Velvety wines, tempranillos nacido en la cuna de los grandes Ribera del Duero

Carmen Fernández

Viernes 13 de Septiembre de 2019

Leído › 4883 Veces

Este proyecto familiar continúa su expansión con la construcción de su bodega en Pesquera del Duero

15 años de trabajo y 30 hectáreas de viñedos ubicados en la Ribera del Duero han dado lugar al proyecto familiar Velvety Wines impulsado por Mónica Peñas, ingeniera agrónoma y enóloga, y Emilio Lubiano, empresario familiar de una distribuidora de vino. Unos enamorados de sus viñedos ubicados en la Ribera del Duero que están forjando una gran familia vitivinícola que algún día su hijo Pablo dará continuidad como bodeguero involucrado en este proyecto personal y familiar tan especial: el de sus padres.

Velvet Roble y Velvet Edición Limitada son las dos primeras elaboraciones obtenidas de esta apuesta personal, tempranillo 100% largos y envolventes, producto de una viticultura integrada  tratando de mimar sus uvas con tratamientos orgánicos y  vendimia manual en la que se ha tratado de reducir la utilización de levaduras, bacterias lácticas y productos enológicos.

Logo de la nueva bodega

Y ello es posible gracias a la pasión que esta familia ha puesto en cada parcela de las que componen esta bodega, situada en la Milla de Oro del vino de este país, entre los municipios vallisoletanos de Pesquera de Duero y Bocos de Duero. "Y la bodega que estamos construyendo en Pesquera de Duero", añaden sus gerentes, orgullosos de "seguir escribiendo nuestra propia historia, poco a poco".

DIVERSIDAD DE CONDICIONES DE CULTIVO PARA OBTENER COMPLEJIDAD EN SUS ELABORACIONES

Las parcelas de viñedos se encuentran dispersas, con extensiones, condiciones de cultivo y antigüedad diferentes, lo que le permite a Velvety Wines contar con un tempranillo cultivo en diferentes condiciones y, por tanto, les permiten elaborar vinos con mayor complejidad. Las parcelas, de diferentes superficies, son pagos conocidos como El pozo, Valderramiro, La Turquilla, El Olivo, Cascajares, Valdemadera, Fuente la Salud, entre otros. "Cada una de ellas tiene una orientación  muy diversa, lo que confiere a cada viñedo un matiz distinto, lo que nos permite una mayor complejidad de la uva al disponer de viñedos de diferentes alturas y tipo de suelo, habitualmente calizo y blanquero", nos explican Emilio y Mónica.

"La edad de nuestros viñedos no es homogénea. Algunas de nuestras hectáreas –excepto dos que están cultivadas en vaso, el resto es espaldera- cuentan con 50 años, otras entre 25 y 30 años y finalmente una pequeña parte se ha plantado recientemente con clones seleccionados de la zona, que producen racimos sueltos y uvas pequeñas", lo que les ha permitido atesorar en estos años un rico patrimonio vitivinícola.

El 60% de su producción ya viaja fuera de nuestras fronteras, principalmente a países europeos como Dinamarca, Alemania, Reino Unido y Suiza, grandes compradores de vinos de la D.O Ribera del Duero. Son vinos envejecidos en madera, en el caso del más joven, Velvet Robre 2018 pasa 6 meses en barrica de Roble francés (85%) y Roble American lo que le permite obtener aromas de fruta del bosque con otros especiados y minerales , que confiere el paso de 6 meses por barrica. En el caso del Velvet Crianza de 2016 su paso por barrica será de 14 meses mientras que el Velvet Edición Limitada 2015 ya acumula 18 meses de roble francés, dando lugar al vino más complejo de la bodega, con toques de frutos rojos compotados, elegantes y untuoso, como cabría esperar de un vino nacido la cuna de los grandes Ribera del Duero.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta