La bebida prohibida

Javier Campo

Martes 27 de Agosto de 2019

Leído › 7983 Veces

Durante muchos años la absenta ha sido una bebida prohibida y cargada de verdades y mentiras, además de alcohol

La absenta es una bebida con un volumen de alcohol alto. Puede llegar en algunos casos hasta los 90º. Pero hay bebidas con más alcohol que dejaremos para otro relato. En el caso que nos ocupa hoy, el alcohol tiene bastante relación con el halo de misticismo que ha rodeado a la absenta y que tiene mucho que ver con la ignorancia, la incultura y la credulidad sensacionalista.

El 'Hada Verde', que es otro de los nombres con los que se conoce a la absenta, nació en Suiza a finales del 1700, o en Francia según otros, pero tampoco vamos a discutir por eso. Su principal ingrediente es el ajenjo o artemisia absinthium, por ello el nombre de absenta. Su sabor anisado tiene razón de ser por la adición de hinojo y anís estrellado. A esto se le conoce como "La Santísima Trinidad".

'Artemisia absinthium', llamada comúnmente ajenjo, asensio, ajorizo, artemisia amarga o hierba santa, es una planta herbácea medicinal, del género Artemisia, nativa de las regiones templadas de Europa, Asia y norte de África

Una primera parte del proceso es la maceración, luego la destilación y, por último, el envejecimiento. Lo hemos simplificado bastante para que no resulte cargante en la lectura.

Uno de los componentes encontrados era la tuyona que tiene activadores alucinógenos y que durante mucho tiempo se relacionó falsamente con el cannabis. Pero teniendo en cuenta la concentración por litro y el volumen de alcohol por litro, se buscaba "un culpable" cuando en realidad, era otro.

Esto facilitó la legislación prohibitiva de la absenta en 1915. Pero claro, aquí hay mucho que contar. La gente en los bares se ponía hasta las orejas de absenta y esto tenia consecuencias variopintas. Como era la bebida de moda (para todos) bohemios y artistas de varias disciplinas lo tomaban y llegaban a un estado de "iluminación intelectual" que los inspiraba a la creación. Vamos, que iban puestos.

Míticas frases de Picasso, Van Gogh, Degas u Oscar Wilde llenan posts en internet que, bajo los efectos de la absenta sentenciaban desde la intelectualidad. Una de ellas y que me gusta es de Oscar Wilde y reza más o menos: "Después del primer vaso, uno ve las cosas como le gustaría que fuesen. Después del segundo, uno ve las cosas que no existen. Finalmente, uno acaba viendo las cosas tal y como son, y eso es lo más horrible que te puede ocurrir"

Retomemos el tema de la prohibición. Al tomarla los 'influencers' de la época, lo tomaban todos y todas. Y aquí el alcohol (más que la tuyona) tuvo mucho que ver con acciones poco recomendables (véase la historia de la oreja cortada del pintor Van Gogh) o criminales de esos tiempos. Claro que, que los vinateros que veían sus ventas bajar, encargaron unos estudios que provocaron que se agravase la situación y un buen día, un decreto prohibió la absenta en Francia y en varios países más. En España, no.

Lo que si ha quedado demostrado es que, antes de morir por los activos del ajenjo, uno se puede morir de una intoxicación etílica monumental si bebe mucha absenta. Lo cierto es que hoy en día, la absenta sigue siendo una de esas bebidas que aun guardan cierto atractivo misterioso.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta