Mi vino tiene gusto a luz

Que algo tenga gusto a luz en esta época en que se busca desesperadamente la iluminación (?) podría hacernos pensar que es algo positivo. Sin embargo, el «gusto a luz» se trata de un defecto desarrollado durante una mala conservación de los vinos

Escrito por
Compártelo

Leído › 4241 veces

¿Qué vinos pueden desarrollar gusto a luz?

Vinos blancos, rosados e incluso espumosos al embotellarse frecuentemente en envases transparentes son más propensos a desarrollar este defecto, ya que el vidrio cuanto más claro permite más fácilmente el paso de la luz, que por una reacción fotoquímica transforma compuestos químicos presentes naturalmente en los vinos, especialmente la rivoflavina (vitamina B2).

Esto no ocurre tan fácilmente en las botellas de vidrio color verde, ámbar o más oscuras que por lo general son elegidas para embotellar vinos con capacidad de guarda.

Entonces, ¿Por qué se utilizan botellas transparentes?

Los productores son muy conscientes de esta situación y sólo utilizan este tipo de botella transparente para vinos jóvenes, de consumo rápido, ya que sin dudas la gran gama de color que vinos blancos y rosados pueden desarrollar es muy llamativa y se convierte en una buena estrategia de marketing que permite distinguir nuestro producto del resto.

También vale aclarar que ninguna reacción o alteración de los vinos es instantánea, sino que por lo general se producen en un tiempo prolongado expuestos a la misma condición.

Sin dudas, si adquiero un vino con botella transparente que ya tiene 5 o 6 años expuesto continuamente a la luz, no debería resultarme extraño encontrarme que desarrollo «gusto a luz».

¿Cómo reconocer el gusto a luz?

Podemos reconocer el «gusto a luz» principalmente en las fases visual y olfativa. A la vista, cuando comienza a desarrollarse el defecto podemos notar una perdida de color y luego se notará un pardeamiento del vino, colores amarillos muy oscuros e incluso ámbar. En nariz notaremos que el vino ha desarrollado aromas que recuerdan a las coles hervidas, lana mojada, cebolla o ajo, perdiendo frescura y frutalidad.

Este post fue publicado originalmente en laumalbec.com

Un artículo de Lau Malbec
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4241 veces