Nueve de cada diez litros de vino que se producen en Castilla y León tiene denominación

La Junta apuesta por la denominación en Cebreros, Ávila, y por facilitar el desarrollo de los vinos de pago con un nuevo reglamento de desarrollo de la Ley Agraria

ICAL

Miércoles 13 de Mayo de 2015

Compártelo

Leído › 5628 veces

La producción de vino con denominación de origen protegida (DOP) supone en Castilla y León el 84,6 por ciento del total, frente al 37,9 por ciento en España, es decir, 46,7 puntos más que la media para el conjunto de las autonomías. Las bodegas de la Comunidad han producido la campaña 2014/2015 un total de 1,9 millones de hectolitros, lo que supone un aumento del 7,6 por ciento respecto a la anterior, frente a una merma nacional del 5,3 por ciento, hasta 14,51 millones. Castilla y León es la cuarta productora en España de vinos con DOP, por detrás de Cataluña, 2,89 millones de hectolitros; Castilla-La Mancha, 2,6 millones; y La Rioja, algo más de dos millones.

Los datos que maneja el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) constatan que el vino de calidad producido en la Comunidad aumentó en la última década un 65,4 por ciento, desde 1,15 millones de hectolitros con 'vcprd' (vino de calidad producido en una región determinada) en la campaña 2004-2005, y los casi dos millones en la última. En el conjunto nacional durante esos diez años estos vinos crecieron un 3,1 por ciento.

El subdirector de Calidad y Promoción Alimentaria del Itacyl, Antonio Lubiano Ribera, recalcó que en Castilla y León "desde siempre se ha apostado por la producción de vinos de calidad" como consecuencia inherente a las ventajas que ofrece "esta tierra", con variedades autóctonas y "exclusivas" en cada una de las zonas productoras, que han aportado "diferenciación"; y la "singularidad" en las producciones dependiendo de su ubicación geográfica.

Antonio Lubiano Ribera incidió en la apuesta de la Junta por este camino; y recordó que en Castilla y León existe una IGP (Vino de la Tierra de Castilla y León) y 12 DOP (Ribera del Duero, Rueda, Bierzo, Cigales, Toro, Tierras de León, Tierra del Vino de Zamora, Arlanza, Arribes, Valles de Benavente, Valtiendas y Sierra de Salamanca). En este contexto, comentó que espera que se cree una nueva DO en Cebreros (Ávila) en un plazo de dos años. "Depende de ellos, estamos elaborando los estudios justificativos y esperamos enviarlos a Bruselas el año que viene", dijo.

Asimismo, Lubiano Ribera apostó por un impulso de los vino de pago en la Comunidad, cuando se modifique su reglamento durante el desarrollo de la nueva Ley Agraria. Explicó que la ley de la viña y el vino de 2005 regulaba estas producciones con requisitos prácticamente imposibles de cumplir, lo que ha quedado constatado en que en diez años no han recibido ni una sola petición. Así, indicó que se dieron cuenta de este hecho y facilitarán su reconocimiento con el nuevo reglamento, y adelantó que ya han recibido una solicitud, aunque no podrán atenderla hasta que se publique la nueva regulación.

Vinos de pago

El subdirector de Calidad y Promoción Alimentaria del Itacyl insistió en que esa apuesta de calidad ofrece ventajas comerciales al sector de Castilla y León, a través de ayudas públicas a la promoción; su diferenciación y su prestigio, ya que tras el sello de calidad hay unos controles y un servicio técnico. Lubiano constató que el sector en la Comunidad se ha "creído" que su producto "es diferente y mejor que el resto" y ha hecho una fuerte apuesta inversora; a lo que se suma su salto a los mercados internacionales ante la competencia y el descenso del consumo en España. Un aspecto este último, la internacionalización, en el que, reconoció, "aún queda mucho recorrido".

Otra vendimia histórica

Por último, el responsable del Itacyl se refirió a la vendimia de este año y constató que en estos momentos las viñas presentan un aspecto "espectacular", con un periodo vegetativo "normal ni atrasado ni adelantado".

Aseguró Lubiano que los calores de estos días vendrán "muy bien" a las viñas y vaticinó que si la climatología "respeta" se puede producir" una nueva vendimia de las históricas". Al respecto, advirtió de posibles brotes de oidio o midiu si llueve a finales de mayo y hay mucho calor, aunque destacó que los viticultores han hecho los tratamientos oportunos; y alertó sobre todo de que "lo peor son las heladas".

Más tinto que blanco

La mayor parte del vino DOP que sale de las bodegas de la Comunidad es tinto o rosado, con 1,19 millones de hectolitros la última campaña; frente a los 707.322 hectolitros de blanco, con un crecimiento de los primeros del 18,2 por ciento respecto al volumen alcanzado en 2013-2014; y un descenso de los segundos del 6,6 por ciento. Sin embargo, si se atiende a la evolución de las producciones en los últimos diez años, los blancos se han disparado un 142,7 por ciento, mientras que los tintos se han elevado un 39,2 por ciento.

Dentro de las producciones de calidad, a estos vinos DOP, habría que sumar los 187.828 hectolitros que se han producido esta campaña con indicación geográfica protegida (IGP), en los niveles del año anterior, mientras que en España descendió un 19,4 por ciento, hasta un total de 3,54 millones de hectolitros. En la última década el vino con IGP bajó un 23,8 por ciento en la Comunidad. Castilla-La Mancha es la principal productora de vino con IGP, con 2,62 millones de hectolitros, es decir, el 74 por ciento del total.

El vino sin calidad es residual

Fuera de los marchamos de garantía, los vinos sin indicación geográfica protegida de Castilla y León han supuesto en la última campaña 138.698 hectolitros, con una subida de 45,4 por ciento respecto a los 95.359 hectolitros de la anterior; aunque la cantidad supone una merma del 42,3 por ciento respecto a hace una década. Estos caldos representan el 6,1 por ciento del total de la producción de Castilla y León. Frente a esta situación, en España alcanzan esta campaña los 13,63 millones de hectolitros, el 35,7 por ciento del total. Castilla-La Mancha asume la gran parte de estos vino, con más de nueve millones de hectolitros; junto con Extremadura, con 3,13 millones.

Por último, Castilla y León no produce vinos varietales sin DOP ni IGP, cuando en España se han sacado al mercado esta campaña 6,27 millones de hectolitros, con 5,63 millones para las bodegas castellano-manchegas. Además, en la categoría de otros vinos, la producción regional es de 20.261 hectolitros, para un total nacional de 241.249.

Con todo, la producción global de vino de Castilla y León se ha situado en la campaña 2014-2015, en 2,25 millones de hectolitros, un 8,7 por ciento más que en la anterior, frente a una bajada en España, del 14,9 por ciento, hasta los 38,21 millones. El análisis de los últimos diez años, constata que la producción global de vino en Castilla y León se incrementó un 37,4 por ciento; mientras que en el conjunto nacional bajó un 8,8 por ciento.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5628 veces