Los vinos ecológicos a concurso

Hoy vamos a intentar explicar para todos aquellos que no son del mundo del vino que es esto de los vinos ecológicos porque, lamentablemente, hay mucha controversia y mucha información cruzada. Vamos, que se pone de manifiesto eso de oír campanas y no saber dónde.

Javier Campo

Viernes 03 de Mayo de 2024

Compártelo

Leído › 2847 veces

Es un gran placer poder formar parte de la familia de Ecoracimo y poder contar en primera persona que es este concurso y que es esto de los vinos ecológicos para que la gente de a pie lo entienda y sepa diferenciarlo de otros tipos de vino. Primero os explico un poco que es el concurso en si mismo. Ecoracimo nace hace ya 25 años y en estas "bodas de plata", después de varias intentonas he podido asistir como parte del jurado.

Está organizado por el Ayuntamiento de Montilla, la Diputación de Córdoba y Ecovalia. Esta última entidad es la Asociación Profesional Española de Producción Ecológica y trabaja desde hace más de 30 años por la ecología en nuestro país a pesar de que sea muy poco conocida. Es curioso porque en España el tema de los vinos ecológicos se confunde con otro tipo de vinos como los naturales o los biodinámicos y, en cambio, en otros países europeos o no, ya hace años que entienden como funcionan los procesos de elaboración y lo que ello aporta a nuestro medio ambiente.

El objetivo básico del concurso es dar a conocer y fomentar el consumo de este tipo de vinos. Esto me gusta simplificarlo porque ya sabéis lo que opino de ciertos concursos que aglutinan un batiburrillo de vinos y cuantos más se inscriban mejor, para la organización, claro.

Detrás de Ecoracimo hay un objetivo claro y conciso: el consumidor debe saber que se pueden hacer buenos vinos y vinos ricos, que huelen bien y saben bien y, además, están elaborados con métodos que reducen el impacto medioambiental. Probamos más de 300 referencias de muchos puntos del país entre vinos, vinagres y vermuts. La enorme mayoría de muy buena calidad. De aquí salieron 13 Grandes Oros, 31 Oros y 24 Platas y que podéis consultar en el siguiente enlace a Ecoracimo 2024.

Ecoracimo es uno de los más prestigiosos y antiguos de los concursos de vinos ecológicos en España y, que se haga en Montilla tiene todo el sentido. Primero y más obvio es que fue aquí donde se gestó la idea y segundo porque Córdoba fue una de las pioneras en fomentar la agricultura ecológica, la investigación, la experimentación y la formación. Y en lo que a la experimentación se refiere, hablaremos un poco más adelante.

Antes de cerrar el paréntesis en lo que se refiere al concurso, cabe destacar el homenaje que se dio a Doña Isabel Mijares, que fue nombrada Catadora de Honor de Ecoracimo a título póstumo por participar en todas y cada una de sus ediciones y de la cual no caben sino elogios por su más que conocida trayectoria y reconocimiento en el mundo del vino.

¿Qué son los vinos ecológicos?

Son aquellos que en su elaboración no utilizan productos fertilizantes, herbicidas, pesticidas ni fungicidas de síntesis química, sustituyéndolos por productos naturales. Son vinos fermentados con levaduras autóctonas. Reducen o eliminan la utilización del sulfuroso. La clarificación y la filtración es con medios naturales. Se tiene en cuenta el embotellado, el tapón, las etiquetas, las cápsulas, la gestión de residuos y varias cosas más que tiene que ver con la sostenibilidad, con la huella que dejamos en el medio ambiente, con la proximidad y con muchos conceptos que tienen todo el sentido y que no siempre tenemos en cuenta a la hora de llevarnos un vino a la boca. Los orgánicos son lo mismo, por si no lo teníamos claro.

No hay que confundirlos con los vinos veganos que se diferencian básicamente en algún ingrediente de origen animal o no y que puede elaborarse de manera ecológica o no. Si alguien piensa en que producto animal puede utilizarse en un vino os pondremos de ejemplo la albumina de huevo y que se utiliza en la clarificación. No. No se pone un solomillo en la barrica.

El vino biodinámico tiene un enfoque parecido al ecológico, pero hay que añadir un componente un tanto espiritual y místico y que tiene muy en cuenta el calendario lunar, la tierra como ecosistema completo y autosuficiente y las prácticas holísticas como la utilización de cuernos de vaca rellenos de composta para estimular la macrobiótica, regular el PH y la disolución de minerales pesados.

En los vinos naturales hay menos intervención aún. También hay cuidado de los productos químicos, la fermentación es espontanea con levaduras autóctonas, no se clarifica, no se filtra, no se añaden sulfurosos, no se corrige azucares, ni acidez, ni taninos, ni alcohol y se vendimia siempre a mano. Estas son algunas de las características más destacadas, aunque hay más y menos también.

Naturales: la esencia del vino sin intervención

Un referente en sostenibilidad y ecología desde los años 90

Ahora que ya tenemos un poco más claro que son los vinos ecológicos me gustaría hablaros de alguien que se dedica en cuerpo y alma a la sostenibilidad y a la ecología en sus vinos desde los años 90 y que, hoy en día, es un referente en este tipo de cultivo y un ejemplo en el que verse reflejado por muchos estamentos, administraciones y bodegueros de todo el planeta.

Estamos hablando de Francisco Robles, de Bodegas Robles en Montilla. Una persona que ha llevado la ecología por bandera convirtiéndola en una máxima en todos y cada uno de sus vinos. Obviamente, su bodega, es puramente funcional en lo que a lo ecológico se refiere, pero no hechas de menos la ostentosidad de muchas otras bodegas importantes de España que tienen una edificación muy vistosa, pero con menos alma. Robles tiene alma.

Los premios y reconocimiento a su trabajo son incontables y os lo digo con conocimiento de causa ya que he podido comprobar con mis propios ojos que nos falta pared para verlos todos. A destacar su reconocimiento por el Ministerio de Medio Ambiente como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español, Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica, Premio Enoturismo Ruta del Vino de España, Premio Andalucía de Agricultura y Pesca y así, podríamos seguir. Es colaborador de la UCO, Universidad de Córdoba y es visitado y seguido por el personal técnico del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación como referente en el cultivo de sus tierras.

La cubierta vegetal en sus viñedos, van más allá de dejar crecer la hierba. Digo esto porque he visto y vivido viñedos que tienen cubierta vegetal, y es que están descuidados por decirlo de alguna manera suave. La importancia de la cadena trófica, los arboles frutales rodeando la viña, las flores, los insectos y las aves. Todo tiene sentido. La viña está preciosa y las hojas desprenden vida. Autosuficiencia con placas solares y la última "ocurrencia" es hacer un lago artificial que recoge el agua de lluvia, la acumula en tinajas y después reutiliza. Y así podríamos seguir, con detalles que parecen pequeños pero que engrandecen su trabajo y, sobre todo, su resultado.

En esta edición de Ecoracimo, se ha llevado Grandes Oros, Oros y Platas como podréis ver en el enlace que os hemos mostrado al principio del reportaje. Pero no es de extrañar. Francisco Robles es un visionario. Sus resultados en la vitivinicultura ecológica, también se han visto recompensados en los Premios Ecovino, entre muchos otros concursos. Pero sobre todo pone de manifiesto que, hacer buenos vinos no esta reñido con cuidar el medio ambiente, aunque sea más difícil. Lo bueno de todo esto, es que lo puedes comprobar. Tan solo pon un poco de uno de sus vinos en una copa, pruébalo y luego, me lo cuentas.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2847 veces