114.721 Seguidores !

Sintetizan un tanino del vino en laboratorio

Universidad de Burdeos

Lunes 27 de Junio de 2011

Leído › 1756 Veces

Investigadores de la Universidad de Burdeos obtuvieron de manera artificial un tanino presente en el vino tinto con gran potencial anticancerígeno

Investigadores de la Universidad de Burdeos obtuvieron de manera artificial un tanino presente en el vino tinto con gran potencial anticancerígeno

Los taninos son metabolitos secundarios que se sintetizan en algunas plantas, como los robles, y tienen gran valor en el campo de la Enología.

Relacionados
    {iarelatednews articleid="1681,1784,1495"}

Son, por ejemplo, los compuestos presentes en el vino tinto que permiten la reducción del riesgo a enfermedades cardiovasculares con un consumo moderado.

Investigadores de la Universidad de Burdeos han encontrado ahora otras propiedades beneficiosas para la salud humana. Un trabajo de investigación presentado esta semana en Burgos, en el marco de las XVI Jornadas Hispanofrancesas de Química Orgánica, ha demostrado los efectos anticancerígenos de algunos taninos.

Los taninos del vino proceden fundamentalemente de la madera del roble que "se extraen de la barrica durante la maduración del vino, incorporándose al líquido", explica Laurent Pouységu, coorganizador del encuentro científico bilateral y director del Instituto de Ciencias Moleculares de la Universidad de Burdeos I que ha analizado estas substancias.

"Después de la extracción de alcohol y agua, se pueden recoger en una cantidad significativa del vino", prosigue el experto. Estos compuestos son valorados por la Enología porque actúan con fenoles propios del vino, que son taninos condensados, produciendo híbridos de parte polifenólica y otra fenólica.

Los híbridos pueden tener actividad en el color del caldo o reacciones de oxidación que otorgan diferentes características a los vinos. "Es una química muy rica e interesante", resume Pouységu.

Los químicos orgánicos de la Universidad de Burdeos sintetizaron de manera química algunos de estos taninos, denominados elagitaninos, porque conocían sus propiedades anticancerígenas.

"En el vino queda una pequeña cantidad de estos compuestos, por lo que no se puede decir que sea muy aplicable beber vino para obtener resultados anticancerígenos", indicó el científico francés.

Para solucionar esta cuestión, a través de la síntesis, los investigadores obtuvieron cantidades significativas con las que valorar sus capacidades anticancerígenas. En un experimento in vitro demostraron que los taninos eran componentes potentes a la hora de frenar la progresión de las células tumorales.

La principal acción de los elagitaninos se produce sobre una enzima denominada topoisomorasa, a la cual inhibe. Esta enzima es la responsable de la duplicación del ADN en las células, por lo que al frenar su acción, se evita la proliferación de las células tumorales.

"Se da la circunstancia que este tipo de células son las que producen más enzimas topoisomorasa, por lo que, sin que el compuesto sea selectivo, actúa sobre una determinada diana y se evita, por tanto, la progresión del cáncer", explica Pouységu.

Avances científicos

Los científicos consideran que este compuesto "mejora los resultados de los tratamientos actuales", por lo que se abre una nueva vía de investigación farmacológica.

Además, se trata de un compuesto hidrosoluble, "por lo que puede penetrar más fácilmente a través de la pared celular", indica el especialista.

Otra propiedad observada es que actúa sobre unas determinadas proteínas que activan el esqueleto de la célula, modificando la actividad de estas proteínas.

De esta manera, la célula tiene menos mecanismos de defensa ante la acción de los taninos. Estas habilidades permiten a estos componentes, por lo tanto, aumentar la efectividad de su acción.

El siguiente paso en la investigación será la producción de análogos de taninos presentes en el vino y que poseen capacidades anticancerígenas.

El repertorio de este tipo de compuestos es limitado, solo existen ocho tipos diferentes. El desarrollo a través de la síntesis química promete, por lo tanto, incrementar también los efectos sobre las células tumorales.

Las XIV Jornadas Hispanofrancesas de Química Orgánica reúnen durante esta semana en Burgos a unos 90 científicos de dos universidades, las de Burgos y Burdeos, y otros centros de investigación.

En líneas generales, los expertos abordan aspectos de investigación e innovación relacionados con el vino, como estos componentes saludables, paneles solares orgánicos o desarrollos químicos e industriales. Coincidiendo con el centenario del Premio Nobel de Química otorgado a Marie Curie, se ha organizado también un apartado sobre el papel de la mujer en la Ciencia.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta