¿Qué son las etapas o fases de la cata de vinos?

La cata de vinos se divide en tres etapas para evaluar de manera exhaustiva las características del vino. Cada una...

Vilma Delgado

Compártelo

Leído › 12825 veces

La cata de vinos se divide en tres etapas para evaluar de manera exhaustiva las características del vino. Cada una de estas etapas se enfoca en una dimensión diferente del vino y cada una es importante para entender el vino en su conjunto.

En este artículo vamos a hacer una introducción a la cata de vinos para poder iniciarte en este proceso de análisis del vino.

Iniciación a la cata de vinos

De manera resumida, la cata de vinos se compone de tres etapas o fases principales, que son:

  • Fase visual: En esta etapa se evalúa el aspecto visual del vino, como su color, brillo, intensidad, transparencia y viscosidad. Estos factores pueden dar una idea de la edad del vino, su calidad y su posible origen.
  • Fase olfativa: En esta etapa se evalúa el aroma del vino, lo que implica oler el vino para detectar diferentes aromas, como frutas, especias, flores, madera y otros. El aroma del vino puede revelar información sobre su variedad de uva, la región donde se cultivaron las uvas, el proceso de vinificación y el envejecimiento.
  • Fase gustativa: En esta etapa se evalúa el sabor del vino, incluyendo su dulzor, acidez, amargor y sabores específicos. También se evalúa la textura y la estructura del vino, como la suavidad, la astringencia y la persistencia en el paladar.

Cada una de estas etapas es importante para evaluar la calidad y características del vino, y se realizan en un orden específico para maximizar la capacidad del catador para evaluar correctamente el vino. Además, es importante tener en cuenta que la cata de vinos también puede incluir una evaluación del cuerpo y la armonía general del vino, así como la forma en que el vino se empareja con los alimentos.

¿Qué es la fase visual de la cata de vinos?

La fase visual de la cata de vinos es la primera etapa en la que se examina el vino. Durante esta fase, se evalúa el aspecto del vino, incluyendo su color, brillo y claridad.

El color del vino puede variar según la variedad de uva utilizada y el proceso de elaboración. Los vinos tintos pueden tener tonalidades que van desde el rojo claro hasta el violeta oscuro o el granate, mientras que los vinos blancos pueden ser amarillos pálidos, amarillos dorados o incluso verdosos. También hay vinos rosados que pueden variar desde tonalidades claras hasta tonos más oscuros.

El brillo y la claridad o transparencia del vino también son importantes durante la fase visual. Un vino debe ser claro y brillante, sin partículas o sedimentos. Si el vino presenta partículas, puede ser un signo de que no ha sido filtrado adecuadamente o que está en proceso de evolucionar.

La fase visual de la cata de vinos puede proporcionar información sobre la edad, la variedad de uva, el proceso de elaboración y la calidad del vino. Una vez que se ha evaluado el aspecto del vino, se procede a la siguiente fase de la cata, que es la fase olfativa.

¿Qué es la fase olfativa de la cata de vinos?

La fase olfativa de la cata de vinos es la etapa en la que se evalúa el aroma del vino. Esta fase es crucial en la cata de vinos, ya que el aroma es una parte importante de la experiencia de degustación.

Durante la fase olfativa, se introduce la nariz en la copa para captar los aromas del vino. El primer paso es evaluar la intensidad del aroma. Luego, se identifican los diferentes aromas presentes en el vino, que pueden ser frutales, florales, herbales, especiados, entre otros.

Los aromas del vino pueden provenir de la uva (aromas primarios), de la fermentación (aromas secundarios) y del envejecimiento en barricas de madera (aromas terciarios o buqué).

La intensidad y la complejidad del aroma pueden variar según el tipo de uva, la región de origen y la técnica de elaboración utilizada por el enólogo.

Una vez que se ha evaluado el aroma, se procede a la siguiente fase de la cata de vinos, que es la fase gustativa.

¿Qué es la fase gustativa de la cata de vinos?

La fase gustativa de la cata de vinos es la etapa final en la que se evalúa el sabor del vino. Durante esta fase, el catador prueba el vino y lo evalúa en términos de su gusto, textura y estructura.

El gusto del vino se evalúa en términos de dulzor, acidez, amargor (astringencia) y gustos específicos, como el calor, densidad o alcohol. El dulzor se refiere a la cantidad de azúcar residual en el vino, mientras que la acidez se refiere a la frescura y viveza que se siente en la boca. El amargor se refiere a la percepción de los taninos, que son compuestos astringentes que se encuentran en las uvas y en los barriles de roble.

La textura del vino se refiere a la sensación en la boca, que puede ser suave, sedosa, aterciopelada, tánica o áspera. La estructura del vino se refiere a cómo los diferentes elementos del sabor se combinan y se equilibran entre sí.

En general, durante la fase gustativa, el catador busca un equilibrio armonioso entre los diferentes elementos del sabor, una intensidad adecuada y una persistencia agradable en el paladar.

La fase gustativa es la última etapa de la cata de vinos, después de la fase visual y la fase olfativa. Después de la fase gustativa, el catador puede emitir una opinión final sobre la calidad del vino y hacer sugerencias sobre el maridaje de alimentos.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 12825 veces