Así se puntúan los vinos en concursos y guías

Jueves 30 de Noviembre de 2017

Leído › 3493 Veces

Poner un número a una sensación no es trabajo fácil, pero con este método la tarea puede resultar un poco más sencilla

A la hora de valorar un vino no es suficiente con la expresión oral o escrita del mismo. Es necesario cuantificar de alguna manera la calidad de un vino.

Para reflejar los juicios de las catas individuales o colectivas, con objeto de eliminar vinos de calidad deficiente, de seleccionar los mejores vinos, de clasificar por orden de calidades el mismo tipo, para determinar la tipicidad de un vino de una zona amparada con Denominación de Origen, o simplemente para evaluar un vino, es necesario realizar las anotaciones pertinentes.

Para conseguir esto de manera estructurada, ordenada y con método, se ha llegado a establecer una notación mediante una escala numérica aplicada a las diferentes características de un vino: color, limpidez, intensidad aromática, sabor, cuerpo, armonía, tipicidad, etc.

De este modo una ficha de cata o ficha de degustación refleja por escrito numéricamente un sistema de notación en el que están de acuerdo todos los que van a realizar la cata y cuando se utiliza repetidas veces con gran número de muestras refleja la bondad de la misma para emitir un juicio sobre los vinos.

No existe un estándar universal en cuanto fichas de catas. Muchos organismos, asociaciones y empresas proponen las suyas, sin embargo habitualmente algunas fichas son más usadas que otras, aunque sin duda la mejor ficha de cata es la que ayuda mejor y más fácilmente al catador a expresar sus sensaciones ante la muestra que está describiendo.

Sin entrar en complicaciones, la ficha de cata debe contener como mínimo los siguientes datos:

  • Nombre del catador.
  • Nombre del vino.
  • Procedencia.
  • Variedad o variedades.
  • Añada.
  • Fecha de la cata.
  • Lugar de la cata.
  • Temperatura de la sala.
  • Temperatura del vino.
  • Graduación alcohólica.
  • Tipo de crianza.
  • Fase visual.
  • Fase olfativa.
  • Fase gustativa.
  • Observaciones.
  • Comentarios.

Si se catan vinos espumosos se deben incluir apartados para valorar las burbujas y la espuma.

Las puntuaciones de las fichas de cata no suelen ser estándares, ya que existen muchos modelos de fichas. Depende de los vinos y del sistema de cata pero, para entenderlo mejor, a continuación se muestra una puntuación sobre 100 a modo orientativo, así como los puntos máximos de los distintos 'items' que en este ejemplo se valoran de las fases de la cata.

  • Color - 5
  • Limpidez - 5
  • Buqué - 20
  • Alcohol - 5
  • Suavidad - 10
  • Vigor -15
  • Finura - 10
  • Permanencia - 5
  • Armonía - 25
  • Anotación sobre 100 puntos
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta