Los beneficios del consumo moderado de cava en la salud

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Compártelo

Leído › 2970 veces

Cada vez se disponen de más evidencias científicas de los efectos protectores del consumo moderado del vino, y cava en particular, sobre el organismo.

Números estudios de intervención han observado una relación entre consumo moderado de cava y una reducción de la presión arterial, mejoría de la función endotelial, disminución del riesgo de diabetes mellitus y un perfil lipídico más saludable, con aumento del colesterol protector (HDL-colesterol) y reducción de colesterol perjudicial (LDL-colesterol), efectos todos ellos que se han atribuido a las acciones antioxidantes y antiinflamatorias de esta bebida, que actuarían evitando o retrasando la aparición de la arteriosclerosis.

El cava también también tendría un efecto sobre la agregación de las plaquetas o sistema de coagulación. Parte de estos efectos se han atribuido al etanol del cava, pero otra parte se ha relacionado con los componentes no alcohólicos que contiene, principalmente los polifenoles.

Los efectos protectores del cava sobre el sistema cardiovascular se han demostrado en estudios de laboratorio, en animales de experimentación y también en seres humanos.

También se han realizado estudios en humanos en los que se ha observado que el cava, consumido con moderación reduce la concentración plasmática de las moléculas de adhesión endotelial relacionadas con la arteriosclerosis (efecto antiinflamatorio), disminuyen las especies reactivas de oxígeno (efecto anti-oxidante) y mejoran la estabilidad de las placas de ateroma (efecto antiateriosclerótico).

Existen también estudios en los que se han estudiado los efectos de un consumo moderado cava en la comida sobre la ansiedad y observado como este consumo es capaz de reducir el grado de estrés y depresión.

Por todo ello, desde la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición, FIVIN, han publicado una infografía donde se resumen algunos de los principales beneficios del consumo de cava, eso sí, siempre con moderación.

Referencias
1. Satué-Gracia MT, Andrés-Lacueva C, Lamuela-Raventós RM, Frankel EN. Spanish sparkling
wines (Cavas) as inhibitors of in vitro human low-density lipoprotein oxidation. J Agric
Food Chem. 1999;47:2198-202.
2. Vazquez-Agell M, Sacanella E, Tobías E, et al. Inflammatory Markers of Atherosclerosis
Are Decreased after Moderate Consumption of Cava (Sparkling Wine) in Men with Low
Cardiovascular Risk. J Nutr.2007; 137: 2279–2284.
3. Corona G, Vauzour D, Hercelin J, Williams CM, Spencer JP. Phenolic intake, delivered via
moderate champagne wine consumption, improves spatial working memory via the
modulation of hippocampal and cortical protein expression/activation. Antioxid Redox
Signal. 2013;19:1676-1689.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2970 veces

Comenta