El tamaño importa, según un estudio de la Universidad de Cambridge

Luis Expósito García

Jueves 09 de Junio de 2016

Leído › 4676 Veces

El tamaño de las copas de vino engaña a nuestro cerebro. Las ventas de vino de un establecimiento se incrementaron un 10% cuando se usaron copas de mayor tamaño.

Si te preocupa tu forma de beber, los expertos recomiendan cambiar tus copas de vino, ya que han descubierto que las copas más grandes hacen que la gente beba más (incluso cuando el volumen de alcohol en su interior es el mismo).

Varios científicos de la Universidad de Cambridge afirman que el tamaño de la copa engaña al cerebro haciéndole creer que hay más vino para beber, lo que te anima a beber con más rapidez.

Para ver los efectos, se llevó a cabo un experimento en un bar consistente en servir la misma cantidad de vino en copas de diferentes tamaños. Los empleados observaron asombrados que las ventas se incrementaban casi un 10% cuando se utilizaban copas más grandes.

El vino se vendía habitualmente en este establecimiento en copas estándar de 300ml. de capacidad y se servían unos 125ml de vino por copa, lo habitual. Sin embargo para el experimento se cambiaron las copas. Durante los primeros quince días se sirvió en copas pequeñas y posteriormente se cambiaban a copas de mayor tamaño en la siguiente quincena. En las copas pequeñas (de 250 ml de capacidad) se suministraba la misma cantidad normal o habitual para el servicio del vino (125 ml.), mientras que en las copas grandes (de capacidad 370 ml.) se servía una cantidad algo mayor de vino (175 ml.)

El equipo de investigación, que incluía científicos de la Universidad de Bristol, descubrió que el volumen de vino que se vendía diariamente era un 9,4% más alto cuando se servía en copas más grandes que cuando se vendía en las copas de tamaño normal. Sin embargo, las ventas no cambiaban cuando el equipo cambiaba a copas más pequeñas.

Según la Dra. Rachel Pechey, incrementar el tamaño de las copas de vino, incluso sin aumentar la cantidad del mismo, hace que la gente beba más. Sugiere que esto podría deberse a que las copas más grandes cambian nuestra percepción acerca de la cantidad de vino, haciendo que lo bebamos con más rapidez y que pidamos más. También destaca el interesante hecho de que no se produzca el efecto contrario cuando se cambia a copas de vino más pequeñas.

La autora del estudio, la catedrática Theresa Marteau, defiende que los gobiernos deberían considerar implementar un tamaño de copa máximo por Ley en la hostelería, ya que el estudio sugiere que evitar el uso de copas de vino más grandes podría reducir la cantidad que la gente ingiere y promover un consumo moderado de alcohol.

No obstante, comenta que se necesita investigar más para confirmar este efecto, pero si fuese el caso, cree que tendríamos que pensar la manera de implementarlo.

Las recomendaciones de la OMS establecen un consumo saludable en 1 copa de vino cada día para mujeres (125 ml.) y dos copas para hombres (250 ml.).

Amanda Mclean, directora del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer, comentó que este es un estudio interesante y que avala las pruebas ya existentes en estudios similares en lo referente a las porciones de alimentos, donde utilizar platos más grandes lleva a comer más. Mclean recuerda que el consumo saludable de vino previene los tumores, sin embargo el exceso de alcohol incrementa el riesgo de sufrir diferentes tipos de cáncer y en caso de beber, deberíamos consumir cantidades pequeñas.

Luis Expósito García
Profesor y escritor
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta