8 pasos para comenzar un negocio con tu propio viñedo

Edith Gómez

Martes 30 de Mayo de 2017

Leído › 7045 Veces

Tanto si quieres comenzar con un negocio para producir tu propio vino con un pequeño viñedo o si quieres algo más a lo grande, estos consejos te servirán

viticultor

No hay nada más placentero que disfrutar de un buen vino. Pero, ¿te imaginas que ese vino que te tomas fuera fabricado por ti mismo? Si te gusta la horticultura y quieres hacer de eso tu negocio, no sería muy ambicioso que apostaras por tener tu propio viñedo.

El negocio del vino puede ser bastante lucrativo y está casi al alcance de cualquiera. Como todo comienzo, supone muchas dificultades, pero con constancia y perseverancia los resultados pueden ser increíbles.

Si quieres comenzar con un pequeño viñedo en la parte trasera de tu casa, alquilarlo, o si quieres algo más a lo grande, estos consejos te servirán.

1. Documéntate sobre la viticultura

Es importante que no te dejes llevar por los impulsos, sino que investigues todo lo que puedas sobre el proceso de la viticultura, ya que no querrás llevarte sorpresas una vez que comiences.

Si hay un viñedo cerca de ti, dirígete a ese lugar y pregunta si puedes trabajar con ellos. Sólo así aprenderás cosas que luego podrás aplicar en tu propio viñedo.

Los Consejos Reguladores de tu región pueden aportarte además toda la información y ayuda que necesites, no dudes en consultarlos.

2. Estudia por qué quieres un viñedo

Cada persona es distinta, por lo tanto las mueve cosas diferentes. Los motivos para emprender la aventura de un viñedo pueden ser muchas: lucrarse, consumo personal, hacer un sueño realidad, hobbie etc.

Es crucial que tengas objetivos claros, sólo así podrás saber qué tipos de uvas cultivar, la cantidad y el capital para comenzar con el viñedo.

3. Toma en cuenta el clima

Estudia el clima donde quieres desarrollar tu viñedo: las temperaturas, las precipitaciones, las heladas y las sumas térmicas. Sólo así podrás garantizar la producción de las uvas.

Por lo general, esta información puedes solicitarla en organizaciones, universidades e institutos que tengan programas de agricultura.

4. Escoge las uvas

Existen variedades de uvas específicas para cada tipo de clima. Se desarrollan por lo general en climas templados que a su vez se dividen en tres: clima continental, clima oceánico y clima mediterráneo.

  • El clima continental común en el centro de Europa, presenta cambios estacionales y precipitaciones durante todo el año. Durante el otoño, sus temperaturas son frescas, ideales para mantener la acidez y los aromas de las uvas.
  • El clima oceánico se da en las proximidades de las costas Europeas. Las precipitaciones son abundantes.
  • El clima mediterráneo es habitual en el sur Europeo, con veranos secos y cálidos, e inviernos suaves y húmedos. El calor del verano puede ser extremo.

5. Elige el lugar del viñedo

Asegúrate de elegir el mejor lugar para preparar el viñedo, pero si no sabes bien qué medidas considerar antes de elegirlo, aquí van unas recomendaciones:

  • Las uvas crecen bien en pendientes.
  • Las pendientes con dirección al sur alargan la temporada de cultivo, y con dirección al norte se acorta.
  • El tipo de tierra es decisivo para la producción del viñedo.
  • La tierra debe tener un pH entre 5,5 y 6,5, no debe ser mayor a 7.

6. Planta la cantidad adecuada de uvas

Se necesitan aproximadamente 9 kg de uvas para producir 4 litros de vino, y 2,5 kg para producir 1kg. Generalmente, las vides producen aproximadamente 2,25 kg por cosecha. No importa cuántos litros de vino quieras producir, cultiva uvas extras.

Si quieres producir 300 litros, necesitarás un aproximado de 300 vides. Además, debes asegurarte de dejar espacio suficiente entre cada fila de vides, un aproximado de 1,8 m para ser exactos.

7. Debes hacer agujeros en el terreno e instalar un sistema de apoyo

Es necesario que hagas agujeros de 10 a 15 cm de profundidad con una excavadora de postes de 15 a 20 cm de diámetro, de esta manera las raíces se podrán expandir con libertad. Por otro lado, instala un sistema de apoyo para que soporte el peso de cuando empiecen a crecer los frutos.

Este sistema de apoyo pueden ser alambres, cercas, y palos de madera en sentido vertical. También puedes encontrar las espalderas en cualquier tienda especializada, de colores y materiales distintos.

Viticultor

8. Cultiva las vides

Como último paso, llega la hora de esperar la primavera para por fin comenzar a plantar las vides. Si esperas a la última helada, obtendrás una mejor cosecha. Plántalas en cada agujero que hiciste y átalas a los sistemas de apoyo antes mencionados. Debes estar muy al pendiente de lal vides, ya que este tipo de planta es muy propensa a ser atacada por insectos, y otros tipos de animales.

Hay muchas formas naturales de evitar estos ataques, sólo debes investigar un poco más o consultarlo en algún vivero local. Ten en cuenta que pueden pasar 2 o 3 años hasta que obtengas tu primera cosecha.

Esperamos que este artículo sirva como motivación para que comiences a trabajar en tu propio viñedo e iniciarte en este apasionante negocio, ¿qué estás esperando para hacerlo?

Edith Gómez
Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta