121.763 Seguidores !

8 cosas que debes exigir cuando pidas vino en el restaurante

Miércoles 28 de Marzo de 2018

Leído › 17778 Veces

En el restaurante ten presente las siguientes consideraciones que debes solicitar siempre cuando te sirvan vino

Sea cual sea el restaurante elegido, es indispensable que traten bien el vino, al menos en lo que atañe al consumidor. Por eso, hay una serie de consideraciones que debemos tener presente y exigir siempre al restaurante:

  1. Comprobar que el vino corresponda con el que hemos pedido no solo en el nombre, sino en la añada; por ejemplo si en carta figura un cosecha 2015 ese es el vino que deben traer a la mesa o si por el contrario figura como vino joven o sin añada y nos encontramos en el mes de abril o posterior, deberían servirnos un vino joven de la vendimia del septiembre pasado.
  2. Las botellas deben abrirse siempre en la mesa, delante de los comensales.
  3. Si pedimos un vino de larga maduración o crianza en madera, conviene dejarlo un rato abierto para que respire o bien solicitar un decantador.
  4. Aunque no seamos unos expertos, sí podemos verificar el estado del corcho. Si está manchado de vino únicamente en la parte que está en contacto con el líquido, indica una buena conservación; si lo está en el lateral ("corcho envinado"), es síntoma de que el vino ha entrado en contacto con el aire y, probablemente, se haya estropeado. En ese caso, exige que lo cambien.
  5. Si al abrir el vino se rompe el corcho, asegúrese de que no cae al vino, en cuyo caso deséchelo y pida que le abran otra botella.
  6. Pida una cubitera si la temperatura de servicio no es la apropiada para el vino que ha elegido, por ejemplo un tinto demasiado caliente debido a una temperatura ambiente excesiva para él. Por el contrario, si se trata de vinos blancos, rosados, espumosos o tintos jóvenes, que deben tomarse fríos pero no a temperaturas de nevera, deje que se calienten un poco en la mesa antes de servirlo.
  7. Si le dan a probar el vino, y no es usted un experto, simplemente compruebe si no tiene fallos perceptibles, es decir, no valore si le gusta más o menos, simplemente compruebe que no tiene sabor desagradable, que no tiene sabores avinagrados o a humedad, o a la vista que no tenga un aspecto turbio. Si es así, pida que se lo cambien por otro, en caso contrario asiente para que lo sirvan.
  8. Si hemos pedido más de un tipo de vino, debemos exigir que nos cambien la copa, para evitar sabores no deseados.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta