Hombre indonesio deportado por vender vino falso

Escrito por

Viernes 16 de Abril de 2021

Compártelo

Leído › 955 veces

La semana pasada, un hombre que ganó millones de dólares vendiendo botellas falsas a coleccionistas fue expulsado de Estados Unidos

 

Rudy Kurniawan en una imagen de archivo

Funcionarios de Aduanas e Inmigración de Estados Unidos dijeron que el hombre llamado Rudy Kurniawan fue enviado de regreso a su Indonesia natal.

Entre 2004 y 2012, ganó millones de dólares embotellando vinos baratos del Valle de Napa en aparentes botellas de vino caras falsas. El indonesio de 44 años hizo todo el trabajo desde su casa en las afueras de Los Ángeles, California.

Kurniavan llegó a los Estados Unidos con una visa de estudiante en la década de 1990. No solicitó asilo y se le ordenó abandonar el país en 2003. Pero se quedó ilegalmente.

La familia Kurniawan se enriqueció con la gestión de un negocio de suministro de cerveza en Indonesia. Afirmó ser un comprador y vendedor de vinos raros y ganó millones de dólares en subastas. Algunos coleccionistas lo llaman "Doctor Conti" por su amor por el vino de Borgoña francés Domaine de la Romanée-Conti.

En una subasta en 2006, Kurniavan vendió un récord de $24,7 millones en vino. Cuando se descubrió que algunos de sus vinos eran falsificados, su plan comenzó a desmoronarse.

Christie's Auction House es una empresa que subasta artículos raros y caros. Christie's retiró la botella en 2007 que Kurniavan dijo que era Château Le Pin de 1982. La empresa dijo que era falso.

En 2008, su colección de vinos Domaine Ponsot por $600,000 también fue retirada de la subasta. Kurniavan afirmó que se produjo una botella en 1929. Pero el enólogo no empezó a vender este vino hasta 1934.

Durante una búsqueda en su casa en 2012, los agentes del orden encontraron cientos de botellas, corchos y etiquetas.

Durante la prueba de Kurniavan, el experto en vinos reveló que reunió 19.000 etiquetas de vino falsas de 27 de los mejores vinos del mundo. El multimillonario William Koch, un coleccionista muy destacado, dijo que pagó a Kurniavan 2,1 millones de dólares por 219 botellas de vino falsificado.

Un abogado del gobierno dijo que pudo haber vendido hasta 12.000 botellas de vino falso. Muchos siguen siendo favoritos.

Con las ganancias, Kunhawan compró coches caros, incluido un Lamborghini, pagó ropa lujosa y otros gastos de manutención de alto nivel de vida. El gobierno le quitó 20 millones de dólares en propiedades. El tribunal también ordenó a Kurniavan que devolviera 28,4 millones de dólares a las siete víctimas.

Fue declarado culpable de fraude en 2013 y sentenciado inicialmente a 10 años de prisión que luego se redujeron a 7 años. La semana pasada, funcionarios de inmigración estadounidenses dijeron que Kurniawan representaba una "amenaza para la seguridad pública" y lo enviaron de regreso a Indonesia.

El caso de Kurniawan nos recuerda la importancia de garantizar la seguridad en las calidades y orígenes, por lo que es capital no pasar de largo cada sello, cada denominación, y en definitiva, cada prueba que demuestre que el vino, tinto, blanco, rosado, que compramos es realmente lo que dicen es o aparenta ser. No podemos perder de vista el impertinente talento que tienen los estafadores para engañarnos con gran precisión, incluso consiguiéndolo con grandes conocedores del sector y coleccionistas de lo más expertos.

A lo largo de la historia muchos han sido los que han intentado imitar o falsificar los mejores vinos de todo el mundo, y lo cierto es que durante mucho tiempo lo han conseguido, haciendo que sea muy necesario prestar mucha atención antes de comprar y asegurarnos muy bien con el consejo y recomendación de nuestro proveedor de confianza. Y aunque incluso ellos son susceptible sed ser engañados, cada vez los estados, siguiendo los consejos de los expertos, elaboran e implementan nuevas normativas para prevenir restas prácticas.

Un artículo de Angélica Mur
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 955 veces

Comenta