Terruño y lienzo, el arte de la creación materializada en ENATE

Carmen Fernández

Lunes 28 de Octubre de 2019

Leído › 1343 Veces

El vínculo que esta bodega emblemática de la D.O Somontano mantiene con el arte contemporáneo recorre toda su filosofía empresarial, desde su bodega a sus etiquetas, destacando su apuesta por los jóvenes creadores a través de su Beca de Arte ENATE

De la misma manera en que el terruño sustenta el nacimiento del vino, el lienzo sostiene la creación de la obra de arte. Nace ahí, en el hecho mismo de la creación, el nexo invisible entre vino y arte que da sentido a Bodega ENATE desde sus orígenes. Tonos, texturas o incluso sonidos dibujan la contemplación de las obras maestras. Igual acontece en el vino. Creaciones únicas y artesanas fruto del conocimiento y la sensibilidad de sus creadores, sean estos pintores, escultores o enólogos. Es por eso que una de las grandes bodegas españolas decidió unir su trayectoria de elaboración de vinos con el arte, convirtiéndose en lo que hoy es, bodega y museo. A través de una rica trayectoria de más de un cuarto de siglo de vida, esta idiosincrasia le ha permitido situarse como ejemplo de elaboración de grandes vinos y de impulso y promoción del arte, a través de las obras que recorren sus vinos y su galería artística, en el corazón oscense del Somontano. Confluye así en ENATE la genialidad de la creación del hombre en dos de sus grandes frutos: el vino y el arte.

El maridaje de enología y cultura contemporánea se convierten así en un rasgo intrínseco del carácter de esta bodega, asumiendo ese nexo con el arte contemporáneo como parte de la genérica de ENATE y convirtiendo esta relación en una unión de contrastes: exactitud casi matemática del enólogo con la improvisación del artista inspirado en la enología. Esta unión se materializaría en el uso de obras de arte en las etiquetas de sus vinos, asociando cada vino a un pintor de reconocido prestigio, lo que daría origen a toda una colección de etiquetas con grandes obras de artistas nacionales e internacionales. Una colección que fue inaugurada por todo lo alto con la etiqueta de ENATE Chardonnay Fermentado en Barrica, con una obra original del pintor Antonio Saura, en exclusiva para la bodega, y que se ha convertido con el tiempo en uno de los símbolos con los que se identifica a ENATE.

Unas etiquetas que también disfrutan los consumidores de los vinos de ENATE, que se asoman al arte a través de cada una de las más de tres millones de botellas producidas al año y distribuidas tanto en España como fuera de nuestro país, donde se vende el 30% de la producción en más de 40 países; una exportación que contribuye también a la difusión del arte contemporáneo por el mundo.

Así, más de 100 obras de arte originales de reconocidos pintores se exhiben hoy en la Sala de Exposiciones de la bodega, cuya colección alberga casi 400 originales de artistas españoles e internacionales como Eduardo Chillida, Frederic Amat, Antoni Tàpies, Josep María Subirachs, Hernández Mompó, Gustavo Torner, Erwin Bechtold, José Manuel Broto, Manuel Rivera o los hermanos Antonio y Carlos Saura.

Pero este nexo vino y arte ha seguido creciendo y desarrollándose, marcando todas y cada de las manifestaciones de ENATE. Y es que el arte está presente no solo en las etiquetas de sus vinos, sino también en las instalaciones de la propia bodega, puente físico entre el arte del viñedo y el arte del hombre, que fue construida por el arquitecto madrileño Jesús Manzanares entre 1993 y 1997. En ella, los espacios definidos por luces cenitales y materiales cálidos y agradables juegan con el interior y el exterior a través de unas modernas instalaciones que ocupan una superficie de más de 12.000 m2 en las que no solo se elabora y se envejece vino, sino que se contempla el arte con mayúsculas.

CONVOCADA LA BECA DE ARTE ENATE 2020

Pero el compromiso de ENATE va más allá del adquirido con los artistas consolidados. A través de la Beca de Arte ENATE que la bodega viene convocando desde 1997, se apuesta por el futuro de los jóvenes artistas. Orientada a artistas profesionales, esta beca está dotada con 6.000 euros y el etiquetado de 12 botellas con su obra que pasará, además, a exponerse en la Sala de Arte de la bodega junto a grandes nombres como el de Chillida, Tàpies o Saura. La edición 2020 ya está convocada y los artistas interesados pueden presentar sus propuestas hasta el 15 de enero del 2020. Además, con las obras finalistas y otras seleccionadas por el jurado, se realizará una exposición en la Sala de Arte de ENATE, del 28 de enero al 29 de febrero, abierta de lunes a sábado, en los horarios de visita a la bodega.

El ganador de esta beca se unirá al total de ocho artistas que han sido becados hasta la fecha: Eva Armisén, Patricia Albajar, Mapi Rivera, Andrés Begué, Ángel Masip, Alfonso Ascunce, Gema Rupérez y Viviana Guasch (ganadora de la última edición), que forman hoy parte de la colección artística de la bodega. Y es que el arte del vino no se concibe si no es con ENATE. Y se manifiesta a través de todas las emociones que los vinos de la bodega despiertan a través de los cinco sentidos. Sentir, observar, descubrir, experimentar, degustar. En definitiva, disfrutar de la más pura esencia del arte y del vino, que se traduce en una sola palabra: ENATE.

En definitiva, ENATE es hoy una de las bodegas más emblemáticas de la DO Somontano y cuenta con una dilatada trayectoria elaborando vinos de calidad. Como hemos visto, dentro de la estrategia de la bodega, el concepto de calidad no se detiene en el vino como tal, sino que su filosofía busca distinguirse dentro del mundo del vino a través de su inescindible maridaje con el arte contemporáneo, esencia de su carácter y seña de identidad en el tiempo.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta