Las marcas de cosmética natural apuestan por los beneficios del vino

Úrsula Marcos

Viernes 15 de Julio de 2022

Compártelo

Leído › 2680 veces

hombre maduro se pone crema en la cara

Los consumidores son cada vez más conscientes en sus decisiones de compra y buscan productos de calidad y sostenibles. Las marcas de cosmética natural están en pleno auge gracias a estas nuevas tendencias de consumo. Estas empresas apuestan cada vez más por desarrollar cosmética hecha con vino. Sus propiedades no han pasado desapercibidas y la vinoterapia, antes limitada a spas y centros de estética, ha llegado a los hogares para quedarse.

Por qué cada vez hay más cosmética hecha con vino

Ahora lo llamamos vinoterapia o enoterapia, pero las propiedades del vino se han utilizado para tratamientos de belleza desde la antigüedad. En la Roma y Grecia clásica se conocían estos beneficios, al igual que en las cortes europeas, que usaban la uva y el vino en las rutinas de belleza de reyes y nobles.

Cada vez se conocen mejor los muchos beneficios que la uva y el vino tienen para la piel y el cabello. Las marcas de cosmética natural son las que están confiando en mayor medida en I+D para extraer las mejores propiedades del vino. Aunque también podemos encontrar cosmética hecha con vino en marcas tradicionales.

Beneficios del vino en la piel

La clave está en el gran poder antioxidante del vino. Diversos estudios avalan la eficacia de los tratamientos a base de vino para cuidar la piel. Se han identificado diversos componentes del vino que ayudan a combatir el envejecimiento celular provocado por los radicales libres.

Polifenoles

Son compuestos químicos presentes en los vegetales y en una gran concentración en el vino, sobre todo el tinto.

En cuanto a sus beneficios sobre la salud, destaca su carácter cardioprotector. Además, los compuestos fenólicos actúan como protectores frente a la acción del sol y sus radiaciones dañinas. Los polifenoles colaboran en la prevención tanto del envejecimiento celular como de las enfermedades crónicas de la piel.

Resveratrol

Uno de los fenoles más importantes para la cosmética es el resveratrol. Tiene un gran poder para acabar con las manchas de la piel y para prevenirlas. Además, ayuda a regular la grasa de la piel, combatir el acné y otros problemas derivados del exceso de sebo.

También se utiliza para paliar la irritación cutánea y las rojeces. Por último, el resveratrol contribuye a aumentar la producción de colágeno, lo que resulta en una piel más elástica e hidratada. Es, por tanto, un gran aliado para conseguir una piel firme y con menos arrugas.

Flavonoides

Estos pigmentos naturales son una buena barrera contra las radiaciones solares y protegen de agentes contaminantes a los que tan expuestos estamos en los ámbitos urbanos. También cuentan con un efecto antibacteriano que ayuda a mantener la salud de la piel. Su acción antioxidante también está ampliamente descrita.

Vitaminas

El vino es rico en vitaminas A, B, C y E. Además del vino, estas vitaminas se encuentran en las uvas y el aceite de semillas de uva es muy utilizado en cosmética por su acción en la piel. Las vitaminas presentes en el vino hacen que la piel se vea más luminosa y nutrida.

Cómo ayuda la enocosmética a los cuidados de la piel madura

Los beneficios de la cosmética a base de compuestos del vino son aún mayores en las pieles maduras. Al contrario de lo que pueda pensarse, el vino blanco también se utiliza en la industria dermocosmética y podemos encontrar cosméticos elaborados con vino ribeiro, entre otros ejemplos.

Los cuidados de la piel madura basados en la enocosmética, aportan beneficios únicos para la piel, en una etapa en la que la nutrición y la hidratación son imprescindibles para lucir un aspecto saludable.

La piel madura se beneficia de los grandes antioxidantes del vino: polifenoles, resveratrol y flavonoides. Los principales efectos que se notan al utilizar enocosmética en pieles maduras son:

Frena el envejecimiento celular

El poder antioxidante del vino ayuda a frenar la acción de los radicales libres y, por tanto, ralentiza el envejecimiento de las células.

Mejora la elasticidad

El vino en enocosmética sirve para estimular la producción de colágeno en la dermis. Esto se traduce en una mayor elasticidad de los tejidos. La piel se ve más firme, joven y luminosa. El colágeno contribuye a que aparezcan menos arrugas y atenúa las ya existentes.

Favorece la circulación

El vino funciona como vasodilatador y ayuda a reactivar la circulación. Esto es fundamental para contar con una piel bien oxigenada y nutrida.

Tonifica

El vino blanco cuenta con propiedades tonificantes que ayudan a limpiar la piel, volverla más luminosa y protegerla de las agresiones ambientales provocadas por la contaminación, el humo o el sol.

Brillo en el cabello

Los beneficios de la enocosmética también se aplican al cuidado del cabello. El vino aporta brillo y fuerza, sobre todo en cabellos apagados y finos. Los productos a base de vino tinto también potencian el color moreno y castaño del cabello.

 

Las marcas de cosmética natural están sabiendo aprovechar las múltiples propiedades del vino para crear productos que nos ayudan a sentirnos mejor tanto por dentro como por fuera.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2680 veces

Comenta