Las 12 bodegas más antiguas del mundo: Un viaje por la historia del vino

Escrito porAarón Guerra

Viernes 10 de Diciembre de 2021

Compártelo

Leído › 15217 veces

Desde los ritos religiosos de la antigua civilización griega y romana hasta nuestras mesas, el vino está presente en la vida del hombre desde hace unos 8.000 años. Diversos descubrimientos arqueológicos han revelado la grata compañía del vino a lo largo de los milenios. Pero para que haya vino, son necesarias las bodegas.

La bodega más antigua de la que los arqueólogos tienen registro está en Armenia y data de al menos 6.000 años, descubierta en el interior de una enorme cueva.

Sin embargo, también hay bodegas más recientes con una historia muy antigua que dan testimonio del encanto y la importancia de la enología para el hombre.

Un viaje alucinante a través de castillos y legados culturales, tierras distintas y mucho trabajo del hombre para domesticarla y obtener ese vino que atraviesa historias y religiones. Una actividad acompañada por familias enteras, no por nada muchas de las bodegas llevan generaciones y centurias al mando del mismo apellido.

Te ofrecemos un viaje a través del tiempo con las bodegas que han cultivado y protegido esa tradición vitivinícola a través de los siglos.

Areni I, Armenia, año 4.100 a.C.

Es la bodega más antigua del mundo y se encuentra en Armenia, en una profunda cueva denominada Areni I, situada en la localidad homónima. Fue descubierta en 2007 y ahí mismo se constató la importancia del vino en las ceremonias religiosas.

Schloss Johannisberg, Alemania, año 817

Alemania no es probablemente el primer país que viene en mente cuando se piensa en vino, pero hospeda una de las bodegas más antiguas. Sus primeras referencias de los viñedos de la variedad Riesling fueron documentados por Luis el Piadoso, rey de los francos y Aquitania. Thomas Jefferson fue el primer estadounidense que pisó el legendario sitio.

Staffelter Hof, Alemania, año 862

Esta bodega estaba vinculada a un convento belga y al inicio su producción era para proveer al monasterio de la cuenca del Mosela. Documentos históricos atestiguan que los terrenos de la abadía fueron donados por el rey Lotario, bisnieto de Carlomagno.

Château de Goulaine, Francia, año 1.000

Francia, el productor de vinos más famoso, tiene su antigua bodega en el Valle del Loira y además es la más antigua productora de conducción familiar. Se destaca por sus vinos Vouvray y Muscat. El pianista Duke Ellington fue uno de sus célegbres invitados.

Barone Ricasoli, Italia, 1.141

La italiana es una de las principales haciendas vitivinícolas del mundo, creadora del famisísimo Chianti Clásico. Barone Ricasoli es la cuarta empresa más antigua del mundo y sus vinos conocen todos los destinos del planeta. La familia tiene muy bien documentadas sus raíces inmemoriales. Ricasoli cuenta con 1.200 hectáreas que incluyen 240 de viñedos y 26 de olivares que circundan el castillo de Brolio, que se encuentra dentro de los límites de la ciudad de Gaiole in Chianti.

Schloss Vollrads, Alemania, año 1.211

Más de 800 años de tradición en el cultivo y la venta de vinos que casi se pierde en el tiempo por las dificultades de los herederos y propietarios. Afortunadamente, en 1997 las riendas fueron tomadas por el enólogo Dr. Rowald Hepp, quien consiguió restaurar el castillo y el patrimonio cultural. Luego de 22 años, en 2018, Hepp pasó el mando a  Ralf Bengel. La variedad Riesling es la diva del establecimiento.

Château Mont-Redon, Francia, año 1.344

De terrenos pertenecientes al papa, Joseph Ignace d'Astier adquirió los terrenos reconocidos como viñedos. A lo largo de los años se fueron anexando más terrenos, padeció la destrucción de las vides a causa de la xilosfera, pero hoy la producción tiene las tres denominaciones en el sur del valle del Ródano: Châteauneuf-du-Pape, Lirac y Côtes du Rhône.

Castillo Marchesi Antinori, Italia, año 1.385

La familia Antinori, en Toscana representa una etiqueta histórica de familia y vino. La producción comenzó en 1385 con Giovanni di Piero Antinori y desde entonces se han sucedido 26 generaciones para mantener el nombre de la empresa productora de Chianti, Bolgheri, Pinot Nero y muchas otras repartidas entre las regiones de Umbría y Toscana.

Codorníu, España, año 1.551

Esta bodega es una de las empresas familiares más antiguas de España, fundada por Jaume Codorníu y luego reforzada estratégicamente con otra familia de viticultores, los Raventós, quien fue el creador de cava en 1.872. Fue declarada monumento histórico de interés nacional por el Rey Juan Carlos y es uno de los tres mayores productores de cava del mundo con 60 millones de botellas producidas al año.

Fonjallaz, Suiza, año 1.552

La actividad vitivinícola comenzó en Lavaux con la actividad de los monjes cistercienses en la Edad Media. Los cultivos están emplazados en empinadas terrazas y paredes de piedra, hoy Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su actual propietario, Patrick Fonjallaz, es la decimotercera generación y es la empresa familiar más antigua de Suiza.

Casa Madero, México, 1.597

Es la bodega más antigua del continente americano y llegó de la mano de los jesuitas que eligieron al Valle de Parras para fundar la Misión de Santa María de las Parras. Allí, elaboraron el primer vino cin por ciento americano, con vides silvestres del desconocido continente. La Hacienda San Lorenzo, conocida como Casa Madero, es hoy la más premiada bodega de Mexico habiendo cosechado más de 1.000 medallas.

Rustenberg, Sudáfrica, 1.682

Stellenbosch es la mayor de las dos principales regiones vitivinícolas de Sudáfrica donde está establecida Rustenberg, la más antigua. Con potencial de producción de vino creciendo permanentemente, la bodega fue vendida 1941 a la familia Barlow quienes se mantienen en la actualidad al frente. Sus vinos destacados son el Cabernet Sauvignon y el Chardonnay.

Un artículo de Aarón Guerra
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 15217 veces

Comenta