La UE evalúa en Cariñena la primera planta que genera energía a partir de residuos de alcohol

Jueves 11 de Julio de 2019

Leído › 996 Veces

La iniciativa comenzó en octubre de 2016 y concluirá en diciembre de este año, con un presupuesto de 1,5 millones de euros cofinanciados al 60% por el programa europeo

Darius Urbaniak, proyect adviser de la Comisión Europea (Easme), ha encabezado una visita técnica a la planta piloto ya en funcionamiento y ha destacado su gran potencial: "Con el proyecto europeo LIFE15CCM/ES/000080 Ecolectricity se reducen las emisiones de los gases de efecto invernadero y además se le da uso a los residuos"

Los supervisores del proyecto de la Unión Europea (Easme) del proyecto LIFE15CCM/ES/000080 Ecoelectricity se han desplazado hasta Cariñena para comprobar in situ el desarrollo y avances técnicos de esta iniciativa pionera. Se trata de la primera instalación que aprovecha las purgas, los residuos alcohólicos de baja calidad que se producen en la destilación, para convertir su hidrógeno en energía eléctrica. Una tecnología que está probando su viabilidad en la cooperativa Destilerías San Valero con cofinanciación del programa europeo Life, dentro de su línea de promover tecnologías innovadoras contra el cambio climático.

En la visita técnica, DariusUrbaniak, proyect adviser de la Comisión Europea (Easme) , y Dolores Hedo, responsable del equipo de monitorización externo Neemo, se reunieron con los representantes de lasentidades promotoras de este proyecto. Junto con Destilerías San Valero, participancuatro entidades de la Comunidad Valenciana: Innotecno Development S.L. (como coordinador del proyecto);la Asociación para la Investigación de la Industria del Juguete, Conexos y Afines (AIJU); Ingenieríapara el Desarrollo Tecnológico S.L. (INDETEC) y el Instituto de Tecnología Química (CSIC-ITQ).

El objetivo principal del proyecto LIFE 15CCM/ES/000080 Ecolectricity es producir hidrógeno a través de residuos alcohólicos y  generar con él electricidad, alimentando una pila de combustible. Los promotores han sumado sus conocimientos y equipo para clasificar y tratar las fracciones alcohólicas disponibles para este uso, construir una planta piloto basada en tecnologías catalíticas de reformado para producir corrientes gaseosas ricas en hidrógeno, integrar el proceso con una pila para la producción de energía eléctrica y calor y evaluar el funcionamiento del prototipo. El estudio comenzó en octubre de 2016 y concluirá en diciembre de 2019, con un presupuesto de 1,5 millones de euros cofinanciados al 60% por el programa europeo Life.

Las conclusiones no se presentarán hasta la finalización del proyecto, pero tras la fase de pruebas y construcción, ya se están realizando los primeros ensayos de generación de energía, que en este caso se utiliza para alimentar una barredora eléctrica, como símbolo de la apuesta por la ecología y la economía circular que promueve esta investigación. En su visita a las instalaciones, el representante de la Comisión Europea conoció todos los avances del proyecto y recorrió la planta piloto.

Darius Urbaniak ha subrayado que ve un gran potencial en el proyecto y la tecnología a través de la cual se genera la energía. En este sentido, hizo hincapié en que para la Unión Europea es una prioridad la mitigación del cambio climático "y con el proyecto europeo LIFE15CCM/ES/000080 Ecolectricityse reducen las emisiones de los gases de efecto invernadero y además se le da uso a unos residuos". Por otra parte, el proyect adviser resaltó el papel de Aragón en este objetivo, ya que también monitoriza el proyecto SustainHuts, que coordina la Fundación Hidrógeno Aragón en el Refugio de Lizara (Huesca).

Por parte de Destilerías San Valero, el director gerente Alberto Arellano también ha resaltado que el proyecto constituye una alternativa al uso de combustibles convencionales no renovables, con el valor añadido de dar utilidad a un residuo industrial, y así reducir costes. Al tratarse de un ensayo a pequeña escala, la energía producida se ha limitado a la batería de la barredora, pero se estima que, de ser las conclusiones positivas, se podría proporcionar así el 10 % del consumo de la planta.

En Destilerías San Valero se está desarrollando, con la cofinanciación del programa europeo Life, el proyecto LIFE15CCM/ES/000080 Ecoelectricity, un sistema para utilizar los residuos de la destilación alcohólica como fuente energética de una pila de hidrógeno, una innovadora tecnología contra el cambio climático. Además de la empresa aragonesa, participan en este proyecto cuatro entidades de la Comunidad Valenciana

Destilerías San Valero es una alcoholera vinícola de transformación de subproductos de vinificación, orujos, lías y vinos, con los que elabora alcoholes para el sector de los biocombustibles y la industria alimentaria y otros productos como tartratos, pepitas de uva y fertilizantes orgánicos; con un aprovechamiento integral del producto, que ahora aún se refuerza más. Fundada en 1957 por las bodegas cooperativas de la Denominación de Origen Protegida Cariñena, ha ido renovando y ampliando sus instalaciones para adaptarse a la exigencias del mercado y ser suministradora de empresas de referencia a nivel internacional. Actualmente está compuesta por 45 bodegas asociadas de todo Aragón y Cataluña.

La visita a la planta piloto del proyecto Life Ecolectricity, realizada hace unos días, reunió a todas las personas responsables de su desarrollo. Así, por parte de Innotecno Development han participado María Dolores Corvinos, proyect manager, y las ingenieras de proyecto María Algarra y María Menor. Desde AIJU, Rubén Beneito, jefe I+D Energía. De INDETEC, Ángel García, presidente; Paco Piñero, director financiero; Álvaro Casañ, director técnico; y Chema Carillo, ingeniero del proyecto. Del ITQ-CSIC , han estado presentes  el doctor Antonio Chica, científico titular del CSIC, y Javier Da Costa, químico junior. Todos fueron sido recibidos por el gerente de Destilerías San Valero, y el presidente, Jaime Serrano.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta