María Luisa Regaña: “Es un gran reto el acercar la mujer a la viticultura”

Carolina Buján

Viernes 04 de Marzo de 2022

Compártelo

Leído › 2144 veces

La primera presidenta de la DO Ribera del Guadiana nos adelanta su ambiciosa estrategia para el Consejo Regulador

María Luisa Regaña

María Luisa Regaña es la primera presidenta mujer de la DO Ribera del Guadiana. Llega con nuevos objetivos y una hoja de ruta común para el equipo que busca resultados duraderos. Entre los desafíos principales se encuentran la tecnología aplicada a la gestión del regadío, la viticultura como profesión con futuro y la profesionalización del sector.

¿Alguna vez se había planteado ser presidenta de la DO Ribera del Guadiana? ¿Ha sido muy duro el camino para llegar aquí?

Ser presidenta de la DO no era un objetivo específico del desarrollo de mi carrera profesional. Era una opción, entre otras, de las que se presentan en el camino, y que forma parte del trabajo realizado cada día en relación con el sector vitivinícola.

Todo camino es llevadero e incluso se disfruta cuando ha sido tu elección el realizarlo, máxime cuando esa elección es por vocación y se toma con el convencimiento de que tu aportación será positiva. No obstante, existen tramos de mayor dificultad, que se superan estando preparado para ellos y sabiendo transformarlos en una oportunidad.

Como nueva presidenta, ¿cuáles son sus principales objetivos y acciones para la DO Ribera del Guadiana?

El primero, que el nuevo Consejo Regulador forme un equipo con objetivos comunes en beneficio de todos y con resultados que se mantengan en el largo plazo.

Hay que conseguir que el consumidor final identifique los vinos de Ribera del Guadiana, y los distinga del resto. El asociarlos a nuestro rico patrimonio gastronómico, histórico, cultural, arquitectónico y de naturaleza es una exclusividad que hay que potenciar.

Por otro lado, la profesionalización del sector es fundamental para el mantenimiento de la viticultura, asegurando el relevo generacional. Es obligación de todos los actores que de algún modo intervenimos en el sector, contribuir a que la viticultura sea considerada como una profesión con proyección de futuro. Es un gran reto el acercar a la mujer a la viticultura, como agente fijador de la población a nuestros territorios en riesgo de despoblamiento.

Tenemos cuatro años para andar el camino y esta es la primera hoja del cuaderno de ruta del Consejo Regulador.

Entre los principales desafíos a superar en el sector del vino, ¿se encuentra la tecnología y el cambio climático en el plan estratégico de la DO Ribera del Guadiana? ¿Cuáles serían sus propuestas?

La tecnología, aplicada a una gestión eficaz del agua de riego en una zona de escasa pluviometría como nuestra zona, es fundamental para el nuestro futuro. En términos de sostenibilidad, el uso de plaguicidas y fungicidas no es tan importante, ya que nuestros viñedos son prácticamente ecológicos debidos a los escasos tratamientos que se dan. En ambos casos, la formación en el uso eficiente del agua y de los productos fitosanitarios es mi propuesta.

Recientemente se han cerrado los datos de comercialización 2021, ¿cómo han ido para la DO Ribera del Guadiana?

En la actualidad la Denominación de Origen tiene certificada 26 bodegas con una estructura organizativa compuesta de 7 personas totalmente consolidada como lo demuestra la acreditación que tiene como Entidad de Certificación y como laboratorio de ensayo organoléptico ante ENAC.

En cuanto a su situación, con la crisis del COVID, se perdió un 30% de la certificación de botellas, de las cuales solo se ha podido recuperar un 8%, cerrando el año 2021 con un total de 8.000.000 de litros certificados.

Esperamos que una vez se acaben las restricciones sanitarias, unidos a los Planes de Promoción que vamos a poner en marcha se pueda volver en este año a los niveles Precovid.

Además, esperamos que este año la Unión Europea apruebe la modificación que tenemos presentada, que nos permitirá comercializar bajo la Denominación de origen "Ribera del Guadiana" vinos espumosos y de aguja, lo cual impulsara la cifra de certificación

Finalmente, la UE declara como no cancerígeno el vino. ¿Qué le parece esta noticia? ¿Qué repercusiones tendría para su DO si hubiera pasado lo contrario?

El considerar "solo" el Consumo de vino como cancerígeno, aparte de dañar la imagen de un sector tan importante como es el del Vino, no se ajusta a la verdad como lo atestiguan numerosos informes, que demuestran que un consumo moderado no solo no perjudica, sino que es benéfica la salud.

Por ese motivo, el considerar un consumo excesivo como nocivo, viene a dar la razón a los mensajes que desde el sector se han estado enviado que recomendaban siempre un consumo responsable del vino.

Otra consideración hubiera representado un auténtico desastre para el sector, no solo en términos de imagen, sino que le hubiera privado de acceder a los fondos de promoción que hay para el sector, ya que la Comisión no es partidaria de promocionar productos que puedan ser un riesgo para la salud.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2144 veces

Comenta