¿Con qué vino la comida china? Los mejores platos chinos y su maridaje con vino

Vilma Delgado

Martes 20 de Julio de 2021

Compártelo

Leído › 2789 veces

Cada vez somos más aficionados a descubrir el patrimonio gastronómico de otros países y culturas. La comida típica de China fue una de las primeras en afianzarse en nuestro país y es una de las más populares, tanto para degustar en restaurantes como en nuestros hogares. 

Tomar vino en la comida es una costumbre muy arraigada y los platos chinos no son una excepción en este maridaje. Acompáñanos en este viaje por los mejores platos de comida china y su maridaje ideal con vino.

Los mejores platos de comida china: ¿maridan con vino?

La comida china cuenta con multitud de platos típicos que por supuesto podemos maridar con vinos. Los platos típicos chinos que han cruzado las fronteras del país asiático se caracterizan por sus sabores intensos, por lo que hay que elegir cuidadosamente los tipos de vino para disfrutar del conjunto de forma equilibrada.

China es un país enorme y existe una gran variedad de platos chinos. En algunas zonas predomina la cocina con arroz, mientras que en otras la pasta se lleva el protagonismo. Lo que no falta es el umami, ese sabor contundente que necesita de vinos refrescantes que acompañen sin perder su personalidad y que aligeren el festín. Por eso, los vinos blancos, rosados y tintos jóvenes son los más adecuados para acompañar los mejores platos de comida china.

Dumplings

Las empanadillas chinas, llamadas también dim sum o dumplings, son uno de los platos típicos que más se han internacionalizado. Se trata de una masa de trigo cocida al vapor y rellena de verduras y alguna proteína, como gambas, pollo o carne picada. Para acompañar este entrante te recomendamos un vino blanco seco. Las mejores variedades de uva para este plato son la chardonnay, merlot, pinot noir o cabernet sauvignon. Si prefieres la aventura, prueba a maridar los dumplings con un espumoso. Un cava brut nature es una combinación ideal.

Pato Pekín

La carne de pato es muy apreciada en la gastronomía china y la receta estrella es el pato Pekín o pato laqueado. Un tinto joven es la mejor opción para acompañar este plato. Te sugerimos que pruebes con vinos de variedades autóctonas del Levante español como la bobal o la monastrell. Si prefieres una combinación más clásica, apuesta por un joven de syrah o cabernet sauvignon.

Chow mein

Los fideos chinos salteados son uno de los platos chinos más versátiles. Se pueden acompañar de verduras, mariscos y carnes. Para esta receta te recomendamos un vino rosado de aguja o un blanco monovarietal de moscatel

Si los fideos son picantes, prueba con blancos de acidez marcada y redondos en boca, de variedades como la viognier.

Costillas de cerdo

En la cocina china existen muchos platos agridulces y caramelizados. Las costillas de cerdo, jugosas y tiernas maridan a la perfección con vinos blancos de Rueda y con los blancos elaborados con uva verdejo o pinot grigio. Los tintos jóvenes afrutados contrarrestan el picante y acompañan a la carne de cerdo de forma magistral. Te recomendamos un joven de garnacha o un pinot noir.

Arroz tres delicias

El arroz tres delicias y el arroz frito piden un vino ligero, refrescante y de baja graduación alcohólica. Acompaña el arroz con un lambrusco o con un vino de aguja blanco y bien frío. También son perfectos los vinos blancos afrutados de variedad chardonnay o sauvignon blanc. Si prefieres un tinto, opta por un merlot.

Pollo Kung Pao

Este plato típico de Szechuan tiene sabores muy intensos y contundentes. Su mezcla de picante, salado y ácido requiere de vinos ligeros y sin matices acusados. Un blanco de pinot grigio es tu mejor opción. Si prefieres un espumoso, te recomendamos que escojas un cava semiseco.

¿Y por qué no probar un vino chino?

China es el sexto país en producción de vino y el cuarto en consumo. Aunque sus vinos son unos grandes desconocidos aún, cada vez es más fácil adquirirlos en internet y probarlos gracias a las tiendas especializadas. Incluir algún vino chino en tu maridaje te ayudará a dar un efecto sorpresa y a conocer un mercado que está en fase de expansión.

La cocina oriental es potente en sabores y aromas. Por eso hay que maridar con vinos que no resten protagonismo a los platos, pero a la vez ayuden al paladar a refrescarse y limpiarse entre cada plato. 

Los platos chinos son muy variados y para que tu maridaje sea exitoso es fundamental diseñar el menú de menos a más. Comienza con platos más delicados como las empanadillas y culmina con alguna de sus exquisitas carnes asadas. El maridaje con vinos espumosos es una garantía de acierto, por su ligereza, acidez y por las burbujas. Pero la última palabra la tienes tú y arriesgarse con tintos con poca barrica o con referencias marcadamente afrutadas puede ser una combinación ganadora.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2789 veces

Comenta