El Predicador no es un jinete

Javier Campo

Martes 02 de Julio de 2019

Leído › 2093 Veces

Después de tantos años en el mercado, recordar el origen de este vino riojano es un gran homenaje ya que cuando hacen un remake de una película, es porque fue buena

Pues todo ha venido porque llegó a mis manos una botella de Predicador Tinto 2017 y mi sonrisa volvió a aflorar al recordar por que Benjamín Romeo le puso ese nombre y los buenos momentos con mi compañera y amiga Mari Ángeles, su sumiller, más conocida como La Vinotecaria.

Pues todo empieza con "El Jinete Pálido". Una película en la que Clint Eastwood era el protagonista y un justiciero en el salvaje oeste americano. Benjamín, el alma de Bodegas Contador, quiso hacer un vino que tuviese justicia entre la calidad y el precio y por hacerlo resumido, ahí nació Predicador. La primera añada que salió a mercado fue la 2004.

Como sabéis, Contador se encuentra en San Vicente de la Sonsierra en La Rioja y es un referente en el mundo del vino dentro y fuera de nuestras fronteras. El Predicador es un tinto elaborado con tempranillo casi al 100% y pasa unos 16 meses de crianza en roble francés de primer y segundo año.

Tiene un color grana oscuro y de capa alta. En nariz se mezclan las frutas rojas maduras y las reminiscencias un tanto metálicas de la tierra. En boca en untuoso, largo y noble. Muy persistente y con toques balsámicos que se tornan dulces en un final a maderas nobles.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta