¿Cómo pedir vino en el restaurante?

Redacción

Lunes 19 de Septiembre de 2016

Leído › 7424 Veces

Consejos básicos que debes conocer para pedir vino en un restaurante

Con una buena elección demostraremos una buena cultura y educación, aunque es recomendable huir de excesivos protagonismos y aceptar gratamente el consejo de un sumiller, si el restaurante dispone de este tipo de profesional.

Sin embargo, cuándo debemos pedir vino en un restaurante nos damos cuenta de que no es un proceso tan sencillo como pensábamos. Bodegas BOCOPA, que elabora vinos de calidad en Alicante, nos da las claves para acertar a la hora de pedir el vino. En general es recomendable seguir una serie de criterios básicos.

Tomar siempre el mismo tipo de vino o marca con cualquier tipo de plato ha pasado ya a la historia. Actualmente se producen vinos de calidad en todas las regiones, con grandes productos a precios muy competitivos. Experimente y pruebe cosas nuevas y diferentes.

Lo más importante a la hora de escoger un vino es saber con que plato lo vamos a tomar. Si se trata de una comida de negocios con un buen cliente, una primera cita,... es importante fijarse que plato ha elegido la otra parte, y a partir de ahí seleccionar el vino.

Para el maridaje actualmente se admite casi cualquier tipo de vino con cualquier menú, pescados con tintos, carnes con blancos,... lo importante es seguir una regla de oro: que el vino no camufle la comida, y viceversa.

Para ello se suele seguir una simple regla: A plato potente, vino potente, a plato suave, vino suave (con independencia del color del vino).

Existe otra regla ampliamente extendida en el mundo del maridaje, y que suele surtir buen efecto. Consiste en maridar los productos gastronómicos típicos de una una región con los vinos de la misma región.

En cuanto al precio, muchas veces los mayores importes no suponen mayor calidad, sino a mucho esnobismo. En todo caso, recordemos que los restaurantes son libres de poner el precio que quieran a los vinos, y muchas veces éstos multiplican el precio de los vinos por dos, o por tres.

Siempre es interesante, y muy recomendable, estar informado de la actualidad en vinos, especialmente en lo que se refiere a marcas, cosechas, variedades de uvas, bodegas, denominaciones,...

Debemos exigir al restaurante una buena carta de vinos, bien estructurada y presentada, así como un servicio del vino y unas copas adecuadas.

La botella debe estar a la temperatura correcta, y no se debe dudar en solicitar amablemente el cambio de botella si se detecta el más mínimo problema o defecto.

Finalmente, existen una serie de factores que nos pueden ayudar a reconocer un buen restaurante que cuida bien sus vinos:

  • La existencia de sumiller
  • La existencia de bodega, armario o guardavinos climatizado
  • El nivel o calidad del 'vino de la casa'
  • Si existe oferta de medias botellas, o de magnums
  • Si ofertan menus-maridajes
  • Si posee una buena carta de vinos (no más extensa, sino de calidad, organizada, que informe y detalle)

3 CONSEJOS PARA PEDIR EL VINO EN EL RESTAURANTE Y DISFRUTARLO

1 Pregunta

Nadie como el sumiller puede aconsejarnos el vino más adecuado para la comida que hemos solicitado. Puedes además darle unas pautas sobre tus gustos y preferencias para que sea capaz de seleccionar aquel que mejor se adapte a nuestras necesidades. Si además en la mesa hay varios comensales, es posible que valoren este gesto y no que no hayas querido imponer tu elección.

2 Indica tu presupuesto

El precio es uno de los factores principales a la hora de elegir el vino, todo lo sabemos. Por tanto, lo mejor es informar abiertamente el dinero que pensamos destinar a la bebida. No se trata, de rebajarse, sino una herramienta práctica para que el sumiller elija el vino que mejor se adapta a nuestros deseos (y presupuesto).

3 No mientas

Existe una variedad amplia de vinos para cada ocasión y los gustos personales son la mejor guía para llegar a ellos. Por eso, sé sincero y señala tu preferencia. No hay nada peor que seleccionar un vino que detestamos sólo por moda o apariencia.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta