¿Qué son los vinos de “terroir”?

Jueves 26 de Enero de 2017

Leído › 11733 Veces

El “terroir”, su importancia en los vinos de calidad y las nuevas tendencias

Chico con uvas y vino en viñedo

La suma del clima, microclima, suelo, variedad de uva y disposición del viñedo constituye el concepto del "terroir" en determinados vinos.

Por tanto podemos afirmar que la calidad de un vino depende tanto de los procesos elaboración y crianza, como también del "terroir".

Pero para conocer más de cerca este concepto nada mejor que los consejos de Noelia Bebelia, una bodega de Rías Baixas orientada hacia el "terroir", cuya filosofía es crear vinos extraordinarios. Ellos nos dan todas las claves de estos tipos de vinos.

Racimo de uvas blancas

No debe confundirse este concepto con "terreno", entendido como la parcela o finca de donde se obtiene un vino, ya que el "terroir" puede abarcar desde un determinado viñedo, como un pequeño grupo de plantas o vides, e incluso hasta una comarca más amplia, donde se agrupan los viñedos y las bodegas bajo una Denominación de Origen u organización similar.

Este concepto diferenciador los franceses lo llaman "terroir", que en español suele traducirse como "terruño", definiendo algo más profundo y a la vez más extenso. Terruño es la expresión de un conjunto de factores naturales derivados del suelo, topografía y microclima, todos ellos dedicados al cultivo del viñedo y bajo la acción de la mano del hombre.

El viticultor es una parte muy importante del terruño, pues a lo largo de los años de cultivo del viñedo, desde la preparación del terreno, hasta las sucesivas plantaciones y arranques, así como la aplicación de diversos sistemas y tecnologías de cultivo, interviene de tal manera que hace que un viñedo se vaya diferenciando de los situados en su entorno y por lo tanto también los vinos elaborados a partir del mismo.

Los vinos de "terroir" son llamados con el nombre de "cruz" en la zona de Burdeos, o como "clos" en Borgoña, tomando en España el nombre de "vinos de pago" o "vinos de finca". No debe confundirse en este caso con la Denominación de Origen Vinos de Pago, que se trata de una marca de calidad que distingue y certifica oficialmente en España a este tipo de vinos.

Grupo de amigos en brindis

NUEVAS TENDENCIAS

Existe una nueva tendencia de "terroir" donde se trata de restar la acción de la mano del hombre a lo mínimo indispensable en el cultivo del viñedo, para así poder expresarse el medio de cultivo de una manera más natural en los vinos obtenidos. En este tipo de cultivo la intervención del hombre condiciona el "terroir" en sentido inverso, es decir la mano del hombre no interviene en absoluto, y no se realiza en el terreno ninguna de las labores tradicionales.

Otra tendencia que también merece la pena destacar y que condiciones el "terroir" es la vuelta al cultivo del viñedo "franco de pie" es decir sin la utilización de los portainjertos de origen americano, que constituyó una solución a la plaga de la filoxera, que a finales del siglo XIX asoló los viñedos europeos, pero que por desgracia supuso una pérdida de la identidad de la vid cultivada directamente sobre el terreno, además de una irreparable pérdida de variedades poco productivas, y que sin duda por esta razón, producían vinos de gran calidad y tipicidad.

La alternativa de lucha contra la filoxera, en este tipo de vides, se realizaría por medios biológicos naturales, fenómeno observado en las vides salvajes espontáneas no injertadas, que se desarrollan en terrenos vírgenes con fuerte actividad biológica, y en los que también existe la filoxera en buena convivencia. Investigaciones recientes han encontrado unos hongos parásitos que se desarrollan en vides europeas y que atacan a los insectos del suelo y que actúan específicamente sobre esta plaga.

La técnica del "amugronamiento", antiguamente utilizada para aumentar la vida productiva de los viejos viñedos, también vuelve a la actualidad. Esta técnica consiste en bajar un sarmiento de suficiente longitud o "mugrón" hasta el suelo, enterrando la punta del mismo para que desarrolle raíces, y así este elemento contribuya a captar más recursos en un medio vitícola cada vez más agotado, pero por el contrario, productor de excelentes calidades de uva. En esta situación, se produce un equilibrio entre las nuevas raíces que pueden ser atacadas por la filoxera en la superficie del terreno, y las antiguas raíces más profundas y en muchas ocasiones procedentes de portainjertos resistentes a esta plaga.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta