Descubierto el origen de la domesticación de la vid

Jueves 17 de Septiembre de 2020

Compártelo

Leído › 23271 veces

Un estudio genético descubre cuáles fueron las primera vides domésticas y su evolución hasta las variedades actuales

Relaciones genéticas de primer orden detectadas para variedades de uva cultivadas y silvestres muestreadas en Montenegro.

La viticultura global ha evolucionado siguiendo las tendencias del mercado, provocando la pérdida de diversidad de cultivos y prácticas tradicionales. En Montenegro, la viticultura moderna coexiste con una viticultura tradicional que aún mantiene prácticas antiguas y explota cultivares locales. Como resultado, esta región brinda una oportunidad única para explorar procesos que aumentan la diversidad genética.

Para evaluar la diversidad de las vides montenegrinas y los procesos involucrados en su diversificación, un equipo internacional multidisciplinar liderado por investigadores del ICVV y la bodega 13 Jul Plantaze recolectaron in situ 419 muestras en todo el país, que incluyeron tanto plantas antiguas cultivadas en viejos huertos como vides que crecían silvestres en la naturaleza, supuestamente de la subespecie sylvestris, antecesora de la vid cultivada o sativa, a la que pertenecen las variedades de vid. También se incluyeron en el estudio 57 variedades locales conservadas en una colección de vid. Los ADN de cada una de las plantas muestreadas fueron posteriormente analizados en el ICVV y comparados con su base de datos de SNP, única en el mundo por sus dimensiones.

Se obtuvieron 144 perfiles genéticos diferentes, que fueron sometidos a análisis de estructura genética. Sorprendentemente, estos análisis revelaron varias supuestas proto-variedades, formas intermedias en el camino de convertirse en variedades cultivadas. El proceso de domesticación en la vid comenzó hace 8000 años, durante el Neolítico, y produjo un continuo de poblaciones de plantas, desde individuos silvestres explotados hasta domesticados iniciales y poblaciones cultivadas, pero en la actualidad no se espera encontrar representantes de los primeros. En este estudio se observaron plantas de la subespecie sylvestris que se habían puesto en cultivo, para lo cual se habían multiplicado vegetativamente por estaquillas, una de las características necesarias para su consideración como variedad.

Por otro lado, también se encontraron ejemplares de vid cuya constitución genética es intermedia entre la sylvestris y la sativa, tanto en el material recolectado como cultivado, en viñedos y huertos, como en el material recolectado como silvestre, indicando que existe aún flujo genético entre las subespecies. Estos híbridos entre las dos subespecies posiblemente fueron muy importantes en muchas zonas vitícolas, en especial en la Península Ibérica, donde las vides silvestres contribuyeron de manera importante al acervo genético de las variedades cultivadas.

Todos estos hallazgos representan vestigios de los primeros pasos de la generación de nuevas variedades o incluso eventos secundarios de domesticación de la vid silvestre.

Aunque no es una variedad originaria de Montenegro, un caso muy interesante de constitución genética intermedia entre sylvestris y sativa también observado en este estudio es la conocida variedad Savagnin, muy extendida por toda Europa, incluida España. Savagnin es una progenitora de muchas variedades de la Península Ibérica, como Verdejo, Godello o Maturana Blanca. Estudios paleogenómicos han demostrado recientemente que Savagnin se cultiva desde al menos 900 años.

El estudio también ha permitido revelar la estructura varietal y la historia vitícola de Montenegro. El estudio genético identificó más de 100 genotipos correspondientes a vides cultivadas, lo que representa una sorprendente diversidad para uno de los países europeos más pequeños. Parte de esta alta diversidad refleja la propia historia local que indica múltiples e intensos eventos de introducción de vides procedentes de diversas regiones vitivinícolas en diferentes momentos. Otro importante acervo genético detectado incluye muchas variedades autóctonas, algunas al borde de la extinción, vinculadas en una red de parentescos compleja donde dos variedades (Razaklija y Kratošija) jugaron un papel primordial en la generación de variedades autóctonas. Razaklija es una variedad de mesa antigua de origen turco, mientras Kratošija es una variedad de la que existen registros en Montenegro desde el siglo XV y que es conocida en Italia como Primitivo y en EEUU como Zinfandel.

Estos hallazgos acaban de ser publicados en la revista 'Scientific Reports' (editada por Nature) en un artículo que describe cómo el análisis genético de vides en este país balcánico revela la pervivencia de variedades muy similares a las primitivas y todavía capaces de generar diversidad en Vitis vinífera (vid).

Fuente: ICVV Referencia: www.nature.com/articles/s41598-020-71918-7
Maraš, V., Tello, J., Gazivoda, A., Mugoša, M., Perišić, M., Raičević, J., Štajner, N., Ocete, R., Božović, V., Popović, T., García‑Escudero, Enrique Grbić, M., Martínez‑Zapater, J.M. and Ibáñez, J., (2020) Population genetic analysis in old Montenegrin vineyards reveals ancient ways currently active to generate diversity in Vitis vinifera. Scientific Reports 10, 1–13.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 23271 veces

Comenta