113.226 Seguidores !

Luis Paadín: “Queremos contagiar nuestra pasión e invitar a los lectores a salir al campo a explorar los lagares rupestres gallegos”

Carmen Fernández

Viernes 12 de Enero de 2018

Leído › 1971 Veces

El stand de Galicia en Fitur acogerá la presentación de las últimas publicaciones de Servino, las 'Piedras que hacían vino' y la Guía de Vinos, Destilados y Bodegas de Galicia

Luis y Alejandro Paadín están de enhorabuena. Su libro "Las piedras que hacían vino" se presenta en unos días en la Feria Internacional de Turismo, Fitur, hace unas semanas se alzaba con el prestigioso "Gourmand Awards 2018" en España, en la categoría de "Mejor libro de historia del vino 2018" y su Guía de Vinos, Destilados y Bodegas de Galicia, que presentó en diciembre, ha sido ganadora del premio especial del jurado de Gourmand como Mejor Libro de Bebidas del Mundo 2017.

Todos estos reconocimientos, que ya de por sí son una victoria, les permitirá llevar "Las piedras que hacían vino" a competir con el resto de los ganadores internacionales en la final, que tendrá lugar el 26 de mayo de 2018 en Yantai (China) y de la que saldrá el Mejor Libro de Historia del Vino del Mundo 2018. Mientras llega esa fecha estos expertos, padre e hijo, seguirán trabajando en el reconocimiento de este patrimonio vitivinícola, hasta ahora olvidado.

¿Cuáles han sido las sensaciones ante este reconocimiento?

Supone un reconocimiento internacional. Cuando hace ya 7 años empezamos nuestra particular búsqueda del "Santo Grial" de la vitivinicultura gallega, jamás imaginábamos el mundo que se abriría no sólo para nosotros, sino para el sector en general. Durante este septenio nuestro objetivo siempre ha sido el mismo, reconocer los lagares rupestres de Galicia como valor diferencial; que un jurado internacional premie este trabajo es un hito que nos acerca más a nuestro propósito.

La obra, escrita en castellano, gallego e inglés, sorprende por su formato, con una encuadernación en espiral, al uso de las guías y cuadernos de viaje y de trabajo, ¿cómo surgió el formato y qué le han trasladado hasta ahora los lectores del libro?

Cuando afrontamos la tarea de valorizar los Milenarios Lagares Rupestres de Galicia nos encontramos con varios frentes: el primero es que no había prácticamente ningún estudio arqueológico, por lo que su divulgación no podía ser desde un prisma estrictamente científico. El segundo es que por mucho que a nosotros nos fascinasen, no es un producto de consumo generalista como puede ser la Guía de Vinos, por lo que tampoco podíamos plantearlo como un vademécum. Empezamos a investigar los formatos y lenguajes que se utilizaban en productos afines (arqueología, historia del vino,...) y ninguno nos acababa de encajar, así que creamos nuestra propia línea de trabajo ya que queríamos que la gente fuese a visitarlos. Así, el libro se estructura como un cuaderno de viajes, donde cada lagar (unos 60) tiene una identidad e historia propia y su lectura pretende estimular las mismas sensaciones que generaron en nosotros hace 7 años: explorar e ir a descubrirlos. Tras unos meses en el mercado, las sensaciones que nos han transmitido sus lectores (muy heterogéneos: historiadores, técnicos vitivinícolas, bodegueros, editores, antropólogos, amantes del vino, periodistas...) han superado con creces nuestras expectativas, hemos conseguido contagiar nuestra pasión a través del libro y todos coinciden en una cosa: "el libro invita a salir al campo en busca de los lagares"

Prácticamente han conseguido agotar la primera edición, de 1500 ejemplares, ¿se replantean más ediciones? ¿se editaría el mismo libro o se harían actualizaciones?

Una de las novedades que incorpora el libro es la inclusión de los códigos QR, a través de los cuales cualquier lector puede posicionar cada lagar en un mapa digital pero también nos permite mantener actualizado el libro, de hecho ya hemos realizado actualizaciones. Cada lagar nuevo, cada modificación y novedad en un lagar, se actualiza a través de los enlaces QR de modo que no es un libro obsolescente, sino vivo. Aún quedan muchos lagares y pesquisas que hacer en los ya descubiertos, pero es un trabajo lento y paulatino, por lo que la vida del libro es muy larga. Por lo de ahora no nos planteamos una reedición inmediata ya que tenemos en proceso nuevos proyectos editoriales, pero cuando consideremos que ha llegado el momento de hacerla, incluiremos las novedades y actualizaciones.

Con este es el tercer galardón que su empresa, Servino, recibe por una de sus publicaciones, ¿lo sienten como un reconocimiento al trabajo de puesta en valor de la viticultura y del patrimonio vitivinícola gallego?

Galicia está de moda a nivel nacional, ya no se habla sólo de tal o cual uva, ni siquiera de cada D.O. o subzona; Galicia tiene una identidad propia con múltiples vertientes y cada vez que se habla de ella, se ven fortalecidos todos y cada uno de los viticultores, bodegueros y profesionales del sector. Los reconocimientos internacionales vigorizan nuestra imagen hacia el exterior y afianzan el mercado interior, todo suma. Las grandes regiones vitivinícolas del mundo se han erigido en torno a sus vinos, su patrimonio y su transversalidad cultural. Cuando hablamos de vino gallego no nos referimos únicamente al producto, sino también a su gente, su impacto cultural y su legado patrimonial. Estos valores son identificativos e intransferibles y se han creado durante generaciones, nosotros hemos hecho tangible una parte de ese patrimonio que permanecía olvidado; sin duda el premio es un reconocimiento por esa labor pero tan sólo hemos arrojado luz sobre una parte de nuestra historia gestada por nuestros ancestros.

Otra sus publicaciones, la Guía de Vinos, Destilados y Bodegas de Galicia también ha sido ganadora del premio especial del jurado de Gorumand como Mejor Libro de Bebidas del Mundo 2017, ¿consolida este premio esta publicación que, año a año, sigue creciendo en referencias?

Sin duda. Esta es la VI edición consecutiva y en 6 años hemos cuadruplicado el número de referencias catadas (más de un millar este año). En este caso, los premios son un reconocimiento del sector editorial por una labor ejecutiva y nos sentimos sumamente satisfechos por ello. Pero lo que más nos complace es comprobar cómo año tras año más de 300 bodegas nos envían muestras para valorar y referenciar y como más de 200 mecenas adquieren sus ejemplares en primicia para comprobar las novedades de cada edición. En este sentido (además de un mayor número de referencias), este año hemos incluido mapas con distribuciones pluviométricas, relieves, temperaturas máximas y mínimas y la principal composición mineral de cada una de las DD.OO.; esta información ayudará a los lectores a entender mejor la diversidad y "poliedricidad" de nuestros vinos. Creemos firmemente que este es el camino, explicar que la diferencia no está solo en la elaboración y variedades de uvas, el valor realmente diferencial está en el suelo y el clima, y eso es muy difícil de reproducir, quizás por eso no se haga tanto hincapié en ellos.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta