115.290 Seguidores !

Seis momentos de verano para disfrutar de un Rueda

Carmen Fernández

Viernes 17 de Agosto de 2018

Leído › 3634 Veces

Los vinos de esta denominación de origen encajan a la perfección tanto para comidas formales como divertidos picnics, para acompañar una velada o una terraza o terminar una noche con amigos

Jóvenes brindando con vino blanco Rueda

Una de las grandes ventajas de las que goza el vino es su gran versatilidad, una ventaja que le permite ser la elección perfecta para disfrutar de muchos instantes de este verano: un blanco elegante en una terraza de verano, otro divertido para disfrutar de los instantes antes de una comida, un espumoso para la noche o un envejecido en barrica para acompañar una barbacoa con amigos. Y en todos estos espacios podremos encontrar un vino de la Denominación de Origen Rueda que encaja a la perfección en las sensaciones que buscamos. Os proponemos seis de estos momentos aunque podríamos encontrar muchísimos más.

1. Refrescándose al lado de la playa

¿Por qué no disfrutar en el chiringuito de un blanco franco, refrescante, directo y fácil de beber? Un Rueda verdejo encajará perfectamente en este momento, para refrescarnos en un día de playa, acompañados de amigos y familia, después de un día de playa o para disfrutar de la brisa del mar después de un día de viaje.

2. En la terraza de verano

Junto a un Rueda y sus intensas notas frutales y de fruto de hueso, fluirán los recuerdos y las conversaciones cuando caiga el día. Las noches de verano encontrarán su acompañamiento perfecto en las burbujas de un espumoso delicado y envolvente.

Las burbujas siempre son una gran elección para dejarse llevar bajo un cielo estrellado y las elaboraciones que encontramos en las tierras castellanoleonesas donde la Verdejo reina prácticamente sin rival, perfectamente adaptada a los terrenos y el clima difícil de este territorio.

3. Perfecto acompañamiento para una cena

El vino ha sido una bebida creada por el hombre, sin duda, para compartir. Y en estas fechas estivales se suceden los momentos perfectos para reencontrarnos con familia y amigos y disfrutar de comidas en las que un blanco con barrica de Rueda será el elemento aglutinador en torno al que girarán las anécdotas y los recuerdos.

Imagen: Una copa de vino blanco D.O. Rueda

Estos blancos envejecidos sorprenderán a tus invitados por su cuerpo y su envolvente boca, perfectos para disfrutar de sus sabores más intensos, avainillados o torrefactos que descubriremos en los reservas y grandes reservas, perfectos para disfrutar en una cena o en una barbacoa, por ejemplo, donde las carnes nos piden vinos con mayor estructura, con más cuerpo y carácter. Precisamente en la búsqueda de esta complejidad, algunas bodegas de la D.O. Rueda han instalado en los últimos años depósitos ovoides de cemento, los denominados "huevos de hormigón", que consiguen mantener las lías en suspensión, aportando complejidad al vino. Complejidad también que podremos encontrar en los vinos ecológicos de Rueda, que conllevan tratamientos muy controlados tanto en el campo como durante el proceso de elaboración.

4. Elemento fundamental para un divertido picnic

Pero si hay un vino perfecto para una comida informal de verano es, sin duda, un Sauvignon de Rueda, un vino que triunfa especialmente durante esta época del año. Despreocupado e informal, los vinos con esta variedad, perfectamente adaptada al territorio de Rueda, invitan a una segunda copa, a disfrutar de un picnic en el campo, de una comida campestre divertida en familia o de unas tapas informales a primera hora de la tarde.

5. Disfrutando de la sobremesa

El vino no está reservado para los grandes momentos ni las grandes comidas, aunque resulte un acompañamiento perfecto para ellas. Y si al final de estas comidas con amigos o con familia, podemos disfrutar de una de las joyas menos conocidas de esta denominación de origen, los Rueda Dorados, vinos de licor, secos, obtenido por crianza oxidativa, el éxito de la velada está asegurado. Su dorado color y sabor ligeramente tostado nos sorprenderán gratamente como perfectos acompañantes de las largas sobremesas de las que podemos disfrutar durante estos meses de días eternos y cálidas noches.

6. En el afterwork

El verano disfrutamos también de nuestros días de descanso y de copas tranquilas para hacer balance del día... y el vino ocupa cada vez más espacios en las barras de coctelería de cualquier destino veraniego, donde podremos disfrutar en elegantes combinados como una mimosa, a partir de un espumoso de Rueda, o un kir, a partir de un vino más seco, sin olvidar que podremos adaptar otros muchos cócteles a nuestro vino favorito, como el mojito de vino, refrescante y original u optar por un "Gintonic" de verdejo, un verdejo con tónica, que ya triunfa en las terrazas de moda de este verano.

CÓMO PREPARAR UN CÓCTEL KIR ROYALE CON D.O. RUEDA

El cóctel Kir Royal es sencillísimo de preparar, solo son necesarios dos ingredientes, y con esta elaboración con vino blanco D.O. Rueda daremos un toque de glamour a nuestro cóctel que seguro hará las delicias de quienes lo disfruten

  1. Enfriar en congelador previamente (una hora) las copas de espumoso, tipo flauta.
  2. Añadir por copa, 10 ml (cuatro cucharaditas pequeñas) de la crema de cassis o licor de grosellas.
  3. Completar con el vino espumoso D.O. Rueda cada copa.
  4. Decorar con moras o frambuesas y disfrutar inmediatamente.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta