Bodegas Fernando de Castilla presenta su Fino en Rama

Esta exclusiva saca sólo dispone de 3.600 botellas que se venderán por cupos

Escrito por

Lunes 29 de Abril de 2024

Compártelo

Leído › 3120 veces

La bodega Fernando de Castilla, fundada en 1837, se ubica en el corazón del jerezano barrio de Santiago. En 1999 fue adquirida por el noruego Jan Pettersen, quien la dotó de una perspectiva internacional, estando en la actualidad presente en más de cincuenta países de todo el mundo. Posee un amplio portfolio de vinos, presidido por las gamas de jereces Classic, Antique y Singular, además de una exclusiva colección de Brandy de Jerez, vinagres y vermús.

La bodega jerezana Fernando de Castilla ha presentado esta mañana la saca de primavera 2024 de su Fino en Rama, un exclusivo vino del que únicamente saldrán al mercado tres mil seiscientas botellas. El vino es una selección de ocho botas escogidas personalmente por Jan Pettersen –propietario de la bodega-, de entre las más de trescientas que forman parte de las soleras de Fino Classic y Fino Antique, las dos gamas de jereces que envejecen a escasos metros de la jerezana iglesia de Santiago.

Según Pettersen –de origen noruego, pero afincado y vinculado al Jerez desde los años 80 del pasado siglo-, "tras el éxito de la saca del pasado año, continuamos en esa línea de combinar las virtudes de lo que ya de por sí son dos grandes vinos, como el Fino Classic y el Fino Antique. De esta manera, en este Fino en Rama Fernando de Castilla 2024 tenemos el brío y la franqueza de Classic y la estructura y complejidad de Antique, dando como resultado un fino único, muy jerezano, por lo que profundizamos aún más en esa búsqueda y recuperación de lo que los buenos aficionados recordarán como los grandes finos que se embotellaban en el pasado siglo".

Para obtener esta tipología de finos influye de manera determinante la climatología del año y como el paso de las estaciones ha ido afectando al velo de flor. En este caso, las temperaturas suaves y el grado de humedad elevado de meses anteriores han propiciado una crianza intensa, con un velo de flor muy desarrollado que ha protegido el vino al máximo de la oxidación, que se ha traducido en un perfil de vino más puro, más fino y muy representativo de su tipología más auténtica.

Hasta el año 2022, este vino se regía por un sistema dinámico de llenos, marcado por la demanda del mercado. A partir del pasado año, el Fino en Rama pasó a un sistema finito de saca limitada, determinado por un criterio enológico de excelencia. Según precisa el bodeguero, "después de un proceso continuo e intenso de registro de las botas sólo seleccionamos aquellas que cumplen con el perfil buscado y cuando la saca se agote, tocará esperar hasta el año siguiente, de esta manera buscamos preservar un estilo muy determinado".

En cualquier caso, la bodega reservará de cada saca un cupo propio que envejecerá en sus botelleros, con la intención de organizar catas verticales en un futuro, cuando ya se pueda apreciar plenamente la noble y enriquecedora evolución de los vinos de crianza biológica, una de las tendencias más en boga últimamente en el mundo del Jerez.

El vino tiene una vejez media de seis años y, dado el éxito de la saca del pasado año, se comercializará bajo un sistema de cupos limitados. El origen de los sobretablas que alimentan el sistema de criaderas y soleras de Fernando de Castilla provienen del histórico pago jerezano de Añina, caracterizados por su equilibrio entre una notable finura y una singular verticalidad muy mineral, a la vez que son vinos también sedosos, untuosos y persistentes.

En la cata, el Fino en Rama Fernando de Castilla 2024 es dorado intenso, muy límpido y brillante, con la flor muy presente en nariz, fresco, con notas de panadería y matices de mantequilla. En boca es ligero, eléctrico, con presencia de manzana verde, algo de almendra cruda y yodo, propiciando un paso sápido, mineral, seco y persistente.

Como el pasado año, la etiqueta es obra del estudio Misiva, con el artista y diseñador Hugo Zapata al frente. En esta ocasión, la ilustración que preside la botella está centrada en una cepa de palomino, con la idea de transmitir la importancia que desde la histórica bodega jerezana se le otorga al cuidado de la viña y la influencia determinante de la variedad palomino y las tierras albarizas en la tipicidad de sus vinos.

El vino se ha presentado en el transcurso de un acto celebrado en la bodega al que han asistido representantes institucionales, periodistas especializados, hosteleros y profesionales del mundo bodeguero. El fino se ha maridado con ostras MarConil, además de los ibéricos de Aljomar y los picos y regañás de Obando.

Un artículo de Carlos M. Montero
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3120 veces