultado de un meticuloso proceso que comenzó con la utilización de la técnica de cromatografía. Esta técnica, explicada por Stéphanie Marchand, profesora y especialista en análisis químico y sensorial en el ISVV de Bordeaux, implica separar los componentes del vino para analizarlos detalladamente. Los datos obtenidos de esta separación fueron enviados a un equipo en Ginebra, dirigido por el profesor Alexandre Pouget, quien desarrolló un algoritmo que dio vida a esta inteligencia artificial.

El proyecto ha contado con la colaboración de 80 châteaux del Bordelais, proporcionando muestras de botellas de vino de diferentes añadas, desde 1990 hasta 2012. Estas botellas, desprovistas de cualquier identificación salvo un código numérico, permitieron a la IA determinar con un 100 % de fiabilidad el terroir de cada muestra. Este logro representa no solo años de trabajo conjunto entre expertos, sino también un avance significativo en la autenticación y protección de los vinos.

A pesar de estos avances, la comercialización de esta IA en una aplicación aún no es una realidad inmediata. Como señala Stéphanie Marchand, este desarrollo se encuentra en sus etapas iniciales y queda mucho camino por recorrer. Sin embargo, la aplicación potencial de esta tecnología es vasta. Las organizaciones profesionales podrían emplearla para garantizar la autenticidad de los vinos y también para ofrecer a los viticultores datos precisos que les ayuden a mejorar sus técnicas de cultivo y vinificación.

Un interrogante que surge es si esta IA podría representar una amenaza para los enólogos y sommeliers. Sin embargo, la perspectiva de que una máquina reemplace la experiencia sensorial y emocional humana en la degustación de vinos parece lejana. A pesar de la eficiencia de la IA en el procesamiento de datos, esta carece de la capacidad de experimentar emociones, un aspecto fundamental en la apreciación del vino.

Este desarrollo tecnológico en el campo de la viticultura subraya la creciente importancia de la integración de la inteligencia artificial en diversos sectores. Al ofrecer una herramienta poderosa para combatir la falsificación y mejorar las prácticas de cultivo, esta innovación no solo protege el legado y la calidad de los vinos de renombre, sino que también abre nuevas posibilidades en la gestión y el análisis de la producción vitivinícola. A medida que la tecnología avanza, será fascinante observar cómo se adapta y se integra en un sector tan arraigado en la tradición como es la viticultura.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2100 veces